EN INGLES
Visite el sitio inglés
actualizado a diario
pulsando:
www.wsws.org

Análisis Actuales
Sobre el WSWS
Sobre el CICI

 

WSWS : Español

El camino a seguir en la huelga de los autobuses escolares de Nueva York

Por Partido Socialista por la Igualdad
8 Febrero 2013

Utilice esta versión para imprimir | Email el autor

Este artículo fue publicado en inglés el 4 de febrero 2013

Hace casi 3 semanas que 8,800 conductores de autobuses escolares, tutores/ayudantes y mecánicos están llevado a cabo una valiente batalla contra el multimillonario alcalde de Nueva York Michael Bloomberg. En representación de los intereses financieros que dominan la ciudad, el alcalde busca despojar a los trabajadores de la transportación escolar de sus empleos y de protecciones salariales que han tenido por más de 50 años.

El Sitio Socialista Mundial (World Socialist Web Site, en inglés, WSWS) ha entrevistado a muchos de estos piqueteros. Nos han contado de su frustración con la dirección de la huelga. Algunos han hablado sobre marchar a la sede del Sindicato Combinado de Tránsito (Amalgamated Transit Union, en inglés, ATU) para protestar que el sindicato no los informa de nada cuando son los huelguistas los que toman turnos piqueteando, en medio del frío y sólo reciben $30 diarios del fondo de huelga del sindicato.

Un huelguista en Astoria, Queens declaró: "El alcalde no está cediendo. Los padres se han quejado al ayuntamiento que los estudiantes sufren sin los autobuses escolares y su respuesta es '¡Dejen de quejarse y aguántese!'Lo único que el sindicato está haciendo es postrarse y pordiosear"

Los huelguistas sienten que existe una enorme simpatía por su lucha entre la gente trabajadora de la ciudad. Los obreros ya han discutido organizar protestas independientemente del sindicato y algunos han tomado la iniciativa de hablar con los maestros y a los padres de familia en las escuelas locales.

Para que el aislamiento de la huelga sea superado, tales iniciativas deben tomar una forma organizacional y política que sea consciente.

Es necesario ante todo tener un claro entendimiento de los intereses y objetivos sociales que subyacen el ataque a los trabajadores de autobuses escolares. El gobierno de Bloomberg está determinada a derrotar a los conductores de autobuses escolares como parte de una estrategia de ataque contra toda la clase trabajadora. Al igual que en otras ciudades, esta ofensiva incluye desmantelar la educación pública. Desde que llegó al poder en el 2002, Bloomberg ha cerrado 140 llamadas escuelas "fallidas" y ha abierto cientos de escuelas autónomas (charter schools, en inglés) que funcionan con fines de lucro.

El alcalde, que gobierna en representación de Wall Street, considera que los conductores de autobuses de escuelas son una presa fácil, previo a la confrontación con el magisterio, los bomberos, los trabajadores de tránsito y otros obreros de la ciudad. En Nueva York y en todo el país, los funcionarios Demócratas, Republicanos e independientes declaran que los trabajos, los estándares de vida y las pensiones de los trabajadores del sector público son inasequibles para la ciudad aun cuando el mercado de valores se eleva y las ganancias corporativas se disparan por los cielos.

Medidas de austeridad similares e, incluso, más brutales, están siendo llevadas a cabo contra los trabajadores en Europa, el Medio oriente y casi en cualquier otra parte del mundo. Casi cinco años después del colapso de Wall Street en el 2008, lo que ocurre es el fracaso del sistema capitalista mundial. Las élites de las finanzas y de las grandes empresas han decidido hacer pagar a la clase trabajadora por el colapso de su propio sistema.

Frente a este ataque, la estrategia del ATU y del Consejo Laboral Central de la Ciudad de Nueva York (Central Labor Council, en inglés, CLC) demuestra ser un fracaso. Los sindicatos se encuentran preocupados sobre todo con preservar sus relaciones con los grupos de poder corporativos y políticos y no han hecho nada para movilizar a los cientos de miles de trabajadores de la ciudad así como a los padres de familia y estudiantes para defender a los huelguistas: conductores de autobuses, tutores/ayudantes y mecánicos.

En cambio, los sindicatos se han limitado a ruegos "morales" pidiéndole al alcalde que sea más razonable. Esto llegó al extremo cuando la semana pasada la ATU ofreció de cancelar la huelga e implementar un periodo de tregua de dos o tres meses que los sindicatos utilizarían para hacer importantes concesiones de reducción d los costos de la ciudad a la vez que negocian con Bloomberg sobre la Cláusula de Protección al Empleo (Employee Protection Provision, en inglés, EPP), que protege los empleos, salarios y beneficios de las trabajadores de autobuses y que el alcalde quiere eliminar.

Nada le importa a Bloomberg que el sindicato esté dispuesto a rendirse; insiste de que las compañías de autobuses se deshagan de los trabajadores con experiencia para reemplazarlos con nuevos trabajadores a los que se le pagará sueldos más bajos. El alcalde rechaza el diálogo y despacha miles de policías con el fin de derrotar a la huelga con esquiroles.

Todos los grupos de poder apoyan el ataque a las condiciones de vida y empleos de la clase trabajadora. Los Demócratas -desde el presidente Obama y el Gobernador Andrew Cuomo hasta la presidenta del Consejo Municipal Christine Quinn y todos los que ambicionan llegar a ser alcaldes como Bill de Blasio y John Liu, son igual de testaferros políticos de Wall Street como son los Republicanos y los supuestos independientes como Bloomberg.

Cuando se le preguntó al CLC sobre la propuesta de suspender la huelga, Joe Jamison, director del departamento de transporte de la Federación Sindical de Estados Unidos (American Federation of Labor-Congress of Industrial Organizations, en inglés, AFL-CIO) en el Estado de Nueva York, declaró al WSWS: "Cuando estás en negociaciones y la otra parte está encerrada en su posición, entonces tienes que lograr que ellos adopten tu posición tan fácil como sea posible".

¡Pero qué estrategia más nueva! ¡Cuándo estás en una batalla con un enemigo intransigente, lo mejor es que agaches la cabeza para que éste te la corte! Daría risa si no fuese por las devastadores consecuencias que tal decisión tendría para los huelguistas y sus familias. Son sus cabezas, no las de los burócratas sindicales, las que van a rodar en el polvo.

En una entrevista reciente con la estación de radio WNYC, Michael Cordiello, presidente del local 1181 de la ATU se quejó de que el alcalde estaba acabando con 50 años de "paz laboral" y "estabilidad" al eliminar la cláusula del EPP. Esto es cierto. Demuestra que el alcalde y toda la clase dirigente del país en se encuentran librando una guerra sin cuartel contra la clase trabajadora.

Para llevar hacia adelante una lucha, los trabajadores necesitan organización. El Partido Socialista por la Igualdad hace un llamado para la formación de comités de base, compuestos de trabajadores de autobuses, padres, maestros y otros trabajadores, para defender a los huelguistas combatir contra el asalto a la educación pública.

Estos comités deben ser completamente independientes de la ATU y de los otros sindicatos y rechazar su estrategia de subordinar la huelga al gobierno de Bloomberg, postrándose a los políticos Demócratas de la ciudad y las compañías privadas de autobuses.

Los comités deben establecer líneas de comunicación directas y organizar acciones en común con maestros, estudiantes y padres para la lucha contra los cierres de escuelas y contra los recortes de presupuesto.

La misión de estos comités debe ser la elaboración de una estrategia de oposición a todos los recortes. La afirmación de que no hay dinero para la educación -para el magisterio y para los obreros del transporte escolar- es una mentira. Tan sólo una fracción de la estimada fortuna personal de Bloomberg de $26 mil millones sería más que suficiente para garantizar un estándar de vida decente para los trabajadores escolares por muchos años.

Esta es una lucha fundamentalmente política porque para defender la educación es necesario ante todo acabar con la dictadura financiera de los bancos y del gran capital sobre la sociedad. Los trabajadores de los autobuses escolares junto con los trabajadores de todo EE.UU. y de todo el mundo se están encontrando cara a cara con el hecho de que sus derechos e intereses son incompatibles con el sistema de capitalista, que se basa en la propiedad privada de los medios de producción y en la explotación de la clase trabajadora.

La clase trabajadora debe organizarse a sí misma como fuerza política independiente. Asegurar el derecho social de todos los trabajadores a un trabajo seguro, y a un estándar decente de vida, está atado a la lucha por el poder obrero y a la reorganización de la vida económica para satisfacer las necesidades de la sociedad entera. Para eso hay que nacionalizar a la banca y a las principales corporaciones bajo el control democrático del pueblo trabajador como parte de una economía socialista planificada.

Hacemos un llamado a todos los huelguistas que comprendan la necesidad de iniciar esta lucha favor ponerse en contacto con el al Partido Socialista por la Igualdad.

Regresar a la parte superior de la página



Copyright 1998-2012
World Socialist Web Site
All rights reserved