El WSWS celebró el Primero de Mayo con un mitin vía Internet atendido por una gran audiencia alrededor del mundo

por nuestro equipo de reporteros
15 mayo 2014

Trabajadores y jóvenes de seis continentes y representando 84 países asistieron a la reunión del Primero de Mayo online organizado por el Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI). Hubo 10 oradores de Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania, Sri Lanka y Australia que hablaron con el público en todo el mundo.

Representa la primera vez que el movimiento obrero internacional reunía a una audiencia global en un acto común contra la guerra, la desigualdad y la dictadura. Este hito histórico fue organizado por el World Socialist Web Site (WSWS), la publicación diaria en el internet del CICI.

Más de dos mil personas se registraron y más de 700 comentarios fueron publicados durante las dos horas y media que duró el evento. La enorme respuesta a la convocatoria de la manifestación es un reflejo de la creciente oposición popular en todo el mundo contra la política de guerra, contrarrevolución social y hambre generalizado y la amplia búsqueda por un análisis político y una alternativa política.

El evento fue precedido por Helen Halyard, miembra del Comité Nacional del Socialist Equality Party (EE.UU.) y un miembro del movimiento trotskista por más de 40 años.

David North, presidente del Comité Internacional de Redacción del WSWS y presidente del SEP (EE.UU.) dio el informe de apertura a la manifestación, bosquejando la concepción histórica y la política sobre la que se basó el mitin.

North dijo que la amplia sección transversal de gente trabajadora de todo el mundo que escuchó online a los oradores del WSWS tenía un significado objetivo inmenso. "Todas las diferencias empleadas por las élites gobernantes para dividir a las masas - el origen étnico, la religión, la nacionalidad, el idioma, el sexo e incluso la edad - se disuelven frente a la realidad ineludible de la crisis capitalista mundial, los imperativos políticos de la lucha de clases, y el papel objetivamente revolucionario de la clase obrera internacional en la sociedad moderna".

La perspectiva política del CICI, North declaró, se basa en una comprensión científica de las contradicciones del capitalismo mundial y las experiencias históricas de la clase obrera internacional, desarrollados especialmente en la larga lucha liderada por León Trotsky contra el estalinismo y el reformismo.

"Las amargas lecciones de la lucha de clases en el siglo XX han demostrado una y otra vez la importancia decisiva de una estrategia y un programa para orientar las luchas de la clase trabajadora en todos los países del mundo", dijo North. "No hay ningún otro movimiento en el mundo hoy, afuera del Comité Internacional de la Cuarta Internacional, que puede afirmar plausiblemente desarrollar la lucha por el socialismo internacional."

Nick Beams, Secretario Nacional del SEP de Australia, analizó la fuente de los ataques a los puestos de trabajo, nivel de vida y los derechos democráticos producto de la desintegración global del capitalismo mundial desatada con la crisis financiera de Wall Street de 2008. (El discurso de Beams, y los de todos los otros oradores, se publicarán en el WSWS en inglés y luego en español en los próximos días.)

Beams describió las condiciones de estancamiento económico que ahora prevalecen en América del Norte y Europa, y explicó que los llamados "mercados emergentes" de Asia, África y América Latina no podrían proporcionar una alternativa.

La clase dominante y sus apologistas no pueden dar una explicación seria de la crisis y la caracterizaron como un desafortunado accidente. "Los marxistas tienen una perspectiva fundamentalmente opuesta", dijo. "Las crisis y los colapsos económicos no se desarrollan al margen del sistema capitalista; que tienen sus raíces en sus contradicciones internas fundamentales".

Wije Dias, secretario general del SEP de Sri Lanka, explicó que el CICI era la continuación de la lucha por la revolución socialista mundial iniciada por el Partido Bolchevique bajo Lenín y Trotsky, y representada en la teoría de la Revolución Permanente de Trotsky.

El movimiento trotskista luchó por la perspectiva del papel dirigente de la clase obrera en la revolución socialista, contra todos aquellos que se adaptaron al nacionalismo burgués y el estalinismo. En su exposición, Dias hizo un recuento de las experiencias recientes en Egipto y Sudáfrica, así como las lecciones de la lucha obrera en Sri Lanka y el subcontinente indio.

"El CICI continúa la lucha de Trotsky para rearmar a la clase trabajadora mundial con la conciencia del socialismo científico con el fin de llevar a cabo su tarea histórica de la revolución socialista mundial", declaró. "Esa es la poderosa tradición revolucionaria que se evoca en este mitin."

Cuatro oradores de las secciones europeas del CICI discutieron la amenaza de una guerra desencadenada por la crisis en Ucrania y la lucha por la clase trabajadora en toda Europa contra las políticas de austeridad, la represión y el militarismo promovidos por todos los gobiernos, ya sean dirigidos por la derecha o partidos socialdemócratas.

Peter Schwarz, secretario del CICI, explicó que la sección alemana, el Partei für Soziale Gleichheit (PSG), y el SEP de Gran Bretaña estaban librando una campaña conjunta en las elecciones europeas que se celebrarán a finales de este mes, poniendo en primer plano la lucha contra el peligro de guerra.

"La Unión Europea no representa la unidad de los pueblos europeos, sino más bien la dictadura de los más poderosos intereses económicos y financieros en Europa", dijo. Contra la UE, el CICI contrapone la perspectiva de los Estados Unidos Socialistas de Europa.

Chris Marsden, secretario nacional de la SEP (Reino Unido), detalló los crímenes cometidos por el régimen de derecha en Ucrania apoyado por las grandes potencias imperialistas. Los Estados Unidos y sus aliados europeos están fomentando un conflicto con Rusia, que amenaza con estallar en una guerra mundial catastrófica.

Marsden explicó que desde un punto de vista histórico, la crisis de Ucrania demuestra las consecuencias reaccionarias y de largo alcance de la caída de la Unión Soviética, la cual fue resultado de la traición y su destrucción por el estalinismo.

Concluyó diciendo: "Estamos a favor de la unificación de la clase obrera ucraniana, rusa y europea, en una ofensiva combinada contra los asquerosos ataques de los oligarcas y fascistas".

Uli Rippert, secretario nacional de la PSG en Alemania, habló sobre el resurgimiento del militarismo alemán por todos los partidos, y la avalancha de propaganda pro-bélica en los medios de comunicación alemanes, con la crisis en Ucrania como pretexto.

Rippert centró sus comentarios ante todo en el papel de los Verdes, los pacifistas y el Partido de Izquierda, todos los cuales en un momento u otro afirmaron oponerse al militarismo, sólo para virar bruscamente hacia la derecha.

"El Partido de la Izquierda fue sólo pacifista siempre y cuando el imperialismo alemán se comportó de una manera pacifista", dijo. "En el preciso momento en que el militarismo alemán se está preparando para volver a la escena mundial, el Partido de Izquierda ha desechado su atuendo pacifista..."

Julie Hyland, sub secretaria nacional del SEP (Reino Unido) habló las condiciones de vida que enfrentan cientos de millones de personas en Europa, producto de las políticas a nivel continental de austeridad, recortes en el gasto social y destrucción de puestos de trabajo.

Oficialmente, dijo, 120 millones en Europa están viviendo en la pobreza, pero el número de víctimas de la crisis es mucho más alto. Se refirió a las trágicas repercusiones de los recortes en Grecia, donde los hospitales incluso han retenido a los recién nacidos separados de sus madres hasta que se haga el pago al hospital.

"La realidad de esta nueva situación internacional ha de determinar la orientación de la clase trabajadora", dijo, y llamó a los trabajadores a que vuelvan a las tradiciones revolucionarias en base a las cuales se estableció el Primero de Mayo como el día de la clase obrera.

James Cogan, sub-secretario nacional del SEP Australia habló sobre el creciente peligro de guerra en la región Asia-Pacífico, provocado por el agresivo "pivote" de la administración de EE.UU. a Asia, ilustrado por el reciente viaje de Obama a Japón, Corea del Sur y el Sudeste de Asia.

El ejército de EE.UU. ha adquirido nuevas bases en Australia, Singapur y Filipinas, para prepararse para la acción militar dirigida contra China. Al mismo tiempo, dijo, a través de acuerdos económicos, como la Asociación Trans-Pacífico, "el imperialismo de EE.UU. quiere la total subordinación de toda la región a la oligarquía empresarial que gobierna Estados Unidos."

Andrew Damon, secretario nacional de la Juventud y Estudiantes por la Igualdad Social (JEIS) de los Estados Unidos declaró que: "Una de las manifestaciones más visibles de la crisis del capitalismo son las terribles condiciones sociales que enfrentan los jóvenes en todo el mundo, desde los EE.UU. y Europa a América Latina, Asia y África. Esta es una generación sin futuro, frente a un desempleo sin precedentes, la pobreza masiva, el endeudamiento perpetuo y un ataque incesante contra los derechos democráticos".

El único futuro real para los jóvenes radica en la lucha por el socialismo, dijo. No hay escasez de hostilidad a las actuales circunstancias, pero para ganar los jóvenes necesitan conocimientos históricos y políticos y una comprensión de las tareas revolucionarias a las que se enfrenta la clase trabajadora, afirmó.

Joseph Kishore, secretario nacional de la SEP (EE.UU.) clausuró el evento. "Este mitin es en sí mismo una refutación de los que anuncian el fin de la historia", dijo, "porque se está haciendo historia hoy".

El papel del imperialismo estadounidense fue el tema central de muchos de los discursos de este mitin, declaró, y con razón, ya que cualquier movimiento revolucionario a escala mundial tendría que enfrentarse al poder y la violencia de la clase dominante estadounidense.

"El imperialismo estadounidense puede ser fuerte," dijo, "pero las contradicciones del capitalismo mundial son más fuertes; las contradicciones que, precisamente a causa de su papel global, encuentran su expresión más concentrada en los propios Estados Unidos. La aparente fuerza de la clase gobernante de Estados Unidos se basa en cimientos totalmente podridos".

Trazó el declive del capitalismo estadounidense durante las últimas cuatro décadas, con el colapso de su base industrial, que culminó en la quiebra de Detroit, una vez conocida como la Ciudad del Motor por su dominio mundial de la industria automotriz.

"Aquellos que están enamorados de la aparente fuerza del imperialismo estadounidense ignoran su declive económico", continuó. "También se equivocan en lo que es el mayor factor revolucionario en el mundo de hoy, la clase trabajadora estadounidense.

"La clase trabajadora estadounidense es el gigante dormido de la política mundial. Los aristócratas financieros no enfrentan a ningún adversario más poderoso que los trabajadores de este país. Incluso los primeros indicios de esta fuerza social colosal ponen de cabeza los cálculos de todos los títeres políticos de Wall Street que ocupan los edificios del gobierno en Washington."

Kishore explicó que el propio Primero de Mayo se origina en la respuesta internacional a una de las primeras grandes luchas de la clase obrera de Estados Unidos, la masacre de Haymarket de 1886, hace 128 años en el día de la manifestación CICI.

El orador sostuvo que la clase trabajadora de Estados Unidos ahora tiene que superar su principal debilidad, la incapacidad de construir una organización política independiente de las masas para defender sus intereses.

Kishore`concluyó: "Les decimos a nuestros compañeros de todo el mundo que siempre recuerden: hay dos Estados Unidos. Uno es los EE.UU. de Wall Street, el Pentágono, la CIA, la plutocracia, que miente, amenaza e intimida. Y está los EE.UU. de la clase trabajadora, portadora de todo lo que es progresivo, y la verdadera esperanza para el futuro".

Durante estos discursos, comentarios fueron publicados en la página de internet del mitin, provenientes de todo Estados Unidos, así como de Canadá, México, Perú, Uruguay, Chile y Brasil. Desde Europa, se recibieron comentarios de Gran Bretaña, Francia, Alemania, Irlanda, Italia, Malta, Bélgica, Polonia, Rumania, Noruega, Ucrania y Rusia. De Asia llegaron comentarios de China, India, Tailandia, Corea del Sur, Japón, Singapur, Filipinas, Kazajstán, los Emiratos Árabes Unidos. Decenas de participantes comentaron desde Australia y Nueva Zelanda, y felicitaciones fueron enviados a la manifestación por los partidarios del CICI en Sudáfrica y Turquía.

Los informes fueron traducidos para su difusión simultánea en alemán, cingalés y tamil, y hubo traducción al francés por un grupo de simpatizantes reunidos en París. Conversaciones en línea continuaron en los comentarios en español, tagalo, turco, italiano, ruso y francés, entre otros idiomas.