Elecciones en Sri Lanka:

El PSI hace campaña en el Norte, devastado por la guerra

por equipo periodístico del PSI
5 enero 2015

El Partido Socialista Por la Igualdad (PSI) y los Jóvenes y Estudiantes por la Igualdad Social (JEIIS) de Sri Lanka han lanzado una campaña intensa en la región de Jaffna en la región Norte de Sri Lanka, a favor de Pani Wijesriwardena, el candidato del PSI a presidente de Sri Lanka.

Wijesriwardena hizo un discurso ante públicos numerosos en juntas públicas en Kayts, Karainagar, y la ciudad de Jaffna el 26, 27, y 28 de diciembre. Partidarios del PSI y del JEIIS distribuyeron unas dos mil copias del manifiesto electoral del partido, visitaron a barrios de clase obrera y económicamente deprimidos en la ciudad de Jaffna, Gurunagar, Kayts, Velanai, Thuraiyoor, Karainagar, Valanthai, Oori y Thirunalveli.

Pani Wijesiriwardena habla en Kayts

En el Norte de Sri Lanka, el PSI tiene una larga historia; lleva años luchando por un programa internacionalista, socialista, y revolucionario contra una sarta de gobiernos en Colombo y contra los Tigres de Liberación de Tamil Eelam (separatistas, LTTE). Miembros del PSI han tenido que encarar tanto la represión de la policía y del ejército como los ataques y amenazas del LTTE y del Partido Demócrata Popular de Eelam (EPDP), parte de la coalición gobernante del presidente Mahinda Rajapakse.

Hablando con los partidarios del PSI, la gente expresa un odio generalizado contra el gobierno de Rajapakse. La mayoría de ellos tampoco confía en Maithripala Sirisena, quien se separó del gobierno de Rajapakse y ahora es el supuesto candidato común de la oposición (sostenido por varios partidos de oposición, incluyendo el Partido Unido Nacional [UNP]).

Un pescador nos dijo: “Rajapakse jamás querría abandonar el poder. El UNP, que inicialmente detonó la guerra, ahora favorece a Sirisena. Tampoco confiamos en él. Ustedes los critican a todos ellos; las ideas suyas son buenas. Es necesario construir una organización separada, como la de ustedes”.

Otro pescador, oriundo de Mullivaikkal, donde ocurrieron las últimas batallas de la guerra de Rajapakse contra el LTTE, dijo: “Mi señora murió en Mullivaikkal en la guerra. Ahora mis hijos y yo vivimos con un pariente. Ya no aguantamos más esta forma de vivir. Es difícil sostener una familia. Para mí no hay diferencias entre Rajapakse y Sirisena”.

El PSI en Oori

Un antiguo cuadro del LTTE, que fue internado en un campo de “reeducación” por el gobierno de Rajapakse, declaró: “el gobierno nos hizo promesas (a mí y a miles de otros que habíamos sido ‘rehabilitados’) que se nos daría préstamos para establecer negocios y para encontrar empleo. No ha pasado nada de eso. Al contrario, asignan espías de la policía para vigilarnos. Esos agentes nos visitan con frecuencia. Por lo tanto no podemos enredarnos en la política contra el gobierno”.

Un maestro de Jaffna nos dijo que ya había votado por correo a favor de Sirisena porque casi todos sus colegas están a favor de sacarlo a Rajapakse. “Ayer leí el programa de cien días de Sirisena; no menciona ninguno de los problemas del pueblo tamil”, dijo, “No tengo la menor idea como es que apoya a Sirisena el TNA [Tamil National Alliance, una coalición de partidos de la burguesía tamil]”.

“Ahora que platico con ustedes, me doy cuenta. Sirisena estuvo con Rajapakse durante la guerra contra el pueblo tamil. Sí, Estados Unidos, entretelones apoya a Sirisena. El TNA exige que Estados Unidos defienda los derechos humanos en Sri Lanka. ¡Qué burla! Estados Unidos ha matado a miles en Afganistán, Irak y Siria. Bien sabe Estados Unidos que geográficamente Srí Lanka es muy importante en su proyecto de guerra en Asia”.

Cincuenta empleados públicos, pescadores, agricultores, jóvenes, amas de casa, maestros y estudiantes de diferentes partes de la península de Jaffna participaron en la reunión del PSI en Weerasingham Hall, en Jaffna.

Wijesriwardena indicó que esta era la única junta pública política para las elecciones del ocho de enero que había acontecido en Jaffna, cosa que ejemplifica la bancarrota política de todos los otros partidos. Les dio la bienvenida a su audiencia con estas palabras: “no obstante el silencio en los medios de difusión sobre la campaña del PSI, ustedes acuden porque necesitan conocer nuestra perspectiva política”.

“Rajapakse adelantó el balotaje presidencial dos años porque temía que aumentara el rechazo del pueblo a sus medidas de austeridad, impuestas bajo órdenes del Fondo Monetario Internacional (FMI). Su propósito es agarrarse a la presidencia e intensificar todas esas medidas contrarrevolucionarias”, añadió Wijesriwardena.

También dijo que el PSI había cautelado durante las elecciones del 2013 del consejo provincial del norte que elegir al TNA (para la administración provincial de Jaffna) no mejoraría las condiciones de los trabajadores y pobres tamiles, lo que ha sido confirmado.

“Lo mismo ocurre aquí y ahora”, dijo el candidato del PSI, “gane Rajapakse o Sirisena el ocho de enero, los problemas nuestros empeorarán. El FMI dará las órdenes a quienquiera gane. Se acelerará la austeridad. Es más, nos arrastrarán en el maelstrom del proyecto guerrerista de Washington contra China, cosa que amenaza detonar otra guerra mundial”.

Wijesriwardena explicó que “ningún otro partido en estas elecciones siquiera menciona le creciente amenaza de guerra. Nos mantienen ignorantes. El PSI es el único partido que revela los preparativos de guerra mundial de parte de los imperialistas liderados por Estados Unidos. El gobierno en Washington, con la consigna “pivote hacia Asia” está rodeando a China con un cerco militar. Al mismo tiempo Estados Unidos provoca conflictos con Rusia. El PSI, asociado con sus partidos fraternales en el Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI), lucha por la movilización de la clase obrera en un movimiento antiguerra en base al socialismo internacional para acabar con el capitalismo (la causa esencial de guerras) tanto en Sri Lanka y como en todo el mundo”.

Paramu Thirugnansambanthar, del Comité Central del PSI, quien presidió la junta de Jaffna, explicó que el PSI lucha para unir obreros cingaleses, tamiles, y musulmanes en torno a un programa socialista contra todos los grupos de poder en Colombo (incluyendo Rajapakse y Sirisena) y contra toda la élite tamil (incluyendo la TNA).

M. Thevarajah explicó la consistencia e integridad de lucha del PSI y de la organización que le antecedió, la Liga Comunista Revolucionaria (Revolutionary Communist League, RCL), contra la guerra civil de treinta años, exigiendo el retiro de las fuerzas armadas de Sri Lanka del Norte y del Este, y al mismo tiempo rechazando el programa independentista del LTTE.

S. Janani, miembro de la célula del JEIIS de Jaffna, se refirió a las condiciones de miseria que encaran los jóvenes bajo el gobierno de Rajapakse, predijo que la situación empeorará después de las elecciones. Hizo hincapié en que el futuro de la juventud depende de la lucha por el socialismo.

Algunos de los participantes de la reunión hablaron con miembros del PSI luego del mitin. Ananda, maestra, dijo: “Bien sé que recrudecen las tensiones en todo el mundo. Sin embargo, habla de ello, fuera de su partido”.

Un estudiante periodismo dijo: “Nada sabía yo de otra guerra mundial. Me vengo a enterar mediante la reunión de ustedes. Me costa creerlo, aunque tengo que creerlo después de haber oído los discursos. Ya hemos sido muy golpeados por la guerra civil. Muchas naciones poseen armas nucleares. Otra guerra mundial sería desastrosa”.

Un trabajador de construcción dijo: “Nos enteramos de la amenaza de guerra mediante el PSI. Sería más peligrosa que la guerra civil bajo la que sufrimos. ¡Si, los obreros ncesitan ser movilizados para rechazar los preparativos de guerra”.