La Ciudad de Nueva York despide a maestra enseñar sobre ‘Los 5 del Parque Central’

por Steve Light
20 junio 2016

A principios de este mes, el Departamento Legal de la ciudad de Nueva York presentó documentos en la demanda por el despido de la profesora Jeena Lee-Walker, defendiendo la decisión de los administradores de la escuela de despedirla por enseñar en un grupo de trabajo en noviembre del 2013, en una clase de la Escuela Secundaria Por las Artes, la Imaginación y la Investigación, ubicada en el Alto Oeste de Manhattan, sobre las fraudulentas acusaciones en el caso de Los Cinco del Parque Central (Central Park Five) en 1989.

El Departamento Legal, órgano de la administración de Bill de Blasio, un supuesto progresista del partido Demócrata, argumenta que la libertad de palabra dentro de la escuela "puede ser regulada, donde existe una preocupación pedagógica legítima ... la presentación de la profesora en su forma actual podría enfurecer a los estudiantes y potencialmente dar lugar a disturbios.”

Estas observaciones no sólo tratan de limitar los derechos de los profesores y estudiantes en el aula de clase, sino también exhiben el temor a disturbios de los jóvenes de la clase trabajadora que plagan el orden constituido de la ciudad.

Los administradores de la escuela querían detener o cambiar el tema de la clase, como le dijeron a Lee-Walker, ya que ellos temían que esa historia fuera a sacar de “quicio” a los estudiantes y pudiera crear pequeños "disturbios". A pesar de que suavizó su presentación, Lee-Walker se mantuvo firme en su derecho a realizar un plan de estudios en torno al caso. La profesora de inglés describió la reacción de sus estudiantes frente al documental de 2012, "Los Cinco del Parque Central" (Central Park Five) del cineasta Ken Burns, ganador del premio Emmy, como "comprometida" y "sentimental".

Sus supervisores la instaron a utilizar lo que falsamente llaman una lección "equilibrada". Lee-Walker dijo al Daily News, "Estos muchachos [Los Cinco del Parque Cinco Central] fueron a la cárcel y perdieron de 14 a 18 años de su vida. ¿Cómo se puede decir esto de una manera más equilibrada? Los estudiantes en general, y los estudiantes negros en particular, deberían “salirse de quicio”. Los administradores escolares reaccionaron con acusaciones de insubordinación y dieciocho meses de malas evaluaciones por bajo rendimiento dieron como resultado el despido de Lee-Walker.

Las fraudulentas acusaciones en el caso de Los Cinco del Parque Central comenzaron en Abril de 1989, cuando una mujer ejecutiva de un banco de Wall Street, que corría en el Parque Central, fue brutalmente violada, quedando en coma por doce días y con discapacidades permanentes. Cinco adolescentes fueron mencionados por otros jóvenes que habían sido detenidos por la policía en el Parque Central. La policía extrajo confesiones de ellos mediante la mentira y la intimidación, al tiempo que se les negó el acceso a sus padres o abogados. Las historias de los acusados se contradecían entre sí y se retractaron de sus declaraciones en cuestión de semanas.

La prensa burguesa preparó rápidamente una histeria racista y represiva contra los jóvenes, señalándolos como una banda alborotada y violenta que ataca gente al azar en lugares públicos, caracterizándolos como una "manada de lobos", mientras que el entonces Alcalde Ed Koch les llamó "monstruos". El actual candidato presidencial Republicano, Donald Trump, pagó anuncios de página completa en cuatro periódicos de Nueva York llamando a los jóvenes "locos inadaptados" y exigiendo la restauración de la pena de muerte. Trump, vale la pena recordar, declaró: "Quiero odiar a estos asaltantes y asesinos. Ellos deben ser forzados a sufrir ... Los criminales deben ser informados que sus libertades civiles terminan cuando comienza un ataque contra nuestra seguridad!"

Después que pasaran presos entre seis y trece años, las condenas de los Cinco del Parque Central fueron anuladas en 2002, cuando un violador en serie que cumplía cadena perpetua por otros delitos, confesó el ataque del Parque Central. El ADN resultó ser sólo suyo, así como otras evidencias, confirmaron su historia. Tres de los cinco exonerados demandaron a la ciudad en 2003 por persecución maliciosa, discriminación racial, y angustia emocional. Después de retrasos de una década, la administración del alcalde de Blasio resolvió el caso en el año 2014 por un total de $ 41 millones, pero se negó a admitir cualquier error por parte de las autoridades.

La demanda de Lee-Walker busca defender su derecho constitucional a la libertad de expresión. Ella está siendo atacada por el estado por tratar de poner de relieve los abusos del sistema Americano y el cumplimiento de la ley en Nueva York que encarcela y asesina jóvenes de la clase trabajadora a un ritmo asombroso.

Miembros de los Cinco del Parque Central han defendido a Lee-Walker. Raymond Santana, que cuando tenía catorce fue injustamente condenado pasó trece años en la cárcel, le dijo al Daily News, "Estamos con ella al 100% por luchar contra esta injusticia." Yusef Salaam, que pasó siete años en la cárcel, dijo que demandar las lecciones de la escuela porque pudieran incitar a un motín "nos lleva de vuelta a 1989, en donde los medios de comunicación nos ponían estas etiquetas —como si fuéramos animales. Una persona que trabaja en el sistema escolar no debería ver así a nuestros hijos".

Con las grandes empresas y los funcionarios del gobierno ya inquietos por el crecimiento del odio popular contra la política del departamento de policía de parar y registrar ( stop and frisk ) sin motivo y los asesinatos de la policía en casos tales como Ramarley Graham, Eric Garner y Michael Brown, que no portaban armas, Lee-Walker está siendo utilizada como parte de una maniobra práctica de las medidas represivas del estado policial destinadas a suprimir toda crítica de la élite gobernante y de sus crímenes. Frente a la creciente radicalización de sectores de trabajadores y jóvenes, la clase política está tratando de dividir a la clase obrera según líneas raciales y allanar el camino para una abierta dictadura.