El primer ministro holandés Rutte gana contra el retador de extrema derecha

por Peter Schwarz
18 marzo 2017

El Partido extrema derecha por la Libertad (PVV) de Geert Wilders no hizo el avance que se predijo en las elecciones holandesas de ayer. Con 13,1 por ciento de los votos, quedó en segundo lugar detrás de los liberales de derecha (VVD) del primer ministro Mark Rutte, que ganó las elecciones con el 21,3 por ciento de los votos.

Como séa, el resultado más pobre de lo esperado de Wilders, de ninguna manera significá un fin al cambio brusco hacia la derecha en la política europea. El VVD de Rutte y los demócrata-cristianos (CDA), que ocuparon el tercer lugar con el 12,4 por ciento, se han apoderado en gran medida de la retórica xenófoba y antiislámica de Wilders, que marcó el tono de toda la elección. Su única diferencia con Wilders es sobre la Unión Europea. Mientras que Wilders está pidiendo un referéndum para salir de la UE, la VVD de Rutte y la mayoría de los otros partidos burgueses lo están defendiendo firmemente.

Wilders seguirá desempeñando un papel político importante. Aunque no cumplió con las expectativas planteadas por las encuestas, mejoró su voto en un 3 por ciento desde las elecciones de 2012. “PVV-votantes, gracias! ¡Hemos ganado asientos! La primera victoria está¡ Y Rutte está lejos de librarse de mí!! "leyó su primera respuesta al resultado en Twitter.

A pesar de la victoria de Rutte, el voto de la coalición gobernante se derrumbó, reduciendo a la mitad el número de sus escaños en el parlamento de 79 a 42. Esto está lejos de los 76 escaños necesarios para formar una mayoría en el parlamento de 150 escaños.

Mientras que los liberales de Rutte perdieron ocho de sus 41 escaños anteriores, el mayor perdedor en las elecciones fue su socio de coalición, el Partido Laborista (PvdA). El trabajo fue castigado por su apoyo a la austeridad y sus ataques masivos contra el bienestar social. Su voto se derrumbó de 25 por ciento a menos de 6 por ciento. Con sólo nueve escaños, ahora está en el séptimo lugar, detrás de los Verdes y del ex Partido Socialista Maoísta.

El voto del Partido Socialista, que apoyó el impulso anti-inmigrante de los principales partidos burgueses, bajó ligeramente de 9,6 a 9,1 por ciento. En cambio, el voto de la Izquierda Verde se cuadruplicó de 2,3 a 9 por ciento. Entre los votantes menores de 34 años, recibió más de un tercio de los votos, y en Amsterdam fue el partido más fuerte, con casi una quinta parte de los votos.

Toda la campaña electoral estuvo muy polarizada. Esto llevó a una participación grande de 82 por ciento, la más alta durante 31 años y 6 por ciento más que en la última elección.

La Izquierda Verde, así como otros partidos más pequeños y los liberales de izquierda (D66), que aumentaron su voto del 8 al 12,1 por ciento, se beneficiaron claramente de la oposición a la campaña fascista de Wilders, particularmente entre los jóvenes. Pero ambos, los Verdes y D66, buscan encauzar la oposición a Wilders tras un firme apoyo a la UE y están muy preparados para respaldar un gobierno derechista dirigido por Rutte. Basándose en secciones de la clase media, desempeñan un papel similar al de los Estados Unidos que es tratar de desviar la oposición contra Trump hacía un callejón sin salida del Partido Democrático pro-Wall Street y a favor de la guerra.

Los gobiernos de toda Europa dieron la bienvenida al resultado de las elecciones holandesas con alivio. El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Sigmar Gabriel, dijo que era un “éxito para Europa”. Dijo que ahora era optimista acerca de las próximas elecciones en Francia. El jefe de la oficina de la canciller Angela Merkel, Peter Altmaier, escribió en Twitter: “¡Holanda, oh Holanda, eres un campeón! ... Felicidades por este gran resultado”.

Paolo Gentiloni, primer ministro italiano, dijo que “la derecha anti-UE ha perdido las elecciones”, e instó a los partidarios a trabajar para “revitalizar la Unión”.

El presidente francés François Hollande pontificó: “Los valores de la apertura, el respeto por los demás y la fe en el futuro de Europa son la única respuesta verdadera a los impulsos nacionalistas y al aislamiento que están sacudiendo al mundo”.

Sin embargo, Wilders es un síntoma, no la causa, del giro a la derecha en la política europea. Este giro es la respuesta de los partidos burgueses a una profunda crisis de la sociedad capitalista en Holanda y en todo el continente.

Ni la UE ni ninguno de los gobiernos europeos se oponen a la xenofobia y la línea antiislámica de Wilders. El maltrato y el rechazo de los refugiados se ha convertido en la política oficial de la UE.

A principios de mes, Rutte publicó una carta abierta a los inmigrantes, diciéndoles: “Si no os gusta aquí, os podéis ir.” Y hace tres días organizó una provocación calculada contra el gobierno turco, prohibiendo sus ministros de entrar en los Países Bajos en un intento de provocar la histeria nacionalista y ganar el respaldo de una sección de apoyo potencial a Wilders.

La única preocupación de Merkel, Hollande, Gentiloni et al. es la defensa de la UE como base para la escalada del militarismo, incluyendo las intervenciones de estilo colonial y la acción hostil contra Rusia, y para el desarrollo de medidas represivas del estado policial internamente, así como ataques de austeridad aún más radicales contra la clase obrera.

La idea de que, después que Wilders fue impulsado por Brexit y ha dado paso a la elección de Donald Trump, su derrota electoral socavará las perspectivas de Marine le Pen del Frente Nacional en las elecciones presidenciales francesas no demuestra un examen profundo.

El partido de Le Pen tiene raíces organizativas e históricas mucho más fuertes que el PVV, que es en gran medida una banda de un solo hombre. La FN ha podido capitalizar mejor las traiciones del gobierno Partido Socialista francés, la crisis de François Fillon y la derecha gaullista, y la agenda económica neoliberal del candidato que ahora favorece a ganar, el independiente Emmanuel Macron, para combinar la hostilidad a la UE con la reivindicación de representar los intereses de los “trabajadores” contra el establecimiento.

Para los Países Bajos, la elección abre lo que es probable que sea un período de inestabilidad política masiva y fuertes luchas políticas y de clases. El pequeño país de 17 millones de habitantes está dividido por profundas divisiones sociales y culturales. Como una antigua potencia colonial, tiene una inmensa comunidad de inmigrantes que han sido golpeados con fuerza por el crecimiento de la desigualdad social. Las ciudades liberales como Ámsterdam están en contraste con el religioso “cinturón bíblico”, una de las zonas más conservadoras de Europa.

En el período de pos-guerra, estas contradicciones fueron superadas por una elaborada cultura de consenso político, que encontró su máxima expresión en la colaboración desde los años ochenta de la derecha neoliberal, el Partido Laborista y los sindicatos en el desmantelamiento de las ganancias sociales anteriores de la clase obrera. Esto ha conducido a una marcada polarización social y al virtual colapso de la “izquierda” burguesa.

La situación política en los Países Bajos es una reminiscencia de las condiciones que existían en la Alemania de Weimar entre 1919 y 1933, donde un parlamento paralizado por intensos conflictos presidió las condiciones que dieron lugar a la llegada de Hitler al poder.

Con apenas más de una quinta parte de los escaños en un parlamento de 14 o 15 partidos, y el país profundamente dividido, Rutte necesita al menos tres, si no cuatro, socios de la coalición para formar un gobierno viable. Se espera que tomará semanas, si no meses, de un intenso comercio de mercados y acuerdos tras puertas cerradas para establecer una nueva coalición.

Todo depende ahora de una intervención independiente de la clase obrera. Esto exige el establecimiento de una sección holandesa del Comité Internacional de la Cuarta Internacional, opuesta tanto al nacionalismo como a la Unión Europea y capaz de trabajar con co-pensadores en Europa e internacionalmente para unir a los trabajadores de todos los países sobre la base de un programa socialista Para el derrocamiento del capitalismo.