Medios de comunicación estadounidenses advierten sobre “Intromisión Rusa” en América Latina

por Alex González
25 abril 2017

En medio de las crecientes tensiones entre Estados Unidos y Rusia, secciones de los medios de comunicación estadounidenses advierten provocativamente que Rusia está reforzando su influencia en América Latina a expensas de Estados Unidos. Estas acusaciones son parte de una cruzada más amplia para tocar los tambores de guerra contra Rusia.

El 8 de abril, el Washington Post publicó un artículo titulado "La Unión Soviética luchó la Guerra Fría en Nicaragua. Ahora la Rusia de Putin está de vuelta ", alegando que un complejo ruso en Managua, Nicaragua es una instalación secreta de espionaje dirigida contra los Estados Unidos.

El artículo dice: "El gobierno nicaragüense dice que es simplemente un sitio de rastreo de la versión rusa de un sistema de satélites GPS. ¿Pero también es una base de inteligencia destinada a vigilar a los estadounidenses?” El artículo afirma que el objetivo de la nueva instalación podría ser interceptar el tráfico de Internet que pasa por el cable de fibra óptica ARCOS 1 de Miami a América Central, supuestamente En represalia por la ampliación de la administración Obama de tropas estadounidenses y de la OTAN cerca de las fronteras de Rusia en Europa del Este.

En un artículo similar, el sitio web de Washington, DC The Hill afirma que el presidente ruso, Vladimir Putin, intenta interferir en las elecciones mexicanas en apoyo de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el líder y candidato presidencial del Movimiento por la Regeneración Nacional en 2018 Morena). El artículo admite abiertamente que no hay "evidencia dura" para justificar esta alegación, pero presenta la conjetura como un hecho.

La Colina cita a Christopher Wilson, subdirector del Wilson Center México Institute, quien declaró: "Rusia se inmiscuye en las elecciones, sabemos que ... el mayor interés de Rusia sería causar algún estrago en la relación entre Estados Unidos y México". Armando Ríos Peter, senador por el Partido de la Revolución Democrática, dijo a la publicación: "Si [Rusia] intervino en Estados Unidos, hay razones para pensar que México es un objetivo ataque.”

La clase dominante de los Estados Unidos escribió el libro sobre la "intromisión" en los asuntos latinoamericanos. Durante el último siglo, Estados Unidos invadió varios países latinoamericanos, orquestó golpes de estado, respaldó escuadrones de la derecha y apoyó dictadores brutales. En toda América Latina, las palabras "Central Intelligence Agency" evocan recuerdos de los crímenes más brutales y depravados.

En Nicaragua, uno de los dos ejemplos de supuestas intromisiones rusas proporcionadas por el Washington Post y The Hill, Estados Unidos respaldó la brutal dictadura de la familia dinastía Somoza durante aproximadamente tres décadas. Después de la retirada de Anastasio Somoza del poder en 1979, los Estados Unidos apoyaron a los fascistas rebeldes Contra que asesinaron a decenas de miles de campesinos en la Guerra Civil de Nicaragua. En el caso de México, la influencia estadounidense se remonta a antes del reinado de Porfirio Díaz. Estados Unidos invadió México tres veces y robó la mitad del territorio de México después de la guerra entre México y Estados Unidos de 1846-48.

Más recientemente, son los funcionarios estadounidenses quienes han señalado explícitamente que Andrés Manuel López Obrador no es aceptable para la clase dominante estadounidense. El 5 de abril, el senador John McCain dijo: "Si las elecciones fueran mañana en México, probablemente tendrías un presidente anti-estadounidense de izquierda de México. Eso no puede ser bueno para los Estados Unidos".

John Kelly, secretario del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, agregó: "No sería bueno para América o para México".

Esto equivale a un reconocimiento de que Estados Unidos está dispuesto a "entrometerse" en las elecciones mexicanas. Como dijo el director de la CIA, Michael Pompeo, en un discurso el jueves en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales: "Sabes, realizamos inteligencia en elecciones [extranjeras] de la misma manera que lo hacemos con respecto a todo lo demás".

Las preocupaciones de Estados Unidos contra la intromisión de Rusia no sólo sirven para promover la campaña contra Rusia en Siria y Europa del Este, sino también para limitar la influencia de Rusia y China en América Latina, que el imperialismo estadounidense ve como su propio "patio trasero".

Durante la última década, Rusia ha realizado algunos ejercicios navales con Venezuela y Nicaragua y continúa brindando ayuda militar y económica al gobierno venezolano de Nicolás Maduro. En 2015, el parlamento de Nicaragua aprobó una resolución que permite a los buques de guerra rusos atracar en puertos nicaragüenses, y los dos países están planeando futuros ejercicios militares conjuntos. Esto no se acerca a los ejercicios militares regulares y miles de millones de dólares gastados por el imperialismo estadounidense en el financiamiento de los muchos gobiernos de derecha de la región.

En un artículo del 3 de febrero, el Centro Wilson señaló: "La cooperación militar rusa con los países del Hemisferio Occidental sigue siendo limitada y Moscú no aspira a construir una presencia militar significativa en la región. Rusia no puede permitirse esta presencia, y hacer un compromiso financiero a largo plazo con América Latina no es la meta del Kremlin".

Según el Consejo Atlántico, el comercio chino en América Latina ha aumentado casi 2.000 por ciento desde el año 2000, y América Latina es actualmente el cuarto mayor socio comercial de China. Las políticas comerciales de la administración Trump "America First" podrían aumentar aún más los lazos económicos chinos en la región, ya que muchos países latinoamericanos tratan de disminuir su dependencia de Estados Unidos por temor a mayores aranceles. Actualmente México envía más del 80 por ciento de sus exportaciones de manufacturas a los Estados Unidos, con Nicaragua enviando más del 50 por ciento.

La Escuela de Guerra del Ejército de EE.UU. (US Army War College) publicó un artículo similar en 2015 con respecto a China titulado "Expandiendo el reequilibrio: enfrentando a China en América Latina”. En este artículo se hace un caso similar en el que la influencia china está "creando interdependencias económicas y socavando la influencia estadounidense y generando más tensiones políticas, sociales y económicas".

Las advertencias de la prensa corporativa y los gabinetes estratégicos (think tanks) militares de que Rusia y China están expandiendo su influencia en la región presagian una participación cada vez mayor del imperialismo estadounidense en la región. La nueva campaña envía un mensaje: Estados Unidos no tolerará ningún desafío a su autoproclamado e ilimitado derecho a explotar América Latina.