Los expertos demócratas exigen medidas más severas de inmigración

por Eric London
17 julio 2017

Aunque no han pasado tres semanas desde que la decisión unánime del 26 de junio de la Corte Suprema permitió que la prohibición de viajar de Donald Trump entrara en vigor, numerosos artículos xenófobos de comentaristas liberales y expertos pro-demócratas expresan el fortalecimiento de viciosas tendencias anti-inmigrantes en la clase dominante estadounidense.

En la versión de julio/agosto de la revista Atlántico, el columnista Peter Beinart escribió un artículo titulado, "How the Democrats Lost Their Way on Immigration" [Cómo los demócratas perdieron su camino en la inmigración].

"El próximo candidato demócrata a la presidencia debe decir una y otra vez que, debido a que los estadounidenses son un solo pueblo, que deben acatar una ley, su meta es reducir a cero a la población indocumentada de Estados Unidos".

Beinart, un colaborador frecuente del New York Times, New York Review of Books, Haaretz y ex editor de la revista New Republic, culpa a la inmigración por el deterioro de las condiciones sociales de la clase trabajadora estadounidense. Los supuestos "costos" de la inmigración, "Tensionan el mismo estado de bienestar que los liberales quieren expandir para ayudar a aquellos nativos americanos con los cuales los inmigrantes compiten".

Para bloquear el ascenso de la extrema derecha, Beinart argumenta, el Partido Demócrata debe orientarse explícitamente a sus posiciones anti-inmigrantes. "Para salvar el orden liberal y evitar la derrota completa a manos de los populistas, sin embargo, los partidos tradicionales deben hacer algo más que cambiar de marca a sí mismos ya sus ideas". En otras palabras, si no puedes vencerlos, únete a ellos.

Los ex asesores de Bill y Hillary Clinton, Mark Penn y Andrew Stein, escriben en un editorial del 6 de julio del New York Times, titulado "Back to the Center, Democrats" [De Vuelta al Centro demócratas], que los demócratas perdieron las elecciones de 2016 porque los votantes de la clase trabajadora "se sienten abandonados" por el apoyo demócrata por "políticas que ofrecen más ayuda a los inmigrantes indocumentados que al corazón del paiz".

"La inmigración también está madura para una solución del centro", afirman los políticos demócratas. "Washington debe restaurar la santidad de las fronteras de Estados Unidos, crear un camino hacia los permisos de trabajo y posiblemente la ciudadanía, y renunciar la construcción de muros y también a su defensa de las ciudades del santuario".

Fareed Zakaria de la CNN, un inmigrante indio, escribió en una columna del Washington Post del 29 de junio que "los demócratas necesitan hablar sobre la identidad nacional de Estados Unidos de una manera que subraya los elementos comunes que unen, no los que dividen. Las políticas en estas áreas sí importan. El partido debe tomar una posición sobre la inmigración que es menos absolutista y reconoce los costos culturales y económicos de la inmigración a gran escala".

El ex mentor de Zakaria y actual profesor de la Escuela Woodrow Wilson, Robert Keohane, escribió un ensayo en la edición de mayo/junio de Foreign Affairs con el ex-colega de Wilson School, Jeff D. Colgan, titulado " The Liberal Order is Rigged: Fix it Now or Watch it Wither” [El Orden Liberal está amañado: Arréglenlo ahora o mírenlo desvanecer].

“Casi todo el mundo está de acuerdo en que hay un límite a la rapidez con que un país puede absorber inmigrantes", señalan los autores, "y eso implica la necesidad de decisiones difíciles sobre que rápido pueden entrar las personas y cuántos recursos deben dedicarse a su integración”.

A continuación, los autores indican su apoyo a las cuotas y prohibiciones como las impuestas por Trump: “No es fanatismo querer calibrar los niveles de inmigración a la capacidad de los inmigrantes para asimilar y la capacidad de la sociedad para ajustar. Los defensores de un orden liberal mundial deben encontrar la manera de buscar un mayor consenso nacional sobre esta cuestión. Para ser políticamente sostenible, sus ideas tendrán que respetar la importancia de la solidaridad nacional”.

Así, los académicos liberales, las personalidades de los medios de comunicación y los periodistas se proponen "salvar" al liberalismo con el lenguaje de Mussolini: “los estadounidenses son un pueblo que debe respetar una ley”, “la santidad de las fronteras de Estados Unidos”, “la importancia de la solidaridad nacional,” “La identidad nacional de Estados Unidos”, etc. Estas líneas, más el argumento voluntario de Beinart de que los programas sociales norteamericanos sólo pueden salvarse lanzando una nueva ofensiva política contra los inmigrantes, exponen las implicaciones extremadamente reaccionarias de esta adaptación a la administración Trump.

En primer lugar, las afirmaciones de los autores de que el Partido Demócrata ha tomado de alguna manera un giro pro-inmigrante en las últimas décadas son falsas. En la década de 1990, el presidente Bill Clinton firmó dos de las más onerosas leyes anti-inmigrantes, aprobadas con los votos de congresistas demócratas. El presidente Barack Obama deportó a 2,7 millones de indocumentados y construyó una red de prisiones de inmigrantes en todo el país para confinar a decenas de miles de migrantes cada noche.

En enero de 2017, 37 de 48 senadores demócratas votaron por la elección de Trump para dirigir el Departamento de Seguridad Nacional, John Kelly, quien desde entonces ha arrestado a 70 000 inmigrantes para su deportación. El liderazgo demócrata dio luz verde a sus miembros del Congreso para apoyar una medida republicana reaccionaria conocida como "Ley de Kate", que elevará las penas obligatorias para algunos inmigrantes previamente deportados que intentan volver a entrar para reunirse con sus familias en los Estados Unidos. La medida pasó a la Cámara de Representantes con 24 votos "sí" democráticos y ahora se dirige al Senado donde los demócratas no pueden ejercer su poder de comisión para bloquear una votación.

Es en el contexto del movimiento del Partido Demócrata aún más hacia la derecha que los cuatro miembros de la Corte Suprema nominados por los presidentes demócratas, Kagan, Breyer, Sotomayor y Ginsburg, votaron para permitir que la prohibición de viajar de Trump surta efecto.

En segundo lugar, la decisión y sus consecuencias son una poderosa indicación de las implicaciones políticas de derecha de la campaña antirrusa de los demócratas.

La oposición del Partido Demócrata a Trump se ha basado enteramente en insinuaciones e invenciones antirrusas, encaminadas en última instancia a forzar una política exterior imperialista más agresiva para rodear a Rusia en Europa del Este, Oriente Medio y Asia Central.

La campaña está dirigida y ha fortalecido aún más a los elementos más reaccionarios de la sociedad estadounidense: la CIA, el FBI y las secciones más extremadamente belicosas del establecimiento de la política exterior. Mientras tanto, todas las instituciones oficiales del llamado liberalismo americano, incluyendo el Times, el Post, la CNN y el Partido Demócrata, han agotado su capital político en los esfuerzos para pasar las acusaciones infundadas a un público escéptico, perjudicándose en el proceso y crear un clima histérico dominado por la supuesta amenaza de conspiraciones extranjeras.

Los principales beneficiarios de esta situación son la extrema derecha, incluidos los asesores fascistas de Trump, Steven Bannon y Stephen Miller, así como una gran cantidad de radicales xenófobos de derecha que ocupan puestos de liderazgo en el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) y de Aduanas y Patrullas Fronterizas (CBP). Durante los últimos meses, estas fuerzas se han atrincherado silenciosamente dentro del aparato de inmigración y de seguridad nacional y están estableciendo el marco para la deportación masiva de millones de inmigrantes.

Es hacia estos elementos atrasados que los expertos del Partido Demócrata están ahora orientados, todo en el nombre de hacer el partido más aceptable a los sentimientos más atrasados de la población con fines electorales. Esto tiene profundas implicaciones no sólo para los derechos de los inmigrantes, sino también para todos los derechos democráticos, incluidos los asociados con el matrimonio gay, el aborto y las personas transgénero. Ninguno de estos derechos fundamentales está a salvo bajo la dirección del Partido Demócrata, que se convertirá a la derecha si es conveniente, para promover los intereses del capitalismo estadounidense.