Google amaña búsquedas para bloquear acceso al World Socialist Web Site

4 agosto 2017

Una examinación de los datos del tráfico web demuestra claramente que el gigante del Internet, Google, manipula sus resultados de búsqueda para bloquear el acceso al World Socialist Web Site.

En abril, bajo el pretexto de combatir las “noticias falsas”, Google introdujo nuevos procedimientos que les otorgan poderes extraordinarios a “evaluadores” no identificados para relegar páginas y sitios web. Estos procedimientos han sido utilizados para excluir al WSWS y otros sitios oposicionistas y de postura antiguerra.

Durante los últimos tres meses, el tráfico originando por Google al WSWS ha disminuido aproximadamente un 70 por ciento. Las búsquedas de términos asociados a la gran variedad de temas que cubre con regularidad el WSWS –incluyendo las operaciones militares de EE. UU. y el peligro de guerra, las condiciones sociales, la desigualdad, y hasta el socialismo– han visto una precipitada caída en el número de impresiones de búsqueda referenciando al World Socialist Web Site.

Una “impresión” es el término técnico para describir un enlace que Google muestra en respuesta a un resultado de búsqueda. Si se busca “socialismo”, por ejemplo, y aparece un enlace al WSWS, eso se cuenta como una impresión.

Manipulando el posicionamiento de los resultados que se le asigne a las páginas del WSWS, Google puede rebajar su contenido en la lista de resultados. Esto disminuye el número total de impresiones, lo cual lleva a su vez a una cantidad muy baja de “clics”, o visitas al sitio.

Según el Webmaster Tools Service (servicio de herramientas) de Google, el número de impresiones diarias totales para el World Socialist Web Site cayó de 467 890 a 138 275 durante los últimos tres meses.

El WSWS ha analizado los datos en relación con los resultados de búsquedas especificas hechas entre mayo y julio, es decir, el periodo después de que Google implementara sus nuevas pautas para la exclusión de sitios.

Durante el mes de mayo, las búsquedas hechas en Google con la palabra “war” (“guerra”) produjeron 61 795 impresiones para el WSWS. En julio, esta cantidad de impresiones cayó 90 por ciento a 6613.

Las búsquedas para el término “Korean war” (“guerra coreana”) produjeron 20 392 impresiones en mayo. En julio, las búsquedas con esos mismos términos produjeron cero impresiones para el WSWS. La búsqueda de “North Korea war” (“Corea del Norte guerra”) produjo 4626 impresiones en mayo. En julio, los resultados de la misma búsqueda dieron cero impresiones para el WSWS. “India Pakistan war” (“India Pakistán guerra”) produjo 4394 impresiones en mayo. En julio el resultado fue, otra vez, de cero. De manera similar, “Nuclear war 2017” (“guerra nuclear 2017”) produjo 2319 impresiones en mayo y cero en julio.

Se podrían añadir otros ejemplos de búsquedas, como “WikiLeaks” cayó de 6576 impresiones a cero, “Julian Assange” cayo de 3701 impresiones a cero y “Laura Poitras” cayó de 4499 impresiones a cero. Una búsqueda para “Michael Hastings”, el periodista que murió en el año 2013 bajo circunstancias sospechosas, produjo 33 464 impresiones en mayo, pero sólo 5227 impresiones en julio.

A parte del tema de geopolítica, el WSWS cubre con regularidad una variedad amplia de cuestiones sociales, muchas de las cuales han visto desplomes precipitados en los resultados de búsqueda. Las búsquedas para “food stamps” (“vales de comida”), “Ford layoffs” (“despidos Ford”), “Amazon warehouse” (“almacen Amazon”), y “secretary of education” (“secretaria de educación”) sostuvieron bajas de más de cinco mil impresiones en mayo a cero en julio.

El número de impresiones de búsqueda para artículos del WSWS que incluyen el término “strike” (“huelga”) cayeron un 85 por ciento entre mayo y julio de 19 395 a 2964.

Muchas de las personas que realizan sus búsquedas en Google para estos términos lo hacen por su postura crítica hacia los grupos de poder establecidos y les interesa la postura saber cuál es la postura socialista en cuanto a este o aquel tema. Pero, a consecuencia de las medidas de Google, no encontrarán el material publicado por el World Socialist Web Site.

¿Y qué pasa con aquellos que buscan acerca de la política socialista directamente? En mayo, el término de búsqueda “socialism” (“socialismo”) generó 31 696 impresiones, y el WSWS estuvo posicionado entre quinto y sexto lugar en los resultados de búsqueda. En junio el WSWS fue quitado de los primeros 100 resultados de búsqueda del término. De esta manera, las búsquedas con la palabra “socialism” no han producido ninguna impresión para el World Socialist Web Site, la publicación socialista en línea más ampliamente leída.

¿Y qué hay de los que ya son socialistas comprometidos que quieren aprender más acerca de León Trotsky? Aquí también el WSWS, publicado por el movimiento trotskista, está siendo bloqueado. Mientras que una consulta de “Leon Trotsky” generó 5893 impresiones en mayo, ese número cayó a cero en julio.

Cuando el WSWS contactó a Robert Epstein con nuestros hallazgos, el destacado psicólogo y crítico de Google, éste concluyó, “No me cabe duda de que Google ha degradado su posicionamiento.” Epstein dijo que las investigaciones emprendidas por él y sus colegas demuestran que “la evidencia es robusta” de que “Google manipula a la gente a través de las sugerencias de búsqueda”.

El carácter de la directriz detrás de estas medidas fue dejada totalmente en claro por el anuncio publicado en un blog el 25 de abril del 2017 por el vicepresidente de ingeniería de Google, Ben Gomes, y las recién actualizadas “Pautas de Calidad de Búsquedas para Evaluadores”. El anuncio refiere a la necesidad de marcar y de degradar el posicionamiento de “resultados ofensivos inesperados, engaños y teorías de conspiración” –un lenguaje amplio y amorfo utilizado para excluir cualquier contenido oposicionista—.

Las pautas para evaluadores son todavía más explicitas. Los “evaluadores” no identificados son instruidos a darle la “más baja” calificación a todo sitio con “información no fáctica que manipule a los usuarios con el fin de beneficiar a alguna persona, empresa, gobierno u otra organización de forma política, monetaria, o de cualquier otra manera”. La calificación “más baja” también se le asignara al sitio que “presente teorías de conspiración o fraudes como si fueran hechos reales”.

Es imposible formular una directriz más explícitamente centrada en la represión de la libertad de expresión. Estas pautas están escritas de manera que le permitiría a Google degradar o bloquear una enorme gama de sitios que son críticos del gobierno y que exponen sus mentiras.

¿Quiénes son exactamente los que determinan qué representa “información no fáctica” o qué constituye una “teoría de conspiración infundada”? De hecho, prohíbe toda y cualquier expresión de opinión, salvo a las que le parecen aceptables a Google y sus aliados del Estado, particularmente el Partido Demócrata. Todos los periódicos o publicaciones que valen la pena leer caben dentro de estas “pautas”.

Algo que tiñe a estos nuevos reglamentos con aún más cinismo es el hecho de que numerosas fuentes han documentado el deliberado apoyo de Google a varios candidatos políticos, particularmente Hillary Clinton, a través de la manipulación de los resultados de búsqueda. En su libro recién publicado, Move Fast and Break Things: How Facebook, Google, and Amazon Cornered Culture and Undermined Democracy (Muévete rápido y rompe cosas: cómo Facebook, Google y Amazon arrinconaron la cultura y menoscabaron la democracia), Jonathan Taplin documenta el papel de Eric Schmidt, el director ejecutivo de la empresa matriz de Google, Alphabet, en fundar una agencia llamada The Groundwork para asistir a la campaña de Clinton directamente.

Es más, la Comisión Europea reveló este año la extensa manipulación deliberada y criminal de Google de sus resultados de búsqueda para promover su propio servicio de compras en perjuicio de sus competidores. La compañía fue multada 2700 millones de dólares.

En nombre de combatir las “noticias falsas”, Google promueve sus propias búsquedas falsas. Se ha transformado de un motor de búsqueda a un instrumento de censura.

El WSWS continuará exponiendo este ataque anticonstitucional contra los derechos democráticos. Exigimos que Google tome los pasos de rendir cuentas por sus procedimientos e identificar a quienes se les haya otorgado el poder de “evaluar” los sitios. Todos los algoritmos de Google deben ser puestos en el dominio público.

En última instancia, las medidas de Google proveen de nuevo otra demostración de la necesidad de tomar la difusión de la información fuera del control privado. Una herramienta de búsqueda que reúne tanto poder no puede ser dirigida por monopolios controlados por oligarcas multimillonarios. Tiene que estar bajo el control democrático de toda la población.

No hay duda de que las acciones de Google han prevenido que decenas de miles de personas que, de otro modo, hubieran encontrado el WSWS. Esa es la meta. No obstante, una parte muy considerable de los lectores del WSWS acceden al sitio directamente, a través de los medios sociales, o a través de otros buscadores que hasta el momento no han implementado pautas de tanto alcance como Google.

El WSWS cuenta con una base grande y leal de lectores y continúa registrando cientos de miles de visitas individuales al mes. Nos opondremos a la censura política de Google, pero necesitaremos su apoyo.

Llamamos a nuestros lectores a participar activamente, a luchar por el WSWS. Compartan y asistan con la distribución de artículos del WSWS. Suban nuestro contenido en redes sociales. Envíen nuestros artículos a amistades y compañeros de trabajo por correo electrónico. Hagan todo lo posible para que los hechos de Google sean conocidos lo más ampliamente posible.

Envíenos su dirección de correo electrónico para que pueda recibir noticias diarias del material del WSWS. Deje una declaración contra las medidas de Google. Por último, estamos luchando contra una de las más poderosas corporaciones con recursos vastos y los vínculos más estrechos con el Estado. Necesitamos su apoyo financiero para continuar y ampliar nuestra contraofensiva en oposición a la censura y todo intento de reprimir la libertad de expresión.

Consejo Editorial del WSWS