Trump invoca “opción militar” contra Venezuela

por Bill Van Auken
17 agosto 2017

La amenaza belicosa emitida el viernes por Donald Trump, de que Washington podría recurrir a una "opción militar" contra Venezuela, ha provocado una oleada de declaraciones de oposición formal por parte de varios gobiernos en toda América Latina, incluyendo regímenes derechistas como los de Argentina, Perú y Colombia que han instado en la destitución del presidente Nicolás Maduro y que han colaborado estrechamente con Washington.

Presentándose con el secretario de estado Rex Tillerson, exjefe de ExxonMobil, cuya empresa predecesora dominó durante mucho tiempo la producción de petróleo de Venezuela, y la embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas Nikki Haley, Trump declaró: "Estamos en todo el mundo y tenemos tropas en todo el mundo en lugares que están muy, muy lejos. Venezuela no está muy lejos y la gente está sufriendo. Se están muriendo. Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluyendo una posible opción militar, al ser necesario ".

Cuando un periodista le preguntó si su declaración implicaba una operación militar estadounidense en el país sudamericano, Trump respondió: "No hablemos de ello, pero una operación militar, una opción militar es ciertamente algo que podríamos perseguir".

Trump emitió su declaración en medio de sus incendiarias e irresponsables amenazas de acción militar —incluyendo un posible ataque nuclear— contra Corea del Norte. La retórica está emitida por un Estados Unidos cada vez más desenfrenado y gamberro, dispuesto a llevar a cabo guerras ilegales de agresión en todo el planeta.

La declaración, denunciada por el gobierno venezolano como "un acto de locura" y "insolente agresión extranjera", contiene cálculos políticos definitivos. Se emitió, por un lado, para la base política del derecho extremo de Trump dentro de Estados Unidos, así como para los elementos más intransigentes de la oposición derechista de Venezuela, los más comprometidos con el cambio de régimen respaldado por Estados Unidos.

La amenaza de Trump se emitió inmediatamente después de que Maduro pidiera un diálogo con Washington. En un discurso ante la recién formada asamblea nacional constituyente, cuya elección el 30 de julio Washington ha denunciado como fraudulenta, Maduro dijo que quería una "conversación personal" con el presidente de Estados Unidos, declarando: "Sr. Donald Trump, aquí está mi mano”.

La apelación se produjo después de que los funcionarios estadounidenses calificaran a Maduro como un "dictador" e impusieron sanciones económicas contra él y otros funcionarios venezolanos.

Los principales gobiernos capitalistas de América Latina habían adoptado una postura similar a la de Washington con los ministros de relaciones exteriores de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú —junto con Canadá— reuniéndose la semana pasada en la capital peruana y publicando una llamada "Declaración de Lima" que denunció la elección de la asamblea constituyente como una "ruptura con la democracia".

Washington no envió a un representante a la reunión, en un aparente intento de privar al gobierno venezolano de la posibilidad de denunciar la alineación contra Maduro como concebida por el imperialismo estadounidense. Si esta fue la intención, la declaración de Trump la ha socavado severamente.

Los comentarios de Trump atrajeron fuertes críticas de elementos cercanos al aparato militar y de inteligencia estadounidense que los percibieron como socavando la estrategia estadounidense para el cambio de régimen en Venezuela.

El comentario “improvisado” de Trump sugiriendo una intervención militar estadounidense ha arrojado a Maduro "un hermoso salvavidas en un momento en que el creciente consenso latinoamericano estaba causando fracturas dentro de sus propios partidarios y probablemente de los militares", dijo Mark Schneider, un asesor principal en el centro de estudios de Washington, el Center for Strategic and International Studies. "Ahora tendrán poca opción más que unirse por lo menos retóricamente contra la amenaza de Trump de 'enviar a los Marines’".

"Son amenazas vacías", dijo Shannon O'Neil, analista de América Latina del Council on Foreign Relations. "Y puesto que son amenazas vacías, Maduro no enfrenta nuevas consecuencias tomando una postura dura, tanto retóricamente como en contra de la oposición".

A pesar de unas indicaciones de división en Washington sobre las declaraciones de Trump, el director de la CIA, Mike Pompeo, describió a Venezuela como un "riesgo" para la seguridad nacional estadounidense.

"Los cubanos están allí; Los rusos están allí, los iraníes, Hezbollah está allí ", dijo Pompeo en una entrevista televisiva el domingo. "Esto es algo que tiene el riesgo de llegar a una situación muy, muy mala, por lo que América tiene que tomar esto muy en serio".

Defendiendo el comentario de Trump, Pompeo agregó, "Lo que creo que el presidente está tratando de lograr esta semana fue dar al pueblo venezolano la esperanza y la oportunidad de crear una situación donde la democracia pueda ser restaurada".

De forma similar, el asesor de seguridad nacional de Trump, general HR McMaster, dijo que Washington está preocupado por "cómo esta crisis podría evolucionar" y lo que podría hacer "para prevenir una catástrofe humanitaria aún mayor". Anadió que “El presidente nunca quita opciones de la mesa en cualquiera de estas situaciones. Y lo que le debemos a él son opciones”.

La pretensión de que el gobierno de Trump se preocupe por el sufrimiento del pueblo venezolano es absurdo. El imperialismo estadounidense ha infligido "catástrofes humanitarias" en poblaciones desde los Balcanes al Medio Oriente durante el último cuarto de siglo y actualmente está involucrado en sangrientas guerras contra el pueblo de Irak, Siria y Yemen.

Washington está tratando de poner suficiente presión económica sobre Venezuela para hundir al país en una crisis incontrolable en la que los militares se volverían en contra de Maduro e instalarían un gobierno más subordinado a los intereses estadounidenses.

Las preocupaciones de Estados Unidos no se centran en el creciente empobrecimiento y hambre de los trabajadores y pobres venezolanos, sino en la perspectiva de que el gobierno de Maduro consolide vínculos económicos más estrechos con Rusia y China, socavando el intento de avanzar una hegemonía imperialista estadounidense en América Latina.

Las sanciones impuestas hasta el momento, aunque no tienen las exportaciones de petróleo de Venezuela como un objetivo directo, han servido para desestabilizar aún más la economía del país, al alejar del país a los inversionistas extranjeros y poner en duda su capacidad para continuar refinanciando su deuda externa.

En la semana posterior a la elección de la Asamblea Constituyente, los precios de los alimentos en muchos casos se duplicaron, ya que el valor de la moneda venezolana se depreció en 45% ciento frente al dólar.

El Washington Post citó a la firma venezolana de datos Ecoanalítica indicando que la economía podría reducirse en 10,4 por ciento este año. Los despidos y los cierres de fábricas ya están muy extendidos.

Los programas de asistencia social iniciados bajo la presidencia de Hugo Chávez durante un período de altos precios del petróleo se han vuelto cada vez más rajados, y el gobierno no ha podido otorgar aumentos salariales y de pensiones para compensar para la última ronda de inflación.

Mientras tanto, las cifras anunciadas el viernes indicaron una disminución en 90 por ciento de ganancias de la petrolera estatal PDVSA, cuya producción ha caído en 20 por ciento en los últimos dos años a medida que los precios cayeran a $35 por barril. Venezuela depende del petróleo para 95 por ciento de sus ingresos de exportación.

El gobierno "socialista bolivariano" ha realizado continuamente sus pagos de deuda a los bancos internacionales, aun cuando las reservas de divisas para la compra de importaciones esenciales de alimentos y medicinas han disminuido, lo que conduce a un hambre generalizado y a un fuerte aumento de las tasas de mortalidad infantil y materna.

Los bancos han cosechado algunas de las mayores tasas de ganancia en Venezuela, mientras que una capa capitalista cercana al gobierno, la llamada boliburguesia, compuesta por contratistas, especuladores financieros, oficiales militares superiores y miembros del partido gobernante, se han enriquecido. Las condiciones de las masas se han deteriorado gravemente.

A pesar del creciente descontento social en la clase obrera, las manifestaciones masivas montadas por la coalición de oposición de derecha, el MUD, en los últimos cuatro meses se han reducido, con apenas 1000 personas saliendo el fin de semana para una manifestación. Aunque son hostiles a Maduro, grandes sectores de trabajadores ven a la oposición derechista con igual hostilidad, siendo representantes de la antigua oligarquía gobernante del país.

El MUD está visiblemente dividido, con las capas predominantes anunciando su intención de participar en las próximas elecciones regionales. Los elementos más derechistas han denunciado esta decisión como una "rendición".

María Machado, líder del Partido Vente Venezuela (VV), que durante mucho tiempo recibió ayuda del National Endowment for Democracy, la agencia estadounidense creada para hacerse cargo de operaciones políticas en el extranjero anteriormente realizadas por la CIA, anunció que rompería con la coalición y que seguiría luchando por "la salida" del gobierno de Maduro.

Son estas capas las que Trump está tratando de fortalecer. Al mismo tiempo, la amenaza de una intervención militar directa de Estados Unidos en Venezuela no puede ser descartada como una simple bravata. Si Washington se ve obligado a echarse atrás en sus amenazas de guerra contra Corea del Norte, podría tratar de reafirmar su "credibilidad" con un acto de pura agresión militar en otros lugares.