Nuevos detalles resaltan la negligencia criminal en la muerte de residentes de hogares de ancianos en Florida

por Niles Niemuth
19 septiembre 2017

Las muertes de ocho residentes de hogares de ancianos el miércoles en Hollywood, Florida, que se habían dejado sofocar en calor extremo después de que el huracán Irma causó un apagón, han expuesto la incompetencia y la indiferencia de la clase gobernante, que tiene la responsabilidad última de este crimen social.

Los más de 150 residentes del Centro de Rehabilitación de Hollywood Hills tuvieron que sufrir en humedad y temperaturas extremas en el edificio que se aproximaban a los 110 grados Fahrenheit (43 grados centígrados).

Aunque la instalación tenía un generador, se utilizó sólo para proveer electricidad a la cocina. Cuando la electricidad fue restaurada por el proveedor de servicios públicos Florida Power and Light (FPL), las unidades de aire acondicionado portátiles y ventiladores fueron empleados, pero hicieron poca diferencia para los residentes. La unidad de aire acondicionado central permaneció fuera de línea porque el transformador que lo alimentaba había sido dañado en la tormenta.

El personal de Hollywood Hills llamó al 911 temprano en la mañana del miércoles después de que los residentes comenzaran a quejarse de que se sintieron enfermos. El primer paciente fue llevado al otro lado de la calle a Memorial Regional Hospital alrededor de las 3 de la mañana. Después de que el tercer paciente llegara unas dos horas después, el personal del hospital corrió al otro lado de la calle para revisar el hogar de ancianos y encontró a los residentes sufriendo en un calor insoportable.

“No teníamos ni idea de la magnitud de lo que estaba pasando hasta que literalmente enviamos al personal de habitación a la habitación para revisar a la gente”, dijo el Dr. Randy Katz, presidente de la medicina de emergencia de Memorial al New York Times. Katz reportó que al menos un paciente del hogar de ancianos había entrado a la sala de emergencia el martes buscando tratamiento, pero no había sospechas acerca de las condiciones potencialmente mortales en la instalación.

Tres de las víctimas fueron encontradas muertas en sus habitaciones, un cuarto cuerpo fue localizado en una funeraria, y las víctimas restantes murieron en el hospital. Al menos 40 de los residentes fueron identificados con problemas respiratorias y sufriendo de condiciones potencialmente mortales.

Las ocho víctimas fueron identificadas el miércoles por el examinador médico del condado de Broward como Carolyn Eatherly, 78; Miguel Antonio Franco, 92; Estella Hendricks, 71; Betty Hibbard, 84; Manuel Mario Medieta, 96; Gail Nova, 71; Bobby Owens, 84; y Albertina Vega, 99.

Jeffery Nova, el hijo de Gail Nova, que había vivido en la instalación durante ocho años, dijo al Miami Herald que había escogido Hollywood Hills porque estaba tan cerca de Memorial Hospital. “Si ella necesitaba atención, literalmente tenían que ir sólo unos pies”, dijo.

El material promocional en el sitio web del hogar ancianos alardea de que esté situado al otro lado de la calle del hospital, garantizando que “nuestros pacientes tienen acceso a aún más de la mejor atención de salud a todas horas del día y de la noche”.

Sigue siendo poco clara la cuestión de por qué el personal del hogar de ancianos esperara tanto tiempo para buscar ayuda, ya que el hospital nunca perdió electricidad ni aire acondicionado durante la tormenta o inmediatamente después.

El hospital había sido designado como una “instalación de infraestructura crítica” por FPL y el condado de Broward, mientras que Hollywood Hills y los hogares de ancianos en general no habían sido designados como críticos y no eran una prioridad para la compañía de servicios públicos.

FPL y los funcionarios del condado de Broward trataron de absolverse de cualquier responsabilidad por el horror que tomó lugar en el hogar de ancianos, cada uno culpando a los demás por la falta de calificación de hogares de ancianos como instalaciones críticas y tratando de transferir la culpa al personal del hogar de ancianos.

Un portavoz de FPL afirmó que la compañía no consideraba a Hollywood Hills como una instalación crítica porque el condado de Broward no la había designado como tal. La alcaldesa del condado de Broward, Barbara Sharief, a su vez publicó una declaración que culpó a los documentos de orientación de la FPL por la designación de hogares de ancianos como “no críticos”.

Sharief también reportó que mientras el personal de Hollywood Hills informó al centro de operaciones de emergencia del condado de que un árbol había caído sobre el transformador de aire acondicionado, no se había enviado al personal de emergencia para investigar porque “no solicitaron ayuda o indicaron que existía una emergencia médica”.

El administrador de Hollywood Hills, Jorge Carballo, informó que la instalación había contactado inmediatamente a FPL para reportar el transformador dañado y hecho seguimiento varias veces para recibir información actualizada sobre cuándo se podría hacer una reparación.

Incluso después de la tragedia en Hollywood Hills, 62 de los 700 hogares de ancianos de Florida permanecieron sin electricidad el jueves, dejando a miles de ancianos en riesgo. Al menos 80 residentes fueron evacuados de la Vivienda Asistida Crystal Bay en North Miami Beach el miércoles debido a la falta de aire acondicionado. Century Village, una comunidad de jubilados en los cercanos Pembroke Pines, permaneció sin energía el jueves.

Incluso cuando el desastre que ha envuelto gran parte de la Florida después de huracán Irma continuó desarrollándose, el presidente Donald Trump hizo una visita a Fort Myers y Nápoles en la costa del golfo para alabar la respuesta del gobierno a la tormenta. No hizo ninguna referencia a las muertes en Hollywood.

“Vamos a ver a algunas de las personas y asegurarnos de que estén felices”, dijo Trump a periodistas en Fort Myers, que fue inundada por la marea tormentosa. “Creo que estamos haciendo un buen trabajo en la Florida.”

Más de 150 personas han fallecido debido a los huracanes Harvey e Irma y cientos de miles en Estados Unidos han perdido sus hogares o sus medios de vida, pero los medios de comunicación corporativos se alargan de la supuestamente mejorada respuesta a estas tormentas en comparación con el huracán Katrina. Citando el menor número de muertos en comparación con las más de 1.800 muertes en Katrina e ignorando el impacto mucho más amplio de las recientes tormentas en términos de hogares destruidos, puestos de trabajo perdidos y comunidades devastadas, y la falta de planificación y abandono de la infraestructura expuesto, el New York Times publicó el miércoles un artículo de primera plana con el titular “Estados Unidos muestra signos de mejoría en la respuesta de ayuda”. Sólo unas horas más después, el periódico publicó la noticia de los ocho ancianos residentes en la Florida muertos por negligencia oficial e indiferencia después de Irma.