El Departamento de Justicia de los EUA obliga a RT America a registrarse como “agente extranjero”

por Trévon Austin
11 noviembre 2017

RT (“Russia Today”), la emisora de televisión e Internet opositora con sede en Rusia, anunció el jueves que el Departamento de Justicia de Estados Unidos la obligó a registrarse como un “agente extranjero” en virtud de la Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA). Washington le ha dado a este medio hasta el lunes para registrarse como agente extranjero o su director podría ser arrestado y sus activos congelados.

La medida es producto de la actual cacería de brujas antirrusa liderada por el Partido Demócrata, junto con las agencias de inteligencia de los Estados Unidos, con el objetivo de deslegitimar y prohibir la oposición política interna.

Las acciones del Departamento de Justicia tendrán un efecto escalofriante en los numerosos periodistas independientes que trabajaron o aparecieron en RT, así como en la libertad de prensa en Estados Unidos en general.

“Al exigir que RT America se registre como agente extranjero, el gobierno no ha presentado pruebas de que RT reúna las condiciones como un equipo extranjero de cabildeo, ni se ha molestado en explicar cómo esta red es diferente de Al Jazeera, la BBC u otras emisoras estatales”, Max Blumenthal, editor principal de Grayzone Project de AlterNet, y un invitado habitual en RT America, le dijo al World Socialist Web Site.

“La única conclusión que se puede extraer es que el gobierno de los EUA se ensaña con la RT por motivos políticos, sobre la base de su papel como plataforma de perspectivas críticas de la política exterior estadounidense y como ensayo para una campaña más amplia de supresión de medios”, dijo. Adicional.

El 6 de enero, el Director de Inteligencia Nacional de EUA publicó un informe sobre la “intervención rusa” en la política estadounidense, que denunció a RT como una plataforma para el sentimiento de oposición en los Estados Unidos.

El informe alegaba que el “canal retrataba el proceso electoral de los EUA como antidemocrático y presentaba llamadas de manifestantes estadounidenses para que el público se levantara y ‘recuperara este gobierno’”.

El informe continuaba: “En un esfuerzo por resaltar la supuesta ‘falta de democracia’ en los Estados Unidos, RT transmitió, organizó y publicitó debates de candidatos de terceros y publicó informes que respaldaban la agenda política de estos candidatos. Los anfitriones de RT afirmaron que el sistema bipartidista de los Estados Unidos no representaba las opiniones de al menos un tercio de la población y es una ‘farsa’”.

El informe del director de Inteligencia Nacional denunció además la cobertura favorable de RT del movimiento Ocupar Wall Street, declarando que “RT enmarcó el movimiento como una lucha contra ‘la clase dominante’ y describió el sistema político estadounidense actual como corrupto y dominado por las corporaciones”.

La Ley de Registro de Agentes Extranjeros de la época de la Segunda Guerra Mundial exigía que las empresas o personas consideradas que trabajaran en nombre de un gobierno extranjero en los EUA divulgaran su financiación y su relación con gobiernos o actores extranjeros ante el Departamento de Justicia (DOJ, siglas en inglés). De acuerdo con RT, más de 400 entidades están registradas en virtud de la ley, pero no se incluye un solo medio de comunicación en la lista.

El DOJ originalmente envió una carta a RT America en septiembre sugiriendo que la compañía estaba obligada a registrarse bajo el FARA. El registro bajo la ley requeriría que el establecimiento divulgara información confidencial, incluida la información personal de sus empleados. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia declaró que la acción “tendría serias consecuencias legales” y “comprometería la seguridad de los empleados de [RT]”.

RT America ha anunciado que cumplirá con la demanda del DOJ, pero recurrirá la decisión ante el tribunal. La editora en jefe de RT Margarita Simonyan afirmó que la decisión ponía en duda la libertad de expresión en los Estados Unidos.

“Creemos que este requisito no es solo contrario a la ley, y tenemos la intención de probarlo en los tribunales. Este requisito es discriminatorio, contradice los principios de la democracia y la libertad de expresión”, dijo. Simonyan agregó, “Nos priva de una competencia justa con otros canales internacionales, que no están registrados como agentes extranjeros”.

En su declaración al WSWS, el Sr. Blumenthal condenó el silencio de la organización internacional de derechos humanos sobre la represión contra RT. “Hasta ahora, las libertades civiles y las organizaciones de derechos humanos no han dicho nada sobre el asalto del gobierno contra RT America. En su silencio, grupos de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, siglas en inglés), Amnistía Internacional y el Comité para la Protección de los Periodistas se han hecho cómplices de una cruzada McCarthy-ista que está acabando con la libertad de prensa”.

En las audiencias parlamentarias de la semana pasada sobre “contenido extremista”, los legisladores exigieron que las empresas de medios sociales tomaran medidas decisivas para censurar el “contenido dañino”. Los miembros del Congreso criticaron a los representantes de Google, Facebook y Twitter por testificar que sus redes sociales habían sido utilizadas por un poder extranjero para influir en las elecciones de 2016.

A principios de este mes, Google eliminó RT de su lista de canales “preferidos” en YouTube. En una de las audiencias, la senadora Dianne Feinstein presionó al asesor legal de Google sobre por qué le llevó tanto tiempo a YouTube revocar el estatus de RT como canal “preferido”. Exigió: “¿Por qué Google le dio un estatus de preferencia a RT, un arma de la propaganda rusa, en YouTube? ... Les tomó hasta septiembre de 2017 hacerlo”.

La representante demócrata de California, Jackie Speier, afirmó que RT “busca influir en la política y alimentar el descontento en Estados Unidos”. Preguntó: “¿Por qué no cerró RT en YouTube? ... Es una máquina de propaganda ... la comunidad de inteligencia dice que es un arma de uno de nuestros adversarios”.

Además de su campaña contra RT, Google ha realizado cambios radicales en su buscador y servicio de noticias que redujo drásticamente el tráfico a sitios web izquierdistas, antiguerra y progresistas, incluyendo al World Socialist Web Site, que ha visto caer su tráfico de búsqueda desde Google en un 74 por ciento desde abril.

Esta medida del Departamento de Justicia intensificará dramáticamente esta campaña de censura en línea, dirigida principalmente contra la oposición política de izquierdas.