Tras las amenazas de Estados Unidos contra Corea del Norte, China colma de honores a Trump

por James Cogan
11 noviembre 2017

El hecho de que China engañe al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, esta semana, dice mucho sobre los intereses de clase que está sirviendo el régimen encabezado por el Partido Comunista Chino (PCCh) y su “líder supremo”, Xi Jinping. Trump, un chauvinista multimillonario y defensor de la guerra comercial y el enfrentamiento militar con China, ha recibido los máximos honores de Estado por parte de los representantes corruptos de la oligarquía capitalista china.

Ayer, los niños que agitaban banderas estadounidenses y chinas saludaron a Trump en el aeropuerto de Pekín. Junto con la Primera Dama Melanie Trump, fue llevado inmediatamente a la Ciudad Prohibida, el antiguo palacio de los emperadores chinos, para una visita guiada privada con Xi y su esposa, junto con fotografías en escena y un “té de la tarde”. Por la tarde después de un banquete y una representación de la ópera china, un niño actor, ensimismado en la adoración del presidente de Estados Unidos, le dijo: “¡Te amo!”.

Hoy, a Trump se le otorgó una “ceremonia de bienvenida” al aire libre frente al Gran Salón del Pueblo en la Plaza de Tiananmen, con una guardia de honor militar, la presencia de docenas de altos cargos del PCCh y más niños agitando las barras y estrellas.

Esta obsequiosidad oficial ha sido duplicada en los medios controlados por el Estado. The Global Times, que a menudo publica denuncias nacionalistas chinas de la política exterior de EUA, escribió en su editorial de hoy:

“Trump es uno de los jefes de Estado más populares en el internet chino y, en general, el público chino tiene una actitud positiva hacia él ... No fue hasta su victoria electoral que el público chino se dio cuenta de que los medios estadounidenses los habían engañado. Muchos de los principales medios de comunicación estadounidenses están ahora desacreditados entre el público chino, en parte debido a sus informes falsos durante las elecciones y la oposición subjetiva contra Trump ... Los chinos aprecian su franqueza, que contrasta agudamente con Hillary Clinton, que siempre se da aires ... También ha mostrado su respeto por el líder de China, elogiando públicamente al presidente Xi Jinping varias veces ...”.

El “público chino” —es decir, la clase trabajadora, los millones de obreros y los pobres del campo— han quedado en la ignorancia sobre el ultimátum de Trump, lanzado horas antes de su llegada a Beijing, de que Estados Unidos atacará a Corea del Norte si esta no desmantela sus programas nucleares y de misiles.

La preparación para la guerra con Corea del Norte, bajo el pretexto de que representa una “amenaza mundial”, ha estado a la vanguardia de la gira de 12 días de Trump por la región asiática. Fue el tema clave discutido durante sus visitas a Japón y Corea del Sur, y será un tema principal de la agenda en las conversaciones a puertas cerradas en China. También dominará el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC, siglas en inglés), que se reúne en Vietnam el viernes, y la Cumbre de Asia Oriental (EAS), que tendrá lugar en Filipinas el lunes.

La señal que emana de Beijing es que, a pesar de su alianza militar formal con Corea del Norte, está preparada para arrojar al régimen de Pyongyang a los lobos. La respuesta del Ministerio de Asuntos Exteriores chino al discurso de Trump en Corea del Sur fue para declarar que China estaba “comprometida en realizar la desnuclearización de la península de Corea” y “resolver el problema a través del diálogo y la consulta”.

Es probable que Beijing esté ejerciendo una enorme presión sobre Corea del Norte para que se doblegue a los dictados de los Estados Unidos y despojar a la administración Trump de un pretexto para la guerra. Hasta ahora, la respuesta de Pyongyang ha sido denunciar a Trump como un “perro rabioso”, y exigir que se destituya al “perro rabioso” como presidente de los Estados Unidos.

La orientación estratégica del régimen chino es evitar un enfrentamiento abierto con Washington el mayor tiempo posible, combinado con esfuerzos concertados para expandir su influencia económica y diplomática a expensas del imperialismo estadounidense.

En lo que parece ser un intento de prevenir las amenazas proteccionistas de Trump, los conglomerados chinos se han comprometido, durante su visita, a hacer inversiones a gran escala en los EUA y compras de productos estadounidenses.

Según fuentes de Bloomberg, el secretario de Comercio, Wilbur Ross, se jactó ayer ante los jefes de negocios estadounidenses que acompañan a Trump a China de que podrían firmarse hasta $250 mil millones en proyectos y acuerdos comerciales con sede en Estados Unidos.

Bloomberg ha informado los detalles de algunos de estos acuerdos. La empresa estatal Chinese Investment Corp contratará a Goldman Sachs para invertir hasta $5 mil millones en acciones de compañías energéticas estadounidenses. La corporación de teléfonos móviles Xiaomi se asociará con Qualcomm, con sede en los Estados Unidos. Sinopec, la enorme corporación energética de propiedad estatal, invertirá tanto como $7 mil millones en los campos de petróleo y gas de Texas. La compañía química Sinochem se asociará con Alaska Gasline Development. General Electric recibirá fondos de inversión del Banco Industrial y Comercial de China.

Otras ofertas incluyen el minorista en línea chino JD.Com que firma contratos para comprar hasta $2 mil millones en carne de res, cerdo y otros productos básicos de los EUA; el Consejo de la Soja de los Estados Unidos ha recibido exportaciones adicionales; según los informes, la multinacional estadounidense Honeywell International firmó un acuerdo de servicios con Spring Airlines —la mayor aerolínea de bajo coste de China— y un memorando de entendimiento para procesar etano con Oriental Energy; Bell Helicopter y Caterpillar están recibiendo pedidos adicionales de empresas chinas.

El conflicto subyacente entre los EUA y China sobre la hegemonía en la región de Asia y el Pacífico, sin embargo, emergerá bruscamente en APEC y el EAS.

En ambas cumbres, la administración Trump, que ha rechazado el tratado comercial con el Pacífico (TPP, Trans Pacific Partnership), para consternación de sus aliados como Japón y Australia, está emitiendo amenazas de guerra comercial si los países asiáticos no compran más exportaciones estadounidenses.

China, por el contrario, ofrecerá a los principales Estados regionales oportunidades de comercio e inversión, a través de la propuesta Regional Comprehensive Economic Partnership (RCEP), un bloque rival del TPP, que excluye a los Estados Unidos. También busca atraer a los países a su órbita mediante la participación en sus proyectos masivos denominados “Un cinturón, una carretera”, destinados a desarrollar una red de enlaces de energía y transporte entre Asia y Europa, que también margina a Estados Unidos.

Estados Unidos está siendo impulsado hacia una confrontación militar con China en la lucha por el dominio de los recursos, los mercados y las ganancias. La guerra contra Corea del Norte se considera, en círculos estratégicos estadounidenses, como un medio para cambiar el equilibrio de fuerzas en la región y para posicionar a Washington para lo que considera una guerra inevitable con la propia China.