Cinco millones de personas en el Reino Unido ganan menos de £ 8,10 por hora

por Thomas Scripps
15 noviembre 2017

Han surgido más pruebas de las desesperadas condiciones que enfrentan millones de trabajadores mal pagados en todo el Reino Unido.

Incluso cuando el gobierno conservador aumenta el salario vital voluntario del Reino Unido a £ 8,75 por hora (£ 10,20 en Londres), la Fundación Resolución (Resolution Foundation) informa de que una cuarta parte de los trabajadores mal pagados estuvieron permanentemente atrapados en empleos de bajos salarios en la última década.

Casi la mitad fluctuó dentro y fuera del nivel de salario bajo, mientras que solo uno de cada seis escapó a un empleo mejor remunerado. El salario bajo es definido por la fundación como menos de dos tercios del salario medio por hora de £ 12,10. Esto significa que más de 5 millones de personas están ganando £ 8,10 por hora o menos.

El surgimiento de una fuerza laboral con salarios bajos, apenas 70 peniques menos que el nuevo salario supuestamente digno, refleja cambios estructurales más amplios en la economía británica y mundial luego del colapso financiero de 2008. El empleo a tiempo completo ahora está fuera del alcance de muchos, con números cada vez mayores forzados a trabajar a tiempo parcial precario y por cuenta propia, careciendo incluso de protecciones básicas, incluido el pago por enfermedad. Según el informe, el 64 por ciento de los que están permanentemente atrapados en salarios bajos trabajaban a tiempo parcial.

Para la clase trabajadora británica, el período de austeridad desde 2008 ha sido una caída continua y drástica en los salarios reales: un 11 por ciento en 2017 en comparación con 2007, y con la inflación sigue superando el crecimiento de los salarios a lo largo de este año. La única sección de la fuerza de trabajo para mejorar su salario fue el 15 por ciento más pobre, gracias al abismal bajo nivel en el que estos trabajadores comenzaron. El informe de la Fundación Resolución resalta las fuertes divisiones en estas “ganancias”. El 25 por ciento de los que tienen bajos salarios que están atrapados allí vieron aumentar sus salarios en solo 40 peniques por hora, muy por detrás del aumento de £ 4,83 para uno de cada seis que escapó y señaló a la creación de un sector permanente de la fuerza de trabajo con salarios de pobreza.

Para los trabajadores de bajos ingresos menores de 25 años, incluso esta imagen es demasiado optimista. No tienen derecho al salario vital nacional (£ 7,50/hora), sino que ganan el salario mínimo de entre £ 4,05/hora y £ 7,05/hora según la edad, o £ 3,50/hora para los aprendices. A los trabajadores jóvenes se les paga entre £ 820 y £ 6.300 por año por llevar a cabo el mismo trabajo que los trabajadores de más edad, según un informe de Young Women’s Trust. Una encuesta a más de 4.000 jóvenes realizada por la organización benéfica encontró que elevar el salario mínimo de aprendiz y extender el salario vital nacional a menores de 25 años fueron las dos políticas sugeridas más populares (con el 83 por ciento y el 79 por ciento a favor).

Según un estudio realizado por el Congreso de Sindicatos (TUC), los jóvenes de entre 16 y 17 años que trabajan 40 horas a la semana por el salario mínimo, estaban £ 300 por debajo al año en términos reales en comparación con 2008, y los que tenían entre 18 y 20 años £ 250 por debajo.

Tanto los jóvenes como los trabajadores de más bajos salarios se han visto particularmente afectados por los recortes en la asistencia social y el aumento en el costo de la vida, superando con creces las magras ganancias salariales.

Entre los aumentos más punitivos en los costos de vida en la última década está el del cuidado de los niños. La Fundación Resolución destaca a las mujeres jóvenes en su temprano a mediados de los años 20 como uno de los grupos más vulnerables cuando se trata de pagos bajos.

Según una investigación reciente del TUC, el costo promedio de cuidado de niños aumentó 48 por ciento entre 2008 y 2016. Un padre soltero en trabajo a tiempo completo en 2016 gastaba, en promedio, un quinto de su salario para colocar a un niño de un año en una guardería durante 21 horas a la semana, en comparación con una sexta parte en 2008. Dos padres en el trabajo a tiempo completo vieron un salto del 8 por ciento al 11 por ciento de sus ingresos gastados en el cuidado infantil desde 2008 hasta 2016.

Hablando en nombre del Family and Childcare Trust, Ellen Broome explicó: “Las familias de bajos ingresos que reclaman el Crédito Universal normalmente se llevan a casa solo £ 1,96 por hora después de pagar los costos del cuidado de los niños, y algunos obtienen todavía menos que eso”.

Los gastos paralizantes, combinados con los bajos salarios, han conducido a niveles graves de endeudamiento. La deuda total del consumidor de la financiación de automóviles, préstamos personales y tarjetas de crédito asciende a £ 200 mil millones. La tasa de crecimiento anual del crédito al consumo se sitúa en el 10 por ciento, en comparación con un crecimiento del ingreso familiar anual del 2 por ciento. Los trabajadores se están viendo obligados a pedir dinero prestado a una escala sin precedentes para salir adelante. Hay 8,3 millones de personas en el Reino Unido con deudas problemáticas, según el Servicio de Asesoramiento Financiero. La mitad de todos los adultos del Reino Unido son “financieramente vulnerables, altamente dependientes del crédito o incapaces de hacer frente a pequeños aumentos en las facturas”, según la Financial Conduct Authority (FCA).

Los jóvenes y los inquilinos enfrentan los mayores problemas, ambos típicamente entre los mal pagados. Las personas de entre 25 y 34 años de edad tienen, en promedio, cinco veces más deudas no garantizadas que los mayores de 55 años (el doble que las personas de entre 35 y 44 años) y tienen tres veces más probabilidades de utilizar el crédito para pagar artículos esenciales como comida. En comparación con los titulares de hipotecas, los inquilinos tienen el doble de probabilidades de recurrir al crédito para pagar artículos esenciales. Las cifras de la FCA publicadas en octubre muestran que el 55 por ciento de las personas entre 18 y 24 años están endeudadas, al igual que el 63 por ciento de las personas entre 25 y 34 años, debido a un promedio de más de £ 8.000. Además, el 20 por ciento de las personas de entre 25 y 34 años no tienen ningún ahorro, y otro 33 por ciento tiene menos de £ 1.000.

Con el Banco de Inglaterra comenzando a subir las tasas de interés, millones de personas se encuentran en el precipicio.

A la luz de estas cifras, los incrementos miserables planeados para el Reino Unido y el Salario Nacional de Vida se revelan como un fraude. El reciente aumento al salario vital del Reino Unido significa que solo 150.000 trabajadores se verán afectados y muchas compañías importantes se rehusarán a pagar la tarifa más alta. Los planes para aumentar el mínimo obligatorio por más de 25 años a £ 8,75 por hora todavía dejarán unos 4,3 millones estimados de trabajadores con bajos salarios, según la Fundación Resolución. Además, se espera que el número de trabajadores agrupados dentro del 1 por ciento de sueldos más bajos se duplique a 3,7 millones para 2020.

La propuesta del Partido Laborista es aumentar el mínimo a £ 10 por hora, pero ni los Laboristas ni el TUC (sindicato) están preparados para desafiar seriamente a los empleadores que pagan bajos salarios.

Respondiendo al reciente aumento en el mínimo voluntario, el alcalde laborista de Londres, Sadiq Khan, apeló a las empresas, “Pagar el salario digno de Londres no es solo la acción de una organización responsable, sino también exitosa. Muchos de los empleadores acreditados con los que hablo me cuentan sobre el aumento de la productividad y la reducción de la rotación de personal que han experimentado desde que se inscribieron”.

La Secretaria General de TUC, Frances O’Grady, por otro lado, continúa solicitando al gobierno conservador que adopte el plan laborista, “elevando el salario mínimo a £ 10 por hora tan pronto como sea posible”.

La burocracia sindical es totalmente incapaz de abordar la causa fundamental de los bajos salarios, el aumento de los costos de vida y la deuda: el ejercicio cada vez más forzado de las leyes de la economía capitalista. Según un informe del Institute for Public Policy Research sobre la desigualdad de la riqueza en Gran Bretaña, “cada generación desde los ‘baby boomers’ de la posguerra ha acumulado menos riqueza que la generación anterior a la que tenían a la misma edad”. Esta no es una cuestión de un conflicto intergeneracional, sino del colapso del orden de la posguerra y una crisis capitalista cada vez más profunda que los recién ingresados al mercado laboral están sintiendo más agudamente.