La especulación de Bitcoin continúa aumentando

por Nick Beams
27 diciembre 2017

La ola especulativa en la criptomoneda bitcoin vio otro aumento esta semana cuando el mercado financiero CME –con sede en Chicago– comenzó a cotizar en futuros de bitcoins. Esto le siguió a la decisión del grupo más pequeño Cboe de iniciar el comercio de futuros una semana antes.

Estas decisiones abren, de manera significativa, el camino para que los grandes inversores institucionales entren en el frenesí de Bitcoin. Hasta ahora, han sido retenidos debido a las restricciones a la negociación en mercados no regulados. Sin embargo, la negociación en un mercado regulado de futuros abre nuevas posibilidades de ganancias especulativas.

Al informar sobre la apertura de las operaciones de futuros de Bitcoin, el Financial Times dijo que “se produjo en respuesta a los crecientes precios de las criptomonedas y la demanda de inversionistas profesionales que buscan la exposición dentro de las paredes de un mercado regulado”.

El precio del bitcoin llegó a los $20.000 esta semana –un aumento de 20 veces desde el comienzo del año– pero retrocedió luego de que dos intercambios de criptomonedas sufrieran problemas. Una bolsa de Corea del Sur se vio obligada a declararse en quiebra después de un ciberataque, lo que provocó que perdiera el 17 por ciento de sus activos, y la bolsa de San Francisco –Coinbase– informó que estaba investigando al personal por mal uso de información privilegiada.

Hay advertencias de que la burbuja especulativa podría estallar pronto, incluso por parte de uno de sus primeros defensores, Emil Oldenburg, fundador de Bitcoin.com, quien dijo que había liquidado todas sus acciones.

“Diría que una inversión en bitcoin es ahora la inversión más arriesgada que puede hacer. Hay un riesgo extremadamente alto”, dijo al sitio tecnológico sueco Breakit.

Sin embargo, Oldenburg provocó otro aumento, cuando dijo que se estaba moviendo hacia el efectivo de Bitcoin, una escisión del bitcoin que fue creado en agosto. El martes, el efectivo de Bitcoin subió de precio a $450 en 90 minutos.

Los apetitos de los especuladores financieros continúan siendo estimulados por informes de ganancias masivas hechas por los fondos de cobertura que se especializan en bitcoins y en muchas otras criptomonedas, como Ethereum, Ripple y Litecoin.

El martes, el New York Times informó que el Pantera Bitcoin Fund, creado en 2013 para especializarse en criptomonedas, había entregado un rendimiento del 25.004 por ciento desde su creación, la mayor parte de este año debido al asombroso aumento en el precio del bitcoin.

Según el informe, este año se han establecido más de 150 fondos de cobertura basados en criptomonedas, lo que da un total de 175.

En una nota para los clientes esta semana, Morgan Stanley dijo que este año se han invertido aproximadamente dos mil millones de dólares por fondos de cobertura especializados que se enfocan en criptomonedas.

El proveedor de datos de la industria de fondos de cobertura HFR lanzó la semana pasada dos nuevos índices, uno que cubre las criptomonedas y el otro centrado en la tecnología subyacente blockchain. Informó que el índice de criptomonedas había aumentado un 292 por ciento desde su inicio y un 1641 por ciento hasta noviembre de 2017.

En un comunicado que anunciaba los nuevos índices, HFR dijo que el interés de los inversionistas en las tecnologías blockchain y las criptomonedas “aumentó en los últimos meses a medida que estas innovaciones continúan avanzando hacia lo mainstream y generan oportunidades atractivas para los inversores, gestores de carteras, comerciantes y otros participantes del mercado”.

El carácter frenético de la especulación se expresa en la breve historia de la compañía Longfin, que se lanzó en el mercado Nasdaq el miércoles de la semana pasada. Desde su lanzamiento, las acciones en la compañía han aumentado un 2600 por ciento, la mayor parte del aumento viene desde el viernes pasado cuando anunció que estaba comprando Ziddu.com, una compañía involucrada en la tecnología de blockchain.

Sus acciones se abrieron a $5, luego subieron a más de $22 el viernes y alcanzaron más de $72 el lunes, convirtiendo a su fundador en multimillonario prácticamente de la noche a la mañana. La compañía dijo que estaba utilizando la tecnología blockchain para ofrecer préstamos en monedas de Ziddu, una moneda digital que había creado “vagamente vinculado” a ethereum y bitcoin. Incluso el fundador de la compañía dijo que la escalada en el precio de las acciones era “injustificada”.

Algunos observadores del mercado están comparando la situación con la de 1999, durante la burbuja de las punto.com, cuando las empresas que promovían las empresas de Internet se dispararon.

En una nota emitida el lunes, Jordan Rochester, analista de la firma financiera japonesa Nomura, dijo: “El nivel de manía especulativa ha llegado al punto en que las empresas han impulsado el precio de las acciones simplemente insertando ‘blockchain’ al final de sus nombres”.

Longfin no es la única compañía que disfruta de un ascenso espectacular. El Financial Times informó que las acciones de Rich Cigars, un fabricante de cigarros, subieron más de 2000 por ciento en un solo día la semana pasada. Había anunciado que estaba cambiando su nombre a Intercontinental Technologies y entrando en el negocio de la minería de criptomonedas, el proceso mediante el cual se crean nuevos bitcoins y otras monedas virtuales.

El jefe de inversiones de Capital Innovations Michael Underhill dijo al Financial Times que el mercado estaba siendo impulsado por el “miedo a perderse de la moda de los bitcoins” y que la escalada de Longfin “no tenía ninguna razón fundamental en una compañía que usaba tecnología que poca gente entiende”.

El martes, los reguladores de EE. UU. detuvieron la negociación de las acciones de Crypto Company, cuyo valor subió un 2000 por ciento este mes, citando preocupaciones sobre la posibilidad de manipulación del mercado.

Sin embargo, incluso en medio de advertencias de que esta especulación es extremadamente arriesgada, continúa el impulso para extenderla.

Habiendo establecido un mercado para la negociación de futuros de bitcoin, Cboe ha emitido una solicitud a la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, siglas en inglés) para que tenga dos fondos cotizados en bolsa (EFT, siglas en inglés) vinculados a bitcoin en sus mercados.

Hasta ahora, la SEC ha rechazado tales iniciativas y en marzo pasado rechazó una propuesta de los gemelos Winkelvoss, que ayudaron a fundar Facebook, para tener un ETF basado en la lista de bitcoins. Pero la decisión de Cboe y CME de iniciar operaciones de futuros está aumentando la presión sobre la SEC para dar el visto bueno a los ETF, lo que ampliaría la negociación en criptomonedas.

La manía de Bitcoin ha sido denunciada por los banqueros centrales y las autoridades financieras como especulativa y extremadamente arriesgada.

Un vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, escribió a los reguladores financieros de la UE instándoles a hacer más para advertir sobre los riesgos de bitcoin, diciendo que la reciente volatilidad del mercado requería “una mayor atención”.

The Guardian informó que un grupo de 50 importantes economistas europeos ha concluido que bitcoin no representa ningún riesgo para la estabilidad financiera, citando su pequeño valor total de $300 mil millones en relación con el valor total de las acciones globales de casi $80 billones.

Sin embargo, un economista, Wouter den Haan de la London School of Economics, advirtió que las crisis pasadas habían demostrado que “tomaría solo una institución financiera clave que asumiría posiciones de gran riesgo para poner en riesgo el sistema”.

Esos riesgos surgen del hecho de que la bitcoinmanía es en sí misma un producto de las políticas de los bancos centrales. Luego de bombear miles de millones de dólares en el sistema financiero global en la última década, han creado un vasto océano de capital financiero. Esos fondos ahora buscan ganancias cada vez más arriesgadas en los mercados financieros a través de la especulación en acciones, bonos, bienes raíces y otros activos financieros en lo que se ha descrito como una “burbuja en todo”.

En otras palabras, el programa de flexibilización cuantitativa, desarrollado en respuesta a la crisis producida por el colapso de la burbuja de alta calidad, sólo ha creado las condiciones para la próxima.

El frenesí de bitcoin-blockchain es solo la expresión más atroz de la especulación financiera que ha llegado a dominar la acumulación de ganancias en lugar de la inversión y la expansión de la producción.

Por ejemplo, se estima que como resultado del programa de flexibilización cuantitativa y el régimen de tasas de interés ultrabajas establecido por los principales bancos centrales, alrededor de $9 billones de deuda pública se comercializan en bonos que devuelven una tasa de interés negativa.

Es decir, el precio del bono se ha visto tan elevado por la avalancha de dinero que busca una tasa de rendimiento y las tasas de interés se han reducido tanto (los dos se mueven en una relación inversa) que un comprador del bono que retiene hasta la madurez hará una pérdida.

Por supuesto, tales compras no se llevan a cabo para mantener el bono a largo plazo y recibir pagos de intereses como en el pasado. Más bien están hechos de acuerdo con la teoría del “tonto más grande”: que alguien más comprará el bono a un precio aún más alto, lo que le permitirá al vendedor obtener una ganancia de capital. Este es el modus operandi en todo el sistema financiero.

No está claro cuál será el efecto del eventual colapso de la burbuja bitcoin. Pero, como un interrogador recordó a la presidenta saliente de la Reserva Federal Janet Yellen en su última conferencia de prensa la semana pasada, su predecesor Ben Bernanke afirmó en 2007 que la burbuja sub-prime solo ascendería a $50 mil millones y por lo tanto no afectaría al sistema financiero en general.

Sin embargo, tales fueron las interconexiones entre la especulación sub-prime y el sistema financiero en su conjunto que la crisis de las hipotecas sub-prime produjo un colapso global y estadounidense.

Diez años después, la opacidad del sistema financiero, resultado de su propiedad privada, hace que sea difícil determinar el alcance exacto de las interconexiones entre el frenesí bitcoin y el mercado en general. Pero, dado el hecho de que el impulso esencial de todo el sistema financiero es la especulación, los vínculos seguramente existirán y podrían tener consecuencias devastadoras.