Un temblor significativo en los mercados de bonos

por Nick Beams
15 enero 2018

Los mercados bursátiles siguen al alza, alcanzando nuevos máximos históricos en EE. UU. De forma regular. Sin embargo, la fragilidad del sistema financiero mundial, construida sobre una montaña de deudas, quedó ilustrada esta semana por los temblores que sacudieron los mercados de bonos.

El rendimiento del bono del Tesoro estadounidense a 10 años subió apenas por debajo del 2,6 por ciento el miércoles luego de un informe de Bloomberg de que China, el segundo mayor tenedor de deuda estadounidense después de la Banco de Reserva Federal de Estados Unidos, planeaba recortar sus compras.

Este fue el nivel más alto desde marzo pasado y unos 50 puntos básicos por encima del nivel alcanzado a fines de año. La cifra del 2,6 por ciento representó un aumento total del 1 por ciento sobre el rendimiento a mediados de 2016.

El informe de Bloomberg citó fuentes chinas anónimas de alto rango. Dijeron que los bonos de EE. UU. Se habían vuelto menos atractivos en comparación con otros activos financieros y señalaron las crecientes tensiones comerciales con EE. UU. Como una razón para reducir las compras.

El informe fue rápidamente negado por las autoridades financieras chinas. Pero provocó una ronda de ventas, bajando el precio de los bonos y aumentando el rendimiento (los dos se mueven en una relación inversa), porque alimentaba otras preocupaciones sobre cuánto tiempo durara la tendencia alcista en bonos, lo que ha mantenido el interés global. Las tasas en mínimos históricos, podrían continuar.

La venta masiva también fue alimentada por los informes de que el Banco de Japón (BoJ) está reduciendo sus compras de bonos en el mercado japonés y que el Banco Central Europeo (BCE) podría estar moviéndose para reducir sus compras de activos financieros a raíz de una fortalecer la economía europea.

Las preocupaciones más amplias se centran en el impacto de los movimientos de los principales bancos centrales del mundo para retraerse de las políticas monetarias históricamente sin precedentes iniciadas a raíz de la crisis financiera mundial de 2008 y el continuo estancamiento de la economía mundial.

Las compras masivas de bonos por parte de la Fed, el BCE y el BoJ han mantenido las tasas de interés en cero o cerca de cero, y han sido el factor central en el aumento de las acciones y otros activos financieros en beneficio de la oligarquía financiera mundial.

Una medida del alcance de su intervención se puede ver en el hecho de que en los últimos años prácticamente toda la nueva deuda emitida por los gobiernos en las principales economías avanzadas ha sido comprada por los bancos centrales. Tres bancos centrales clave tienen un total combinado de unos US$ 14 billones en activos financieros que han comprado desde 2009.

Si bien el mercado de bonos se ha calmado desde la venta masiva del miércoles, los informes en la prensa financiera indican nerviosismo sobre lo que podría significar. Una preocupación inmediata es el impacto de los recortes en impuestos de la administración Trump, que deberán ser financiados mediante la emisión de más deuda pública en condiciones en las que los inversores parecen estar haciendo una especie de retroceso.

El Wall Street Journal dijo que el mercado de bonos recibió una "alarma temprana" para 2018. Dijo que la gran amenaza radica en el resurgimiento de la inflación, lo que enviaría los precios de los bonos más bajos y las tasas de interés (rendimientos) más altas.

El Financial Times describió la venta masiva como "feroz", mientras que el New York Times dijo que los inversionistas habían estado "asustados" ante el espectro de los bancos centrales que detenían sus compras de bonos.

El Times también señaló otra preocupación en los mercados financieros: el resurgimiento de la lucha de clases, a medida que los trabajadores, maltratados por años de deterioro del nivel de vida, comienzan a presionar por salarios más altos.

El temor más inmediato, dijo, fue que una fuerte caída en los precios de los bonos "sacudiría" a los mercados de acciones que han estado operando a niveles récord. "Más allá de eso, existe una preocupación inminente de que a medida que la economía mundial se calienta, la inflación, la principal preocupación de los inversores de bonos, comenzará a aumentar, alimentada por las mayores demandas salariales de los trabajadores en todas partes".

El enfoque en la reactivación de la lucha de clases no está fuera de lugar. Su supresión en más de tres décadas ha sido fundamental para la prolongada alza de precios en los mercados de bonos que comenzó a mediados de la década de 1980.

Las derrotas infligidas a la clase obrera en la década de 1980 por los gobiernos de Reagan y Thatcher, auxiliados e instigados en todo momento por las burocracias sindicales, y la "reestructuración" de las relaciones laborales y las condiciones laborales en todo el mundo han sido un factor clave facilitando la orgía de la especulación financiera, un proceso que se intensificó aún más a raíz de la crisis financiera de 2008.

Subrayando la importancia de la corrida alcista del mercado de bonos, el corresponsal de economía del British Telegraph, Ambrose Evans-Pritchard, escribió que, cuando la situación cambie, seria "inmensamente poderosa" y el sistema económico mundial se enfrentaría "nada menos que a un cambio de régimen".

Además de su impacto en los mercados de acciones, el aumento de las tasas de interés tendrá importantes ramificaciones para la economía en general.

En su Informe Global de Estabilidad Financiera de abril pasado, el Fondo Monetario Internacional llamó la atención sobre el hecho de que, de acuerdo con al menos una medida, la capacidad de las compañías estadounidenses para cubrir los pagos de intereses es la más débil desde la crisis financiera de 2008. Las corporaciones estadounidenses han adquirido un adicional de US$ 7,8 billones en deuda y otros pasivos desde 2010, con empresas más pequeñas, con el 22 por ciento del total de activos, enfrentando una posible bancarrota como resultado de un fuerte aumento en las tasas de interés.

El crecimiento de la deuda, facilitado por tasas de interés ultrabajas, es un fenómeno global. La relación entre la deuda global y el PIB (producto interno bruto) ahora supera 330 por ciento, un aumento de 56 puntos porcentuales desde la crisis financiera de 2008. Los gobiernos y corporaciones de los países menos avanzados que han contratado préstamos denominados en dólares son extremadamente vulnerables incluso a un pequeño aumento en las tasas globales.

Esta situación económica tiene implicaciones políticas decisivas. Significa que a medida que los trabajadores comiencen a luchar en contra de décadas de devastación social y económica, se enfrentarán directamente con una crisis de todo el sistema capitalista.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 13 de enero de 2018)