Las conversaciones de paz para Siria respaldadas por Rusia llegan a un acuerdo sobre la constitución mientras EUA discute intensificar el conflicto

por Jordan Shilton
3 febrero 2018

En las conversaciones de paz patrocinadas por Rusia sobre el conflicto sirio celebrado esta semana en el balneario de Sochi en el Mar Negro, los participantes llegaron a un acuerdo para negociar una nueva constitución para el país devastado por la guerra. Un día después de la conclusión de las conversaciones, que fueron boicoteadas por Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, la administración Trump planteó afirmaciones nuevas e infundadas de que el régimen de Assad está desarrollando armas químicas, lo que abre la posibilidad a otro ataque militar estadounidense.

El acuerdo dará a Rusia, Turquía e Irán, los tres países que respaldan el diálogo de Sochi, una influencia significativa en la formación del comité constitucional. Los tres países proporcionarán cada uno una lista de 50 candidatos de los cuales se seleccionarán los miembros del comité. El Alto Comité de Negociación de Siria (HNC), el grupo de oposición reconocido por las Naciones Unidas, también tendrá representación.

Los representantes del HNC se negaron a asistir a la conferencia, alegando que estaban siendo excluidos del proceso. Permanecieron en el aeropuerto en protesta después de haber sido confrontados con el uso de la bandera siria actual y otros símbolos del régimen de Assad en la publicidad de la reunión. Hubo incluso divisiones en la reunión misma, cuando el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, fue abucheado durante sus comentarios.

La presencia en las conversaciones del enviado de la ONU en Siria, Staffan de Mistura, fue un reconocimiento de la posición debilitada de Estados Unidos y sus aliados occidentales en Siria, donde el régimen de Assad ha contado con el apoyo de Rusia e Irán para permanecer en el poder. Si la próxima ronda de conversaciones de la ONU en Ginebra acepta la propuesta de negociar una nueva constitución, se interpretará como una victoria para Moscú a expensas de Washington, ya que el futuro del régimen de Assad se aplazará hasta una fecha posterior.

Pero sea cual sea el resultado de las conversaciones futuras, no hará nada para resolver las rivalidades entre imperialistas y grandes potencias que se intensifican rápidamente y que se entrelazan con el conflicto sirio y se extienden por toda la región del Medio Oriente. Estados Unidos, con Obama, incitó la guerra civil siria en 2011, que se ha cobrado más de medio millón de vidas, con el objetivo de lograr un cambio de régimen en Damasco. Esto fue parte de una estrategia a largo plazo, lanzada con la primera Guerra del Golfo hace más de un cuarto de siglo, para consolidar su control indiscutido sobre el Oriente Medio, rico en energía y estratégicamente importante, contra sus principales competidores, Rusia y China. Las guerras instigadas por los Estados Unidos se han cobrado la vida de millones de personas y han obligado a millones más a abandonar sus hogares.

La administración Trump reconoció el verdadero carácter de la intervención siria con la Estrategia de Defensa Nacional del mes pasado, que proclamó abiertamente que la principal amenaza a los intereses imperialistas estadounidenses no es la falsa “guerra contra el terror”, que se ha utilizado para justificar una serie de guerras criminales desde el 11 de septiembre, sino el creciente peligro de grandes conflictos de poder.

Washington evidentemente no ha logrado sus objetivos en Siria y en todo el Medio Oriente. No solo Rusia, decidida a evitar el colapso de su principal aliado de Oriente Medio, amplió su presencia en Siria, sino que también ha ampliado su influencia regional y está cerca de abrir un puente terrestre desde Teherán al Líbano. Además, las divisiones se han agudizado entre los EUA y sus antiguos aliados europeos que, liderados por Alemania, están avanzando cada vez más abiertamente sus propias ambiciones imperialistas en el Medio Oriente independientemente de los EUA.

También se ha abierto una brecha entre los Estados Unidos y su aliado aparente de la OTAN, Turquía. Cuando se iniciaron las conversaciones en Sochi, los enfrentamientos continuaron en todo el enclave kurdo de Afrin en el norte de Siria, cerca de la frontera con Turquía. El mes pasado, el presidente Recip Tayyip Erdogan ordenó a las fuerzas turcas entrar en Siria para obligar a las unidades kurdas alineadas con el Partido Unidad Unida (PYD) a salir de Afrin y las zonas fronterizas. Turquía ve a los combatientes del PYD como la sección siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán, contra el cual Ankara está llevando a cabo una sangrienta represión desde hace más de tres décadas.

La lucha enfrenta cada vez más a las fuerzas turcas y sus aliados del Ejército Sirio Libre contra los militantes kurdos, que han sido entrenados y provistos por las tropas estadounidenses. Aunque Washington intentó evitar un enfrentamiento directo entre aliados de la OTAN declarando cínicamente que los combatientes kurdos en Afrin no son aliados de Estados Unidos, advirtió a Turquía de no atacar a las fuerzas kurdas en la ciudad de Manbij, al este, donde están estacionadas las fuerzas especiales estadounidenses. Erdogan ha indicado en repetidas ocasiones su intención de trasladar las fuerzas turcas a Manbij como parte de una campaña para sacar a los combatientes del PYD de la región fronteriza y evitar el establecimiento de una zona controlada por los kurdos en la puerta de Ankara.

Las fuerzas de Assad también están llevando a cabo una embestida contra los militantes islamistas en la provincia de Idlib que se ha cobrado aproximadamente 200 vidas civiles en las últimas semanas.

Bajo estas condiciones altamente volátiles, que incluso el New York Times admitió en un editorial del 31 de enero que podrían desencadenar una guerra regional más amplia, la élite gobernante de los EUA está discutiendo formas de intensificar aún más el conflicto para evitar que Washington quede al margen. El mes pasado, el Secretario de Estado, Rex Tillerson, pronunció un discurso en el que comprometió a los Estados Unidos a estacionar personal militar en Siria permanentemente.

Dejando de lado el pretexto fraudulento de la presencia estadounidense en Siria, para combatir al ISIS, Tillerson denunció a Irán y Rusia por expandir su influencia en el país. También prometió que Estados Unidos se basaría en representantes islamistas, incluidos los remanentes de ISIS, en el este del país para bloquear la expansión iraní.

En lo que equivale a una provocación deliberada, y un intento de sabotear las conversaciones respaldadas por Rusia, los funcionarios anónimos de la administración Trump informaron el jueves a los medios de información con afirmaciones no verificadas de que el régimen de Assad está desarrollando un nuevo arsenal de armas químicas. También acusaron a Siria de producir nuevas armas para escapar de las regulaciones internacionales.

Las acusaciones de producción o uso de armas químicas han sido utilizadas invariablemente por Washington para aumentar las tensiones bélicas y lanzar ataques militares. En abril pasado, Trump aprovechó los informes de un presunto ataque con armas químicas por parte del régimen, un incidente que permanece envuelto en el misterio, para justificar la lluvia de 55 misiles de crucero en una base militar.

Que un ataque similar o incluso más mortal bien podría estar siendo proyectado lo indicaron los comentarios de uno de los funcionarios, que dijo: “Se extenderá si no hacemos algo”.

Además, las últimas acusaciones no probadas se producen cuando sectores importantes de la élite gobernante instan a la administración Trump a adoptar una línea aún más agresiva hacia el conflicto de Siria y el Medio Oriente en general.

El editorial del 31 de enero del Times atacó la política siria de la administración Trump, proclamando en el tono arrogante de los conquistadores imperialistas que Estados Unidos está “eludiendo su responsabilidad por el futuro político de Siria”. “Mientras los turcos y los kurdos se enfrentan, Assad está presionando para reafirmar el control sobre Siria, mientras que Rusia e Irán maniobran para garantizar que tendrán una presencia e influencia permanentes en el país”, concluyó el Times .

En otras palabras, si los EUA continúan “eludiendo su responsabilidad”, es decir, no implementan una fuerza militar lo suficientemente grande como para asegurar la dominación neocolonial de Washington sobre la región y, si es necesario, entran en guerra con Rusia e Irán, otras potencias aprovecharán el vacío de poder que surgirá en el Medio Oriente para hacer retroceder al imperialismo estadounidense.

Un artículo publicado en la revista Politico por Charles Lister y William Wechsler, ambos miembros del equipo de expertos del Middle East Institute, con sede en Washington, argumentó en términos similares. El problema real, declararon sin rodeos, no era tanto Siria, sino el control sobre la región en general y la exclusión de posibles rivales.

Mientras elogiaban a Trump y Tillerson por desplegar permanentemente el poderío militar estadounidense en Siria, Lister y Wechsler advirtieron: “Al igual que con Obama —que declaró en 2011 que Assad debía irse y rechazó consistentemente los pedidos de un enfoque más asertivo— no hay indicios de que el equipo de Trump haya desarrollado o comenzado a implementar una estrategia para hacer coincidir sus grandes objetivos, ni que planee desplegar los recursos necesarios para lograrlos”.

Lo que Lister y Wechsler piden es la movilización total de la máquina de guerra de los EUA para un conflicto que no solo hundiría al sufrido Medio Oriente en una nueva conflagración, sino que atraería rápidamente a los rivales imperialistas y regionales de Washington a una guerra catastrófica que empequeñecería las dos guerras mundiales del siglo pasado.

(Artículo aparecido originalmente en inglés el 2 de febrero de 2018)