El Papa predica el dogma de la reacción en América Latina

por Cesar Uco
6 febrero 2018

La visita del Papa Francisco a Chile y el Perú la semana pasada expuso el carácter profundamente reaccionario de la Iglesia Católica, incluso cuando intentó calmar la creciente ira popular contra las elites gobernantes de los dos países.

Desde que asumió el papado en 2013, el ex cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio ha adoptado una postura de humildad pública y simpatía por los pobres, intentando dar a la institución en decadencia del catolicismo algo de una "izquierda", incluso cuando él y el Vaticano maniobran con los regímenes más reaccionarios del planeta.

Cabe destacar que Bergoglio no visito la Argentina –su país natal– durante su visita a América Latina. No ha puesto un pie en su país de origen en los cinco años desde que fue elevado al puesto de "Pontífice Supremo" de la Iglesia Católica.

Sin duda, tiene buenas razones para mantenerse alejado. Fue acusado por sacerdotes y trabajadores laicos de colaborar con la dictadura militar como parte de un esfuerzo común para "limpiar" la Iglesia de "izquierdistas" durante la "guerra sucia" de Argentina.

Esta colaboración no fue meramente un asunto personal, sino que fue llevada a cabo por toda la jerarquía eclesiástica argentina, que proporcionó cobertura sacerdotal para bendecir a los torturadores y asesinos militares, asegurándoles que estaban haciendo "el trabajo de Dios".

La visita de una semana del Papa Francisco a América Latina ha subrayado que no se ha alejado mucho de la ideología que lo guio, tanto a él como a la Iglesia argentina, para ayudar el sangriento trabajo de la Junta.

En Chile, fue perseguido por continuas protestas, incluso por aquellos que cuando eran niños fueron abusados sexualmente por sacerdotes cuyas acciones fueron encubiertas por la jerarquía de la Iglesia. Entre los más destacados se encontraban los feligreses de la ciudad de Osorno, a unas 500 millas al norte de Santiago, donde la Iglesia instaló a Juan Barros Madrid, acusado de desempeñar un papel clave en el encubrimiento, como obispo.

El Papa Francisco, haciéndose eco de la retórica de la "guerra sucia" de la Argentina, despidió a quienes protestaron por la instalación de Barros como "tontos manipulados por los izquierdistas".

El caso de Barros está íntimamente ligado al de su mentor, el sacerdote chileno Fernando Karadima, quien fue encontrado culpable por el Vaticano de abuso sexual mayorista de menores, pero fue simplemente instruido para hacer "penitencia". Karadima fue absuelto en un juicio penal, donde fue defendido por abogados con conexiones íntimas con la extrema derecha de Chile y la antigua dictadura de Pinochet.

El Papa sostuvo una breve reunión, en privado, con dos individuos que habían sido maltratados por sacerdotes, pero en su vuelo de regreso al Vaticano denunció los cargos contra Barros como "calumnia".

Después de Chile, el Papa Francisco pasó tres días en Perú. Allí, se negó a reunirse con los familiares de las víctimas asesinados en las masacres llevadas a cabo por el grupo paramilitar Colina, bajo la dirección del entonces presidente Alberto Fujimori. Las masacres tuvieron lugar a principios de la década de 1990 en la Universidad de Educación La Cantuta y en una reunión social en el barrio densamente poblado de la clase obrera de Barrios Altos.

Los familiares de las víctimas enviaron una carta al Papa solicitando reunirse con él para analizar el indulto otorgado recientemente a Fujimori por el actual presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK). A principios de la década de 2000, Fujimori fue declarado culpable de crímenes contra la humanidad y cumplía una condena de 25 años antes de su liberación en diciembre.

Kuczynski concedió el indulto como parte de un acuerdo corrupto para ganar los votos necesarios para evitar el juicio político por parte del Congreso por su participación en el gran escándalo de corrupción que involucra a la constructora brasileña Odebrecht.

En reuniones con los obispos de Perú, Francis declaró cínicamente que no entendía por qué los presidentes peruanos "terminan en la cárcel". Es un comentario sorprendente, dado que los ex "presidentes" a quienes había apoyado en Argentina: los oficiales militares superiores como Videla, Viola y Massera, todos fueron encarcelados, al menos brevemente, por sus papeles en el reino del terror desatado por la dictadura en los años setenta.

El ex dictador Jorge Videla afirmó en una entrevista que "había recibido la bendición de los principales clérigos del país por las acciones de su régimen".

El Papa Francisco visitó Perú en el contexto de la corrupción desenfrenada que envuelve a toda la elite gobernante. El año pasado, dos presidentes fueron encarcelados, otro se convirtió en fugitivo bajo la protección del gobierno de los EE. UU. Y otros dos fueron investigados por la Comisión Lava Jato del Congreso peruano por recibir sobornos multimillonarios de la megaempresa constructora brasileña, Odebrecht.

El punto culminante de la visita del Papa a Lima fue la misa abierta celebrada el domingo 21 de enero en Las Palmas, la Academia de la Fuerza Aérea Peruana, donde el aeródromo servía para albergar a más de 1,5 millones de personas que acudieron al evento.

Los miembros de los principales partidos en el gobierno, Keiko Fujimori (Frente Popular) y el presidente Kuczynski (Peruanos por el Kambio) asistieron a la misa en el aeródromo de Las Palmas. La primera ministra, Mercedes Aráoz, aprovechó el momento para decir que cuando los peruanos están unidos, "todo sale mejor".

El partido de izquierda burgués Nuevo Perú, dirigido por la ex candidata presidencial Veronika Mendoza, envió una carta pública al Papa en la que elogió al jefe de la institución más reaccionaria y antiobrera del planeta. Mendoza escribió: "Porque sé que su voz es escuchada por una parte importante de los peruanos, le pido" que denuncie contra la pobreza, la desigualdad, el abuso sexual de los sacerdotes, el perdón de Fujimori, la corrupción y otros temas.

La promoción de ilusiones en el Papa y la Iglesia Católica por parte de Mendoza es la indicación más segura de la total subordinación de su partido a la burguesía peruana y su determinación de oponerse a cualquier movimiento político independiente de la clase trabajadora.

Mendoza simplemente estaba agregando sus pequeñas contribuciones a los esfuerzos del establecimiento gobernante y los medios de comunicación para usar la visita del Papa desviar la conciencia popular de la intensa crisis que atrapa a la sociedad capitalista peruana y al gobierno plagado de corrupción.

Todos los viejos símbolos usados durante siglos para esclavizar las mentes de las personas fueron sacados a la luz una vez más. Detrás del altar en la misa al aire libre en el aeródromo de Las Palmas había una enorme figura del "Señor de los Milagros" de Perú, también conocido como el "Cristo Negro". El clero peruano sacó a la luz todos sus preciados iconos. Estatuas de la Virgen, santos y patronos, algunos representando partes distantes, como Cusco, Huanca y Sicuani, desfilaron por las calles del centro de Lima.

Lo que define la vida cotidiana en el Perú es la desigualdad, cientos de conflictos sociales no resueltos y la impopularidad y el descrédito de prácticamente todos los políticos y partidos políticos. También hay una creciente epidemia de delincuencia y proliferación de drogas que afecta principalmente a los jóvenes de la clase trabajadora, y el aeropuerto de Lima se está convirtiendo en un centro principal del tráfico de drogas. Después de dos años de estancamiento económico, 100.000 trabajadores de la construcción perdieron sus empleos en 2017 solo en Lima.

Un punto climático durante la misa del domingo llegó cuando Francisco habló en palabras que estaban estampadas en el titular del diario La República: "No permitas que te roben la esperanza".

Tal "esperanza" es un consuelo frío para una población cuya mayoría se enfrenta a una intensa miseria social.

En un extraño momento de cordura terrenal, La República contrastó el mandamiento de Francisco de que "La esperanza no decepciona", a la realidad de que en el Perú "la reconstrucción aún no se ha realizado después de la destrucción por parte de El Niño Costero".

La referencia fue a fuertes lluvias, inundaciones y avalanchas que destruyeron miles de hectáreas agrícolas y devastaron la región norte de Perú hace un año, dejando 97 muertos, aproximadamente 115.000 casas destruidas y más de 100 puentes arrasados.

Hay razones para que el Papa se preocupe por el futuro de su iglesia en Perú. Entre 1996 y 2013 perdió el 14.5 por ciento de su membresía. Hay un creciente desencanto con todas las religiones, especialmente entre los jóvenes.

Esta disminución va de la mano con el interés de los estudiantes y trabajadores en los avances científicos y el uso masivo de las redes sociales con el potencial de unir en acción a los 6.000 millones de seres humanos que comparten el planeta en una lucha común contra la opresión, la guerra y la desigualdad creadas por el capitalismo y el oscurantismo promovido por la Iglesia Católica, y las religiones en general, para justificar estas condiciones intolerables.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 5 de febrero de 2018)