El sindicato IG Metall desconvoca la huelga de cientos de miles de trabajadores en Alemania

por Christoph Vandreier
8 febrero 2018

El sindicato IG Metall el martes tomó la medida de anular la huelga de cientos de miles de trabajadores metalúrgicos, automotores y eléctricos en toda Alemania, antes de la planeada formación de un nuevo gobierno de gran coalición (CDU/SPD) esta semana.

Después de más de una década de recortes de salarios y beneficios, con las corporaciones alemanas inundadas de ganancias, el sindicato ha acordado un contrato que reducirá los salarios de los trabajadores en términos reales y prohibirá más huelgas durante más de dos años.

El acuerdo deja en claro que el sindicato nunca tuvo la intención de mejorar los salarios y las condiciones de los trabajadores. Más bien, buscaba evitar que la ira reprimida por la caída de los salarios condujera a un movimiento de huelga nacional que podría poner en peligro la formación de otro gobierno de coalición entre la Unión Demócrata Cristiana (CDU) y el Partido Social Demócrata (SPD).

A pesar de la amplia oposición a la imposición de otra ronda de recortes salariales, los trabajadores no podrán votar ni siquiera sobre el nuevo contrato, que será efectivamente impuesto por decreto.

Y a pesar de los planes de Siemens, General Electric, Opel y Bombardier para implementar despidos masivos, los trabajadores no podrán realizar huelgas durante los 27 meses de duración del contrato.

El sindicato busca maniatar a los trabajadores frente a la próxima ronda de austeridad social, que la gran coalición está preparando para financiar sus planes de rearme militar y enriquecer aún más a los bancos y corporaciones.

El contrato prevé un aumento salarial de solo el 4,3 por ciento, distribuido en más de dos años, lo que significa que los salarios de los trabajadores apenas se mantendrán al ritmo de la tasa de la inflación, que se espera que aumente en el próximo período. Esto significará un recorte de salario efectivo. Para compensar esta reducción salarial, el sindicato ha aceptado un conjunto de pagos en efectivo mezquinos, que las empresas pueden incumplir si citan “dificultades económicas”.

El trato final es incluso peor que la oferta que hicieron los empleadores el mes pasado. En ese momento, los empleadores habían ofrecido un 6,8 por ciento durante un período de 27 meses, o un 3 por ciento anual, en comparación con el aumento salarial anual del 6 por ciento que el sindicato había exigido oficialmente.

IG Metall incluso ha transformado su demanda original de una reducción voluntaria de las horas de trabajo con una compensación salarial parcial en su opuesto. Aunque los trabajadores pueden reducir su tiempo de trabajo semanal a 28 horas por hasta dos años, no recibirán ninguna compensación salarial.

Además, las compañías pueden permitir que hasta la mitad de su fuerza de trabajo exceda la semana laboral estándar de 35 horas si reclaman una “escasez de trabajadores calificados”.

Años de recortes salariales y destripamiento de las protecciones en el lugar de trabajo ya han aumentado los beneficios de las empresas alemanas y han convertido a Alemania en el país más desigual de Europa.

El gran gobierno entrante de coalición no solo continuará con este asalto a los salarios y beneficios de los trabajadores, sino que sentará un precedente para la reducción salarial en toda Europa.

Al mismo tiempo, el nuevo gobierno buscará convertir a la Unión Europea (UE) de una alianza económica en una militar, a través de un programa de rearme masivo destinado a convertir a la UE en una “potencia mundial” capaz de librar guerras en todo el mundo.

Al tratar de imponer este contrato de concesiones a los trabajadores, los sindicatos alemanes han demostrado ser cómplices clave de este programa reaccionario y antiobrero, haciendo su parte para asegurar que los recursos sociales sigan siendo desviados de la clase trabajadora a la máquina de guerra y la bolsa de valores.

Poco antes del anuncio del contrato, Reiner Hoffmann, presidente de la Confederación Sindical Alemana (DGB), reiteró el apoyo de los sindicatos a una nueva edición de la gran coalición en una entrevista con el grupo de medios Funke. “Solo el SPD puede garantizar un gobierno estable”, declaró. “Debe enfrentar la responsabilidad”.

Hoffmann también elogió los “logros” del último gran gobierno de coalición “en los últimos cuatro años”, que recortaron los salarios de los trabajadores no solo en Alemania, sino también en toda Europa mediante la imposición de las draconianas medidas de austeridad de la UE.

A pesar de los resultados desastrosos en las elecciones del año pasado para el CDU y el SPD, que colectivamente perdieron el 14 por ciento de su total de votos, Hoffman se opuso ruidosamente a la convocatoria de nuevas elecciones, porque “el SPD podría perder aún más” votos, convirtiéndose en una gran coalición aún más difícil.

La misma perspectiva autoritaria se expresa en el contrato que se impone a los trabajadores alemanes, en el que los sindicatos, trabajando en conjunto con el gobierno y las corporaciones, buscan imponer concesiones frente a la oposición masiva y la militancia.

No hay forma de que los trabajadores defiendan sus salarios y condiciones de trabajo fuera de un rechazo de los sindicatos y la formación de comités de base. Esta lucha es inseparable de la exigencia de la convocatoria de nuevas elecciones que plantea el Sozialistische Gleichheitspartei (Partido de la Igualdad Socialista), en las que los trabajadores deben movilizarse detrás de un programa socialista que combine la lucha contra la austeridad, la dictadura y la guerra con el derrocamiento del capitalismo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 7 de febrero de 2018)