Evidencia de que Norwood Jewell fue sobornado para que firmara el acuerdo entre el UAW y Fiat Chrysler

por Jerry White
8 febrero 2018

Se está juntando evidencia de que el ex vicepresidente del sindicato Trabajadores Automotrices Unidos (United Auto Workers, UAW) Norwood Jewell estuvo profundamente involucrado en el esquema de sobornos entre el UAW y Fiat Chrysler (FCA) cuando lideraba las negociaciones del sindicato por un nuevo acuerdo laboral en el 2015. Las nuevas revelaciones refuerzan la aseveración entre los trabajadores de base de que el actual contrato para los 41.000 trabajadores de FCA es fraudulento y debería ser declarado nulo y sin efecto.

Aunque Jewell aún no ha sido condenado, su nombre ha aparecido repetidamente en el escándalo de corrupción, en el cual ejecutivos de Fiat Chrysler pagaron más de US$1.5 millones en dinero ilegal y regalos a altos oficiales del UAW para obtener acuerdos beneficios para ellos en los cuales se retiraban los buenos salarios y derechos a los trabajadores automotrices.

El martes, los abogados de Monica Morgan, viuda del fallecido vicepresidente del UAW General Holiefield –la figura central en esta conspiración ilegal– archivarán un acuerdo de declaración de culpabilidad en un tribunal federal en Detroit. Hay expectativa de que su declaración conducirá a futuras condenas, entre las cuales podría estar la de Jewell.

En una previa declaración de culpabilidad, Alphons Iacobelli, quien dirigió las negociaciones de FCA con el UAW del 2009 a los inicios del 2015, admitió que él y otros ejecutivos del FCA pagaron a “altos funcionarios del UAW” para “obtener beneficios, concesiones y ventajas para FCA durante las negociaciones, implementaciones y administración” de acuerdos pro-corporativos. Esto incluía el canalizar pagos ilegales a organizaciones benéficas controladas por Holiefield y Morgan, y una administrada por Jewell –la fundación Making Our Children Smile– y pagar “reembolsos de salarios” a funcionarios del UAW por falsos trabajos en el centro de entrenamiento nacional y un “fraudulento honorario administrativo de 7 por ciento” como un “regalo político” a Holiefield y su sucesor Jewell.

Junto a esto, Iacobelli declaró que aprobó el pago de $30.000 en fondos para el centro de entrenamiento que acabaron en una lujosa fiesta para funcionarios del UAW. El domingo, el Detroit News reveló que la fiesta de agosto del 2014, realizada en la Academia de Manufactura de Clase Mundial del UAW-Chrysler en Warren, fue una “fiesta de bienvenida” para Jewell, quién fuese elegido dos meses atrás por el cuerpo administrativo más alto del UAW para que liderara su departamento de Fiat Chrysler.

La fiesta, fuentes anónimas declararon al News, incluyeron licor “ultra-premium” y “modelos que encendían los cigarros de líderes laboristas”. Los fondos del centro de entrenamiento “cubrieron la adquisición de $7.000 cigarros y $3.000 en vino con etiquetas personalizadas con el nombre de Jewell, dijeron las fuentes al News”.

El periódico previamente reportó que Jewell también recibió una escopeta de $2.180 en agosto del 2015 que fue pagado con dinero del centro de entrenamiento. El asistente administrativo de Jewell Nancy Johnson instruyó a otro funcionario del UAW en el centro de entrenamiento –el director administrativo del UAW Virdell King– para que use la tarjeta de crédito del centro de entrenamiento para que compre la escopeta. King ya ha se ha declarado culpable por su papel en el escándalo, en el que también usó la tarjeta para comprarse un par de zapatos Christian Louboutin de $1.000. Según se informa, Jewell luego reembolsó el dinero para la escopeta e ítems adicionales comprados con la tarjeta, reporta el periódico.

El presidente del UAW Dennis Williams hizo la ridícula afirmación de que el esquema de sobornos no tuvo ningún impacto sobre la negociación colectiva y de que los acuerdos laborales aún son válidos y legales. Para apoyar esa afirmación, el presidente del UAW declaró que Holiefield no tuvo un control unilateral sobre las negociaciones y los acuerdos fueron sancionados por el liderazgo entero, incluyendo a Bob King, el predecesor de Williams. Esto lo único que indica es que el liderazgo completo del UAW es cómplice en defraudar a aquellos quiénes falsamente afirman representar.

Obreros de la planta Jeep en Toledo

Sin embargo, hasta este punto Williams ha por lo menos sugerido que la partida de Iacobelli y Holiefield antes de que comenzaran las negociaciones para el contrato del 2015 significa que el actual acuerdo laboral de cuatro años no será eliminado.

Menos de un año después de la lujosa fiesta para Jewell, Williams seleccionó a Fiat Chrysler como el modelo de negociaciones del sindicato con General Motors y Ford. Esto hizo enojar a los trabajadores ya que cualquier modelo basado en el acuerdo con el FCA, el más débil de los Tres Grandes, resultaría en un contrato inferior para los trabajadores.

Como su sucesor, Jewell rápidamente se ganó el odio de los trabajadores de base a medida que él comenzó a empujar para que se apruebe el contrato en el 2015, el cual incluía un plan para sellar como precedente el aumento de costos a la salud a los trabajadores, mantener el odiado sistema salarial y de beneficios de dos niveles (two-tier wage system) y el Programa Alternativo de Trabajo de 10 horas y continuo el congelamiento de salarios de ya una década.

El contrato fue derrotado por un margen de 2 a 1 por los trabajadores del FCA en el primer rechazo a un contrato nacional apoyado por el UAW en tres décadas. El acuerdo fue ligeramente renovado y empujado para que sea aprobado unas semanas después por medio de una campaña de mentiras e intimidación. Estos métodos fueron repetidos en GM y Ford, en este último hubo acusaciones de un total fraude electoral.

Los esfuerzos del presidente del UAW Williams en el daño de control han sido recibidos con hostilidad y burlas por los trabajadores de bases. En las fábricas durante los fines de semanas, muchos trabajadores hablaron con el WSWS Autoworker Newsletter, el cual hace un llamado para que los trabajadores anulen los fraudulentos contratos y luchen por la restauración de todas las concesiones impuestas por el UAW.

Los trabajadores de FCA en las plantas de ensamblaje de jeeps en el lado este de Detroit y Toledo, Ohio expresaron concordancia con el llamado para anular los contratos traicioneros. Varios de los que se expresaron eran empleados temporarios (part-time, TPT) quienes pagan cuotas a los sindicatos pero no tienen seguridad laboral. El número de estos trabajadores mal pagados y desechables se incrementó debido a los contratos del 2015 del UAW.

Un joven TPT en la planta de Toledo declaró: “No tenemos derechos o representación. Hacemos tanto trabajo como empleados regulares, pero tenemos una paga más baja”.

Un TPT recientemente contratado en la planta de Ford en Chicago declaró: “Ellos nos mastican y luego nos escupen. He escuchado que la situación de TPT o de tiempo parcial es todo debido a este contrato. Fue todo por el dinero de la compañía y el sindicato”.

Otro trabajador de tiempo complete en Chicago declaró: “El contrato del 2015 fue fraudulento, especialmente luego de lo que hicieron en la planta de ensamblaje de Dearborn [en dónde los trabajadores acusaron al UAW de rellenar las urnas con votos falsos para que el acuerdo sea aprobado por un 51 por ciento a nivel nacional]. Si el sindicato estaba recibiendo sobornos, todo esto es corrupto”.

Después de que los medios reportaran sobre el regalo de la escopeta de Jewell y la investigación cada vez más grande, el UAW anunció en noviembre que el ex vicepresidente del sindicato se retiraría el 1 de enero y no buscaría la reelección por otro mandato de cuatro años. En medio de investigaciones a los centros de entrenamientos que el UAW maneja con GM y Ford, el ex vicepresidente del UAW y miembro de la junta de GM Joe Ashton renunció abruptamente el año pasado y Cindy Estrada, la actual vicepresidenta del UAW para GM, de quién se esperaba reemplazar a Williams en la convención constitucional ha sido dejada de lado.

El News reportó el domingo que Jewell y su ex asistente administrativa, Nancy Johnson, han contratado abogados prominentes de cuello blanco para defenderse a sí mismos en medio del creciente enojo por parte de los trabajadores sobre la posibilidad de que las cuotas de su sindicato sean usadas para defender a los corruptos funcionarios del UAW.

El News reportó que Jewell ha contratado al abogado de Chicago Joseph Duffy, cuya lista de clientes incluye a Tony Rezko, un ex recogedor de fondos y consejero al gobernador de Illinois Rod Blagojevich. El gobernador demócrata fue destituido el 2008, condenado y sentenciado a 14 años en prisión federal por solicitar sobornos para vender el puesto vacío en el senado de Illinois dejado por Obama en un escándalo que también implicó al Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU). Johnson ha contratado al abogado de Detroit Harold Gurewitz, quién defendió al ex alcalde de Detroit Kwame Kilpatrick, quién ahora sirve una sentencia de 28 años por cargos de corrupción.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 5 de febrero de 2018)