Extrabajadores temporales y a tiempo parcial en Jeep presentan demanda contra el UAW, Fiat Chrysler

por Shannon Jones
9 febrero 2018

Un grupo de trabajadores a tiempo parcial en el complejo Fiat Chrysler Jeep en Toledo, Ohio, están pidiendo a un juez que reexamine su denuncia que la gerencia y el sindicato automotriz United Auto Workers (UAW) les negaron los beneficios de antigüedad y otros derechos. La iniciativa es en respuesta al escándalo de corrupción del UAW y a medida que crece el sentimiento entre los trabajadores a favor de la anulación de los acuerdos laborales firmados por el UAW.

Un abogado de los trabajadores dice que el reciente acuerdo con el ex negociador principal de la FCA, Alphons Iacobelli, admitiendo que la compañía pagó US$1,5 millones en sobornos a funcionarios del UAW para obtener términos contractuales favorables, proporciona motivos para que se reabra su caso. El Tribunal de Apelaciones de EUA está revisando actualmente la demanda para el Sexto Circuito.

El caso Slight contra el Local 12 del UAW se presentó en nombre de 34 trabajadores temporales y a tiempo parcial (TPT, por sus siglas en inglés) en el complejo Jeep, que fueron contratados originalmente con el salario de Nivel I, el mejor pagado. En marzo del 2013, después de un largo retraso, los trabajadores fueron contratados a tiempo completo por la empresa, pero al salario más bajo del Nivel II. Los trabajadores luego presentaron una queja a través del UAW; sin embargo, la junta de revisión del sindicato silenciosamente retiró las quejas en enero del 2014. Los trabajadores no fueron notificados de este hecho hasta octubre del 2014. Como resultado de esta puñalada en la espalda, los trabajadores luego presentaron una demanda contra la gerencia y el UAW.

La nueva acción judicial de los extrabajadores TPT se produjo luego de la presentación de otra demanda por parte de un grupo de extrabajadores del taller de pintado del Jeep Wrangler, quienes fueron despedidos en el 2012, aparentemente como resultado de un acuerdo mutuo entre el UAW y la empresa FCA. La gerencia había querido deshacerse de los trabajadores a fin de contratar reemplazos peor pagados.

Los trabajadores de Jeep protestan en una exhibición de autos

El funcionario internacional del UAW involucrado en ambos casos fue Troy Davis, que, entre el 2014 y el 2015, actuó como vicepresidente de la fundación Making Our Children Smile, una dudosa entidad caritativa administrada por el vicepresidente retirado del UAW para Fiat Chrysler, Norwood Jewell, quien se ha sido implicado en el escándalo de corrupción. En su acuerdo de declaración de culpabilidad, Iacobelli reconoció que FCA canalizó dinero a través del Centro de Capacitación Nacional UAW-Chrysler (NTC, por sus siglas en inglés) al centro caritativo de Jewell.

Un empleado de Jeep familiarizado con la demanda de los extrabajadores TPT le comentó al WSWS Autoworker Newsletter, “Desde el primer día esos muchachos trabajaron a tiempo completo; nunca hicieron horas TPT. Incluso hasta el último día les dijeron que mantendrían sus salarios, sus pensiones y su antigüedad. Luego los rebajaron de US$28 por hora a US$16,66. El UAW acaba de decirles que ‘se callaran y se alegraran de tener un trabajo’”.

Mientras tanto, tres trabajadores de Fiat Chrysler en Michigan están demandando al UAW por la devolución de millones de dólares en cuotas sindicales pagadas por los trabajadores del sector automotriz, diciendo que los contratos negociados por el sindicato eran ilegítimos debido a que los dirigentes sindicales aceptaban sobornos. Raymond Sterling, el abogado de los trabajadores, presentó la demanda ante el Tribunal de Distrito de EUA el 26 de enero.

En el más reciente caso de corrupción del UAW, Monica Morgan, la viuda del difunto vicepresidente del UAW para Fiat Chrysler, General Holiefield, se declaró culpable de presentar declaraciones de impuestos falsas. Ella enfrenta un máximo de 27 meses en prisión bajo las pautas de sentencia más la restitución.

Morgan admitió haber escondido US$201.000 en dinero ilegal que recibió como parte de un complejo plan de soborno que involucraba a Iacobelli y Holiefield. Los dos hombres, junto con otros oficiales de alto rango del UAW y FCA, robaron un total de US$ 4.5 millones del NTC. El dinero se usó para compras lujosas, incluidas joyas y ropa de diseñador. Los cargos más graves de conspiración y fraude que se han presentado contra Morgan fueron retirados como consecuencia del acuerdo de culpabilidad.

La cifra de US$201.000 citada en el acuerdo es una fracción del dinero que Holiefield y Morgan habían sido acusados de embolsarse. De acuerdo con la acusación original, la empresa de Morgan, Wilson Diversified Products, recibió US$435.000 en pagos de fondos del NTC. Una parte de los fondos fue blanqueada a través de una caridad falsa administrada por Holiefield. Los ejecutivos de FCA también usaron dinero del NTC para pagar el saldo de US$262.219 en la casa de la pareja.

En su página de Facebook, Morgan se jacta de sus conexiones de alto nivel con la cúpula del Partido Demócrata y su asociación con otras celebridades. Incluye fotos de ella con diferentes figuras prominentes, como el presidente Obama, Hillary Clinton y Colin Powell.

Si bien es probable que Morgan haya proporcionado información adicional a los fiscales a cambio de su indulgente castigo, el acuerdo de culpabilidad también puede indicar que el Gobierno está retrasando el caso, por temor a que la exposición de la corrupción desenfrenada provoque una rebelión desde las bases. Varios artículos en los medios de comunicación han comentado sobre los peligros que plantea el debilitamiento de la autoridad del UAW.

Si bien la acción legal es completamente legítima, los trabajadores no pueden confiar en los tribunales, y menos en el FBI, para defender sus derechos e intereses de clase. En cada planta, los trabajadores deberían elegir comités de las bases en cada fábrica para afirmar sus necesidades y demandas en oposición a la dictadura sindical-administrativa en las fábricas. Estos comités de fábrica deben declarar nulos los contratos actuales y luchar por la más amplia movilización de trabajadores para restaurar todas las concesiones entregadas por el UAW. Los comités deben promover sus propias demandas, incluida la abolición del sistema de dos niveles de salarios, un aumento salarial inmediato del 25 por ciento y la transformación de todos los TPT en trabajadores a tiempo completo

El boletín WSWS Autoworker Newsletter habló con los trabajadores de Toledo Jeep sobre las condiciones que enfrentan en virtud de los contratos firmados por el UAW, incluido el del 2015 que aumentó drásticamente el número de trabajadores TPT que no tienen derechos.

“Trabajamos igual de duro que los trabajadores regulares”, dijo una joven que labora como TPT. “Mucha gente está molesta. Muchos trabajadores se quejan de no recibir ayuda del sindicato. Todos los oficiales del UAW con los que hablas te dan una respuesta diferente a tu pregunta”.

Dijo que la gerencia de FCA les estaba pidiendo a los trabajadores TPT que se inscriban para un horario obligatorio de seis días por semana. “Quieren que trabajemos a tiempo completo, pero sin obtener ningún beneficio”.

Otro joven trabajador TPT dijo que había estado en el complejo de Jeep durante cuatro meses. “Al UAW no les importan los TPT. Pagamos cuotas sindicales completas, pero no obtenemos representación”. Al preguntarle sobre el escándalo de corrupción de la UAW, comentó. “Me enteré cuando me contrataron. Me pregunto, ¿cuánto más durará el UAW?”.

Reflexionando sobre las condiciones que enfrentan los trabajadores de TPT, dijo: “Te deja con un sabor agrio y no obtienes los beneficios adecuados”. No deberíamos tener que trabajar durante seis años y luego, básicamente, volver a ser nuevos empleados sin antigüedad.

“Tenemos más TPTs en nuestra planta que los trabajadores a tiempo completo. Están considerando echarnos a todos para la remodelación del nuevo Jeep Wrangler. Obtendríamos beneficios por desempleo, pero ¿cuánto duraría eso?

“Todo el proceso de ser contratado aquí tomó cinco meses. Mientras tanto tuve que trabajar en trabajos secundarios, y tengo un bebé que cuidar”.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 8 de febrero de 2018)