El veterano periodista de investigación Robert Parry muere a los 68 años

por Bill Van Auken
12 febrero 2018

Robert Parry, un veterano periodista de investigación que ganó premios periodísticos en la década de 1980 por denunciar crímenes de la CIA en Centroamérica, murió el 27 de enero a la edad de 68 años en Arlington, Virginia.

Después de más de dos décadas trabajando para Associated Press, Newsweek y la serie de noticias de PBS TV "Frontline", Parry fundó en 1995 el Consorcio para el Periodismo Independiente y su sitio web, Consortiumnews.com, debido a los impedimentos lanzados por los medios corporativos con propósito de prevenir que se descubran las mentiras y crimines del gobierno de Estados Unidos.

Robert Parry

En diciembre, escribió una columna en la que se disculpaba con sus lectores por la reducción de su considerable producción periodística en el sitio web, y explicaba que había sufrido un derrame cerebral. Posteriormente se descubrió que había sido provocada por un cáncer de páncreas no diagnosticado.

Parry comenzó su carrera como periodista después de graduarse en el Colby College de Maine en 1971. Se fue a trabajar brevemente a un periódico publicado por su padre en Framingham, Massachusetts, antes de ser contratado por el Associated Press en 1974.

Aunque nunca se definió a sí mismo como un radical o un socialista, su compromiso con la verdad lo llevó a escribir historias que exponían el funcionamiento interno del estado capitalista y sus actividades delictivas. Su trabajo le gano un extenso archivo con la Agencia Central de Inteligencia de los EE. UU., que siguió de cerca su trabajo.

En 1984, ganó el Premio George Polk y fue finalista del Premio Pulitzer de 1985, por su informe que expone la distribución de un manual de asesinatos de la CIA a los llamados contras que llevan a cabo una guerra de terror respaldada por Estados Unidos contra Nicaragua.

Continuó realizando exposiciones extensas sobre lo que se conoció como el asunto Irán-Contra, con una red secreta en la Casa Blanca organizando la venta de armas a Irán, entonces etiquetada por Washington como una nación terrorista, para luchar contra Irak y, lo más importante era obtener dinero para financiar y armar de manera encubierta e ilegal a los contras en la guerra terrorista orquestada por la CIA contra Nicaragua.

Parry se quejó de que su primer informe para AP sobre Irán-Contra fue retenido durante semanas, muy editado y luego asesinado, hasta que fue transmitido accidentalmente por el cable en inglés del AP. La versión editada en inglés fue luego publicada, omitiendo cualquier mención de la participación de la CIA en el tráfico de cocaína por parte de los Contras. Posteriormente, Parry descubrió que el jefe de la Oficina de Washington de AP estaba teniendo reuniones regulares con el teniente coronel Oliver North, que dirigía la operación ilegal desde la Casa Blanca.

Dejó AP para trabajar en Newsweek en 1987 y pasó a realizar reportajes de investigación para la serie de PBS "Frontline", incluida una transmisión de 1991 que expone la intervención del entonces candidato presidencial republicano Ronald Reagan y sus ayudantes en 1980 para evitar la liberación de los rehenes de la embajada de Estados Unidos en Irán para socavar a su oponente, el actual presidente demócrata Jimmy Carter. Continuó publicando un libro en 1993, "Trick or Treason" (Truco o Traición), que corroboró esta conspiración.

Durante el período reciente, Parry había dedicado gran parte de su trabajo en Consortiumnews a exponer la campaña histérica emprendida por el Partido Demócrata y los principales medios de comunicación sobre supuestas "injerencias rusas" en las elecciones presidenciales de 2016.

Trajo a su informe la riqueza de la experiencia histórica que había obtenido investigando conspiraciones reales entre candidatos presidenciales y gobiernos extranjeros para inclinar las elecciones estadounidenses, incluida la intervención de Reagan en la crisis de rehenes de Irán en 1980 y la intercesión de Richard Nixon con Vietnam del Sur para hundir la discusión de paz en Paris en 1968.

En su obituario para Parry, el New York Times escribió: "Después de décadas de enfurecer a los conservadores, el Sr. Parry comenzó a enfurecer a los liberales en 2016 al sugerir que la injerencia rusa había tenido poca influencia en la elección de Donald J. Trump, aunque era crítico con el presidente Trump por lo que llamó su "desprecio por los hechos y su comportamiento personal craso".

No es que la política de Parry haya cambiado, sino más bien los "liberales" del estilo del New York Times que se volvieron bruscamente hacia la derecha durante todo un período, embarcándose en una campaña neo-macartista para demonizar a Rusia como la supuesta fuente de toda hostilidad hacia el establecimiento gobernante en EYA. y oponiéndose a Trump sobre la base de su supuesta falta de una línea suficientemente dura contra Moscú.

El "periódico de registro" bien podría haber agregado que el "desprecio por los hechos" fue precisamente la acusación hecha por Parry de los medios corporativos, y del New York Times en particular, cuando se trataba de la campaña de propaganda sobre la "intromisión rusa".

"Cuando se trata de Rusia en estos días —como sucedió con el Vietcong en la década de 1960 o Irak en 2002-03— puedes escribir lo que quieras. Todos los estándares periodísticos se han ido", escribió Parry en un artículo publicado en Consortiumnews en septiembre pasado.

En lo que podría servir como una definición para las carreras de los editores, destacados columnistas y corresponsales senior del Times, Parry declaró en un discurso de 1993 a una conferencia del grupo de vigilancia de medios de comunicación (Fairness & Accuracy in Reporting (Equidad y Exactitud en Reportaje): "Las personas que tuvieron éxito y lo hicieron bueno [en los medios informativos] estaban aquellos que no se levantaron, que no escribieron las historias importantes, que miraron para otro lado cuando la historia estaba pasando frente a ellos, y lo hicieron conscientemente o simplemente por cobardía con el engaño del pueblo estadounidense".

En una columna titulada "El origen de un futuro orwelliano", publicada por Consortiumnews el 28 de julio de 2017, Parry trazó la conexión entre la campaña reaccionaria contra la llamada intromisión rusa y "el plan desplegar algoritmos de Internet para perseguir y marginar lo que consideran ‘noticias falsas’, incluidos artículos que desafían el poder de los medios dominantes para controlar la narrativa de noticias dominante".

Llamó la atención sobre un informe publicado el día anterior por el sitio web World Socialist Web Site exponiendo cómo el monopolio de Internet Google censuraba los sitios web izquierdistas, antiguerra y progresivos al excluirlos sistemáticamente de los resultados de búsqueda, lo que resultaba en una caída dramática en el tráfico de búsqueda, no solo para el WSWS, sino para una serie de sitios, incluidos Consortiumnews.

“Esta creación de un Ministerio de la Verdad de hoy en día ocurre bajo la cobertura de una histeria impulsada por la corriente principal sobre ‘noticias falsas’ y ‘propaganda rusa’ tras la elección de Donald Trump”, escribió Parry.

Concluyó: “La verdad debe someterse a pruebas rigurosas contra puntos de vista alternativos y argumentos contradictorios. Ese ha sido un principio básico desde los días de la Edad de Ilustración”.

“Revertir esa vetusta verdad, al desencadenar hoy algoritmos para hacer cumplir la Narrativa Oficial, es una amenaza mucho mayor para un electorado informado y para la salud de la democracia” que cualquier supuesta “noticia falsa”.

El compromiso de Parry con tales principios, una vez propugnado por el liberalismo estadounidense, lo distinguió de los llamados liberales del Partido Demócrata y los medios corporativos, que apoyan agresivamente la supresión de la libre expresión. Lo hacen por miedo, no a la “intromisión rusa”, sino al papel de Internet al exponer información reprimida por los medios, fomentar la discusión política y servir como instrumento para la organización política de la lucha mundial contra la explotación capitalista y las guerras imperialistas.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 5 de febrero de 2018)