El peligro de deportaciones masivas crece a medida que el Senado de EUA se niega a proteger a los inmigrantes jóvenes

por Eric London
17 febrero 2018

Cientos de miles de inmigrantes llevados a los Estados Unidos cuando eran niños se enfrentan a una amenaza de deportación mayor después de que el Senado rechazara una serie de propuestas para unir el estatus legal para aquellos cubiertos por el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) con medidas represivas contra los inmigrantes, incluido el muro de Trump a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.

Se hicieron cuatro votaciones, cada una para cerrar el debate sobre una medida de inmigración específica, y las cuatro no alcanzaron los 60 votos requeridos para finalizar el debate y forzar una votación sobre la aprobación final. Tres de las medidas se referían directamente a las cubiertas por el programa DACA, que Trump canceló en septiembre pasado, estableciendo como plazo de caducidad el 5 de marzo, en cuyo momento casi 800.000 jóvenes traídos aquí como niños podrían estarse enfrentando a la deportación.

Estos incluyeron dos planes bipartidistas, nombrados por sus principales patrocinadores republicanos y demócratas, la enmienda McCain-Coons y la enmienda Collins-King. Ambos proyectos de ley proporcionaron un estatus legal y un camino de 10 a 12 años hacia la ciudadanía para los destinatarios del DACA, con el proyecto Collins que proporciona más dinero para la “seguridad fronteriza” que el proyecto de ley McCain, y aprobando explícitamente el muro.

La dirección demócrata hizo todo lo posible para respaldar la ley Collins-King, y 45 demócratas, incluidos Elizabeth Warren y Bernie Sanders, respaldaron una medida que habría aumentado los fondos para la militarización fronteriza y expandido los fondos para operaciones de deportación internas en $25 mil millones.

El tercer proyecto de ley, respaldado por el liderazgo republicano del Senado, incorporó los cuatro “pilares” exigidos por la Casa Blanca de Trump, incluidos los drásticos recortes en la inmigración legal. Tres demócratas votaron a favor de este proyecto de ley, pero casi una docena de republicanos se opusieron porque se oponen a que se otorgue a los beneficiarios del DACA algún camino hacia la ciudadanía, sin importar cuán oneroso sea.

El cuarto proyecto de ley no estaba relacionado con el DACA, pero fue presentado por republicanos que buscaban castigar las llamadas ciudades santuario que limitan la cooperación de la policía local con las agencias federales de inmigración. Significativamente, cuatro demócratas, incluida Debbie Stabenow de Michigan, respaldaron esta medida ultraderechista.

El marco peligrosamente xenófobo de todo el debate sobre la inmigración fue sugerido en una referencia pasajera hecha por la senadora republicana Lindsay Graham en una conferencia de prensa antes de la votación. “Hay gente loca por aquí” haciendo política de inmigración, dijo, refiriéndose al principal asesor de políticas de Trump, Stephen Miller, y al portavoz de prensa del Departamento de Seguridad Nacional, Tyler Houlton, que trabajó anteriormente para el representante Tom Tancredo, un notorio antiinmigrante demagogo.

En efecto, Graham admitió que Trump les dio a los fascistas el poder de dirigir la política de inmigración de la Casa Blanca, y señaló que Miller y Tancredo están “dirigiendo el programa”. Graham hizo este comentario llamando la atención sobre un comunicado de prensa del DHS publicado ayer que solo puede ser llamado una diatriba fascista.

El comunicado de prensa dice que el proyecto de Collins “destruye la capacidad de los hombres y mujeres del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para eliminar a millones de inmigrantes ilegales” y pide que se revoque la decisión de la Corte Suprema de 2001 Zadvydas v. Davis, que dictaminó que el gobierno no puede encarcelar a los inmigrantes indefinidamente o abolir el debido proceso para los inmigrantes directamente. El comunicado de prensa llamó a este caso una “escapatoria” que ayudará a “asegurar una nueva ola masiva de inmigración ilegal”.

La emisión de tal declaración por un departamento del gobierno de los EUA, atacando a los senadores por su nombre y acusándolos de ayudar a los delincuentes, no tiene precedentes. Da voz a las poderosas tendencias antidemocráticas y autoritarias dentro de la élite gobernante de los Estados Unidos, de la cual la administración Trump es una expresión.

Al tratar de aprobar la propuesta de Collins, el Partido Demócrata se entregó a estos elementos de extrema derecha, pregonando el contenido derechista de la enmienda y su alineación con las demandas del presidente Trump.

El copatrocinador de Collins, el senador independiente Angus King, citó el tuit de Donald Trump del 9 de enero en el que el presidente dijo: “Vamos a idear DACA, vamos a hacer DACA y luego podemos comenzar inmediatamente en la fase 2 que sería exhaustiva”.

King dijo que esta era “la premisa en la que trabajamos”. Le pidió a Trump que apoyara su esfuerzo y proclamó: “Todos nosotros aquí estamos dispuestos” a votar sobre restricciones de inmigración más amplias “la próxima semana”. Agregó: “Esto es meramente un primer paso”, un sentimiento secundado por otro patrocinador de la propuesta, el republicano Mike Rounds, quien dijo que la enmienda “comenzaría el proceso para terminar con la migración en cadena” (terminología ultraderechista para la reunificación familiar) y es “un paso hacia la dirección correcta”.

La principal patrocinadora de la propuesta, la republicana Susan Collins, también le suplicó a la extrema derecha que aceptara su enmienda. Dejó en claro que la propuesta respaldada por los Demócratas no expandiría la migración familiar, alegando que “lo contrario es la verdad”.

Collins dijo que el proyecto de ley “enviaría un fuerte mensaje a las personas que vienen a este país de forma ilegal” en el futuro que “van a ser una prioridad para la deportación, del mismo modo que una persona que ha cometido un delito es una prioridad para la deportación”. King aclaró además que el proyecto de ley no evitaría que el ICE y la patrulla fronteriza arrestaran a todos y cada uno de los inmigrantes. “‘Priorizar’ no significa la exclusión de otros grupos... eso no significa que se te prohíbe cualquier otra actividad de deportación”.

Los comentarios de King, Rounds y Collins revelan que, independientemente de si se llegó a un acuerdo esta semana, las dos partes están allanando el camino para una legislación antiinmigrante más amplia que fortalecerá aún más los elementos de extrema derecha dentro del Estado, proporcionando la inmigración agencias con miles de millones más para redadas de deportación y arrestos.

Es probable que el Congreso salga al receso el próximo viernes sin aprobar ninguna medida que proteja al DACA. Con el presupuesto financiado hasta el 23 de marzo después de que los demócratas ayudaran a aprobar la expansión militar masiva de Trump la semana pasada, es poco probable que se llegue a un acuerdo hasta que caduque el DACA el 5 de marzo. Decenas de miles de destinatarios de DACA e inmigrantes que cumplen los requisitos para el DACA podrían enfrentarse a la deportación en las próximas semanas.

Aunque recientemente dos cortes federales de distrito otorgaron órdenes temporales que impiden que la rescisión del DACA tenga efecto inmediato, las cortes son incapaces de proporcionar protección duradera al inmigrante joven. Ninguna decisión impide que Trump vuelva a emitir su orden de rescisión por motivos diferentes. Uno de los jueces del tribunal de distrito que suspendió la rescisión, Nicholas Garaufis, dictaminó el martes que la administración Trump “indiscutiblemente puede poner fin al programa DACA”. Nada en la Constitución o en la Ley de Inmigración y Nacionalidad exige que las autoridades de inmigración otorguen acciones diferidas o autorizaciones de trabajo sin un estatus legal de inmigración”.

Entre los destinatarios del DACA, la ira está llegando a un punto de ebullición. “Estoy muy triste y he perdido toda la fe”, escribió un destinatario del DACA en un foro en línea. “Los demócratas [ensucian] todo”, escribió otro. Un tercer inmigrante escribió: “Todo el mundo tiene la culpa en este punto, tanto los demócratas como los republicanos”.

El Partido de la Igualdad Socialista (PSI) rechaza todo el marco del debate sobre inmigración en Washington. El PSI exige derechos de ciudadanía completos e inmediatos para todas las personas indocumentadas, el desmantelamiento del ICE, la patrulla fronteriza y el DHS, la abolición del sistema nacional-estatal y el derecho garantizado de todas las personas a viajar por el mundo sin intimidación o amenaza de deportación.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 16 de febrero de 2018)