Yulia Skripal está “mejorando rápidamente”: desentrañando la narrativa rusa del Novichok

por Chris Marsden
2 abril 2018

Cuando se lo colocó en el contexto de la campaña de propaganda anti-Rusia global encabezada por el gobierno conservador británico, el jueves se produjo el mayor milagro de Pascua desde que Cristo resucitó de entre los muertos.

Durante semanas, los medios de comunicación mundiales han estado citando acríticamente las afirmaciones del gobierno de que el agente doble Sergei Skripal y su hija, Yulia, fueron envenenados el 4 de marzo con un agente nervioso “apto para armas”, conocido como Novichok.

El agente fue descrito como tan mortal que era improbable que los comatosos Skripal se recuperaran, y que si lo hicieran sufrirían daños cerebrales y estarían físicamente comprometidos. El miércoles hubo incluso titulares de los medios que podrían tener que apagar su soporte vital.

Sin embargo, el jueves, los informes de la Fundación Salisbury NHS confiaban en que Yulia, de 33 años, ya no se encontraba en una condición crítica y estaba “consciente y hablaba”.

La aparente recuperación de Yulia hace un agujero en una narración oficial que, por derecho, debería hundirla para siempre. En cambio, como ha sucedido en repetidas ocasiones, la historia, sin duda, se modificará según sea necesario. No se debe permitir nada para evitar que el Reino Unido, en alianza con Estados Unidos, continúe presionando para que se den más sanciones económicas y la expulsión de diplomáticos para justificar planes preexistentes de agresión militar en las fronteras de Rusia y Medio Oriente.

Hay innumerables inconsistencias, contradicciones y mentiras en el caso contra Rusia. Sobre todo, no ha habido una explicación política convincente sobre por qué Rusia atacaría a los Skripal.

Tampoco hay nada que vincule el intento de asesinato de la pareja con nadie, y menos con el Estado ruso y el gobierno del presidente Vladimir Putin. Para el gobierno, todo depende de la afirmación única, basada en “hallazgos” no revelados de las instalaciones de armas químicas Porton Down de Gran Bretaña, de que el agente nervioso Novichok utilizado fue “de un tipo” desarrollado en Rusia y era tan sofisticado, y su entrega tan complicada, que un “actor del Estado” debió de haber estado involucrado.

El mantenimiento de esta mentira ha implicado una acumulación de mentiras más pequeñas, que dependían de que fueran aceptadas sin cuestionamientos por los medios. Incluso antes de las noticias sobre Yulia, esta red de engaños estaba en peligro de desmoronarse.

Informes iniciales después del descubrimiento de los Skripal el 4 de marzo informaron que la causa probable de su enfermedad era un “polvo blanco” identificado como el “fentanilo opioide”. No fue hasta el 6 de marzo que se sugirió oficialmente que Rusia podría haber participado y el 7 de marzo antes de que la Policía Metropolitana declarara por primera vez que se usó un agente nervioso.

El 8 de marzo, se anunció que un oficial de policía, más tarde referido como el sargento Nick Bailey, estaba gravemente enfermo en el hospital porque fue uno de los primeros en responder al incidente. La policía agregó que 21 personas habían recibido tratamiento (no especificado).

Cuatro días después, el 12 de marzo, con cientos de policías y militares vagando por Salisbury vestidos con trajes de riesgo biológico, sellando el área del banco donde se encontraban los Skripal, acordonando el restaurante Zizzi en el que habían cenado antes, etc., la primera ministra Theresa May dijo al Parlamento que Porton Down había identificado al agente nervioso como de origen ruso. Por lo tanto, era “altamente probable” que Rusia fuera responsable del envenenamiento.

Rusia ha negado repetidamente la posesión de Novichoks, que se desarrollaron en la antigua Unión Soviética. Ha señalado que otros estados ahora hostiles a Rusia, incluida Ucrania, podrían poseerlo y que su fórmula y los científicos involucrados ahora están disponibles para el Reino Unido y los EUA.

Sin embargo, el problema planteado por los acontecimientos recientes es si existe alguna prueba de que un agente neurotóxico de grado militar estuvo involucrado en el intento de asesinato. Tres asuntos relacionados son importantes: qué es el Novichok, cómo se suministra y qué se supone que debe hacer.

Después de su supuesta identificación, el Novichok fue descrito como “de cinco a diez veces más letal” que el VX y el sarín y, como ellos, un líquido o un gas.

Uno de sus creadores, Vil Mirzayanov, quien desertó a los Estados Unidos, fue entrevistado el 16 de marzo por The Guardian, describiéndolo como el “arma química más poderosa y única en el mundo”.

Ninguna persona ajena al Estado tenía la capacidad de “usar como arma” el Novichok. “Te puedes matar ... es imposible sin un alto equipamiento técnico ... Ningún país tiene estas capacidades como Rusia, porque Rusia inventó, probó y convirtió en arma el Novichok”.

“Creo que trajeron una versión binaria”, dijo Mirzayanov. “Son dos ampollas, recipientes pequeños, como una gran bala, los puse juntos en un aerosol o algo así, y después de eso, algún mecanismo que los mezcle, un par de segundos y después de eso disparas ... Podría tocar cualquier piel y en un par de minutos entraría en vigor”.

Al exponerse, “los efectos son rápidos y dramáticos”. Se ataca el sistema nervioso, las víctimas no pueden respirar, “tosen y les sale espuma de la boca”, “los efectos sobre el sistema digestivo desencadenan el vómito”, “los músculos se convulsionan ... Muchos de los afectados se orinarán y perderán el control de sus intestinos”.

Dado este relato, la historia del polvo blanco, naturalmente, tuvo que ser abandonada. Y tenía que explicarse cómo se suministró un Novichok de una manera que permitía tales complejidades y todavía significaba que los Skripal se fueron de casa durante siete horas, tiempo durante el cual fueron al pub local, comieron en un restaurante y solo entonces colapsaron.

La primera historia fue que Yulia había traído el agente al país sin percatarse, después de que fuera plantado en su maleta. La segunda historia es que fue colocada en la ropa del Skripal, supuestamente explicando el impacto retrasado. El tercero fue que fue bombeado como gas a través del aire acondicionado del automóvil de Skripal.

Nada de esto tenía sentido y las cosas empeoraron después de que nadie más sufriera ningún efecto negativo. Aparecieron varios síntomas en los asistentes al hospital, pero todos fueron dados de alta sin tratamiento. El 22 de marzo, DS Bailey abandonó el Hospital de Wiltshire, haciendo su propia recuperación varios días antes que Yulia.

En medio de esta debacle, May habló el martes en el Parlamento jactándose de las expulsiones de 100 diplomáticos rusos por parte de 18 naciones, incluyendo a 60 a los que se les ordenó abandonar Estados Unidos.

Hablando al comienzo de un debate sobre la seguridad nacional y Rusia, May declaró que Sergei y Yulia Skripal “permanecen gravemente enfermos en el hospital. Lamentablemente, a fines de la semana pasada, los médicos indicaron que es poco probable que su situación cambie en el futuro cercano, y es posible que nunca se recuperen por completo”.

Si la recuperación de Yulia dos días después no fue lo suficientemente embarazosa, la policía también eligió ese día para anunciar que la suministración del Novichok a sus supuestas víctimas se había llevado a cabo embadurnándola en la puerta de la casa de Sergei.

No se ofreció ninguna explicación sobre cómo este artilugio no sofisticado permaneció sin descubrir durante semanas, o por qué nadie más que los Skripal y DS Bailey habían sido afectados. En cambio, la unidad terrorista de la Policía Metropolitana anunció que estaba acordonando un área de juegos infantiles cerca de la casa de Skripal, mientras le entregaba a la policía de Wiltshire el control del cementerio de London Road, donde están enterrados la esposa y el hijo de Sergei, del centro comercial Maltings y del complejo Ashley Wood.

En todo el mundo existe un profundo escepticismo con respecto a las afirmaciones hechas por el gobierno del Reino Unido. Esto está más que justificado. Los rostros pueden haber cambiado desde que el Partido Laborista de Blair produjo sus “expedientes poco fiables” para justificar la guerra contra Irak en 2003, pero no la hipocresía e intriga que la burguesía británica ha desarrollado como al nivel de las bellas artes.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 31 de marzo de 2018)