Los partidos pseudoizquierdistas promueven el bombardeo estadounidense-francés-británico de Siria

por Will Morrow
17 abril 2018

Una serie de partidos políticos que se autodenominan socialistas demostraron que no son nada por el estilo al prestar apoyo al bombardeo ilegal de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña el viernes por la noche a Siria.

Grupos como la Organización Socialista Internacional americana (ISO), los Socialistas Democráticos de América (DSA) y el Nuevo Partido Anticapitalista francés (NPA) son organizaciones a favor de la guerra. Están participando en una campaña de propaganda con los órganos de prensa capitalistas y las agencias de inteligencia para difundir la mentira de que los bombardeos se justifican sobre una base “humanitaria” y que se requiere una fuerza militar adicional. Los socialistas rechazan estos intentos de cubrir la intervención imperialista en un barniz fraudulento de “izquierda”.

Primero, estos grupos pseudo-izquierdistas atacan a quienes cuestionan la legitimidad de la CIA y el MI6 afirma que Assad usó armas químicas en Guta (Ghouta) Oriental la semana pasada. Aceptan las afirmaciones producidas por las mismas agencias de inteligencia militar que difundieron la mentira de las “armas de destrucción masiva” para justificar la invasión de Iraq, que provocó la muerte de más de 1 millón de personas.

Joseph Daher del NPA escribió en un artículo del 10 de abril titulado “Siria: una pesadilla sin fin” que el gobierno sirio “mató a más de 100 personas en 24 horas”, según las primeras estimaciones, con sospechas especialmente fuertes sobre el uso de cloro y gas sarín”. Sin dudas, Daher acepta las afirmaciones de que el régimen de Assad llevó a cabo un ataque con gas químico en Guta el 7 de abril. Este cargo ha sido promulgado a través de los medios de información sin pruebas para justificar una guerra ilegal de agresión contra Siria que ha puesto a la humanidad al borde de una guerra mundial nuclear entre los Estados Unidos y Rusia. En una declaración posterior al bombardeo titulada “Con el pueblo sirio, contra los bombardeos y toda la intervención imperialista”, el NPA pidió un “rechazo de la campaña para desacreditar la veracidad de otro ataque químico criminal por parte del régimen”.

El artículo de la ISO del 13 de abril, “Los misiles estadounidenses no detendrán el sufrimiento de Siria”, presenta una foto de un niño con un respirador extraído del video de amplia circulación que la CIA afirma es “prueba” de que Assad usó armas químicas. El artículo declara: “El 7 de abril, un ataque químico llevado a cabo por las fuerzas del gobierno sirio en la ciudad de Douma [Duma], en el sudoeste de Siria, mató al menos a 43 personas y dejó a otras luchando por respirar”. El artículo declara que mientras “el régimen de Assad negó el lanzamiento del ataque químico” y el “gobierno ruso también afirmó que los informes de un ataque con gas eran un ‘montaje’”, estas “negaciones son una mentira cruel”.

Pero el secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, reconoció el viernes por la noche en una conferencia de prensa que no había encontrado pruebas de que el gobierno sirio usara armas químicas hasta el viernes por la tarde, horas después de que apareciera el artículo de la ISO. En otras palabras, el ISO alcanzó su veredicto de culpabilidad antes de que el Pentágono afirmara que alcanzó el suyo.

En segundo lugar, los grupos pseudo-izquierdistas critican la campaña de bombardeos aduciendo que no va lo suficientemente lejos y que se requiere más intervención militar.

Escribiendo para el NPA, Daher escribe con preocupación que “Donald Trump ha reiterado su deseo de retirarse de Siria, a pesar de la resistencia de sus asesores más cercanos”. Señala que tal retirada “está siendo alentada por las principales potencias que intervienen en Siria: Rusia, Irán y Turquía”. Daher concluye declarando que los “crímenes del régimen de Assad continúan con el silencio y la complicidad de las potencias internacionales y regionales”. En una entrevista del 13 de abril publicada en el sitio web International Viewpoint, la revista del Secretariado Unido pablista, Daher exige que los Estados Unidos armen a los rebeldes sirios: “También debemos apoyar el suministro de armas a estas fuerzas democráticas en la región para combatir ambas fuerzas contrarrevolucionarias”.

El artículo del 13 de abril del ISO critica al gobierno de Obama porque “negó el acceso de los rebeldes al armamento antiaéreo o antitanque que les habría dado una ventaja potencialmente decisiva contra el ejército sirio, lo que podría haber llevado a la caída del régimen por completo”. El artículo continuaba:

“Desde el comienzo del levantamiento de la Primavera Árabe en Siria, la política de los EUA ha estado dirigida a garantizar que alguna forma del régimen actual continúe en Siria, con o sin Assad. A medida que avanzaba la contrarrevolución salvaje del régimen, gracias al poderío militar ruso, los EUA han llegado a aceptar que Assad se mantendrá y que los rusos serán los poderosos en el país”.

Jacobin, la revista respaldada por la DSA, no ha publicado ni un solo artículo reciente sobre las amenazas de Estados Unidos contra Siria ni sobre los bombardeos mismos. Mientras el editor de Jacobin Bhaskar Sunkara guardó silencio sobre las amenazas de Trump de bombardear a Siria en los días previos al ataque, encontró tiempo para publicar varios tuits sobre el equipo de baloncesto de los New York Knicks. El silencio de Jacobin denota consentimiento y complacencia.

Lo mismo es cierto para la organización pseudoizquierda australiana Socialist Alternative, que mantiene estrechas relaciones con el ISO en los EUA, e International Viewpoint, la revista del pablista, ex trotskista, Secretariado Unido. Estos grupos no son más que alas de propaganda del imperialismo estadounidense, británico y francés. Proporcionan a las agencias de inteligencia un megáfono, lanzando sus justificaciones para la guerra y coloreándolas con verborrea que suena “a izquierda”.

Estos grupos están a favor de la guerra porque pertenecen a una capa privilegiada de la clase media-alta que se beneficia, materialmente, del saqueo imperialista de Medio Oriente. Sus proclamas a favor de la guerra reflejan el desplazamiento a la derecha entre sectores del 10 por ciento más rico de la sociedad estadounidense y europea cuyas carteras bursátiles se han disparado como resultado de la financiarización de la economía mundial y el boom del mercado bursátil mundial.

Las encuestas muestran una oposición masiva en los Estados Unidos, Francia y el Reino Unido a los ataques a Siria. Esto refleja la creciente oposición de la clase trabajadora a la guerra, que tiene lugar en condiciones de un crecimiento de la lucha de clases en todo el mundo, como se evidencia más agudamente en los tres países que lanzaron los ataques del viernes por la noche. La pseudo-izquierda y las potencias imperialistas temen que las luchas de la clase obrera se fusionen con un amplio sentimiento antibélico entre los trabajadores y los jóvenes. La construcción de un movimiento de masas en la clase trabajadora opuesta a la guerra y la desigualdad tendrá lugar en una lucha consciente contra los grupos que se llaman a sí mismos “izquierdistas” que ayudan a las potencias imperialistas a arrojar bombas sobre los antiguos países coloniales.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 16 de abril de 2018)