¡Basta ya de redadas contra los inmigrantes! ¡Por una política socialista de fronteras abiertas!

por Kevin Mitchell y candidato del PSI para la Cámara de Representantes (Distrito 51 en California)
17 mayo 2018

Esta declaración es de Kevin Mitchell, el candidato del Partido de la Igualdad Socialista para el Distrito 51 de California en las elecciones primarias del 5 de junio. Para más información, haga clic aquí.

Como candidato del Partido Socialista por la Igualdad para la Cámara de Representantes del Distrito 51 en California, condeno inequívocamente la incursión del 8 de mayo en la casa de Alberto Alonzo Hernández y su familia en National City, California, y exijo su liberación inmediata.

El arresto del Sr. Hernández fue grabado en video y distribuido en línea donde se ha visto más de 11.000 veces. En la grabación, se puede ver a los agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) quebrando la puerta como agentes de la Gestapo contemporáneos. Cuando los miembros de la familia solicitan una orden de arresto, respondieron cínicamente, "Estás viendo demasiadas películas. Les mostraremos la orden cuando hayamos terminado”.

Los agentes del ICE entran a la casa, apuntando sus armas a los niños y a una anciana abuela discapacitada. El Sr. Hernández fue llevado en un automóvil sin placas a un campo de detención de inmigrantes.

Lo que sucedió el 8 de mayo es solo una de las innumerables redadas llevadas a cabo por la Administración de Trump contra las comunidades de inmigrantes en todo Estados Unidos. Si no fuera por las acciones valientes de la familia Hernández al grabar a los agentes del ICE, es dudoso que el incidente se haya convertido en noticia.

Al hablar con la familia Hernández, me contaron cómo los inmigrantes indocumentados en sus vecindarios ahora temen salir de sus casas e ir a trabajar. El presidente Trump ha desatado un reino de terror contra los inmigrantes, con arrestos en hospitales, iglesias o cuando dejan a sus hijos en la escuela.

Los estudios de la Sociedad Estadounidense de Pediatría muestran una conexión directa entre las redadas de inmigrantes y el estrés tóxico, que empeora en gran medida el bienestar físico y emocional de los miembros de la familia de los inmigrantes, especialmente los niños, en los años venideros.

El Partido Demócrata ha colaborado con Trump y sus redadas en cada paso del camino. Si bien las políticas antiinmigrantes son fundamentales para la promoción de la Casa Blanca del nacionalismo de extrema derecha, la Administración de Obama sentó las bases para el actual clima de xenofobia, deportando a más inmigrantes que cualquier otra Administración en la historia de los Estados Unidos.

La Sra. Hernández y sus cinco hijos

El gobernador demócrata Jerry Brown recientemente ordenó 400 Guardias Nacionales a la frontera entre Estados Unidos y México, liberando agentes de la Patrulla Fronteriza y el ICE para hacer el tipo de trabajo sucio que exhibieron en la casa de los Hernández en National City.

Los demócratas no han pedido ninguna audiencia del Congreso sobre la guerra de Trump contra los inmigrantes y sus medidas estatales policiales. En su lugar, han centrado su oposición a Trump en las acusaciones de "colusión" con Rusia, pidiendo una mayor agresión en Oriente Próximo en línea con las demandas de poderosas facciones del aparato de espionaje estadounidense.

La postura de los demócratas como defensores de los inmigrantes es completamente insincera y falsa. Mi oponente, el congresista Juan Vargas, no ha dicho una palabra sobre el ataque por ICE en National City, pero ha promovido ilusiones en reformas desdentadas como "ciudades santuario". Incluso si San Diego fuera a recibir estatus de santuario, el destino de innumerables inmigrantes no sería diferente de lo que le sucedió a la familia Hernández.

Los ataques contra inmigrantes son ataques contra toda la clase trabajadora. La clase dominante quiere que la población se acostumbre a ver automóviles sin distintivos arrastrando y secuestrando a personas a plena luz del día hacia los campos de internamiento, para nunca más ser vistos. Quieren oponer a unos trabajadores contra otros por nacionalidad para que no se unan contra el enemigo real —el capitalismo—.

Lo que se ensaya con inmigrantes hoy día se usará contra todos los trabajadores mañana. Este proceso ya está ocurriendo, ya que activistas políticos, periodistas y defensores legales también están siendo hostigados por agentes de la policía y de la Patrulla Fronteriza. Cuando se ataca a la sección más vulnerable de la clase trabajadora y se les dice que no tienen derechos, se vuelve mucho más fácil para la clase gobernante dividir a los trabajadores y quitarles los derechos a todos.

California tiene las mayores concentraciones de pobreza en los Estados Unidos, incluyendo la población sin hogar más grande, al lado de la mayoría de los multimillonarios en el país. Solo 144 personas tienen una riqueza combinada de $725 mil millones. No es extraño que la clase dominante quiera dividir a los trabajadores entre líneas nacionalistas, raciales y étnicas para ocultar la división de clases real en la sociedad.

Este fenómeno antiinmigrante no es exclusivo de los Estados Unidos. En México, el Gobierno trabaja en estrecha colaboración con EUA para atacar brutalmente a los inmigrantes que cruzan desde América Central sin ofrecerles asistencia de ningún tipo para su difícil situación. Los partidos de extrema derecha están en ascenso en Europa. Miles de inmigrantes huyendo zonas de guerra imperialistas de Oriente Próximo se han ahogado cruzando el Mediterráneo en busca de una vida mejor.

El Partido Socialista por la Igualdad lucha por la unidad internacional de la clase trabajadora contra el capitalismo y el fin del sistema de Estados-nación. Nos oponemos a los ataques contra los inmigrantes y a los intentos de los movimientos de extrema derecha de culparlos por la crisis de la sociedad estadounidense.

En oposición a la militarización de las fronteras y la persecución de los inmigrantes, el PSI defiende las fronteras abiertas: el derecho de todos los trabajadores a vivir en el país que elijan, con plenos derechos de ciudadanía, incluido el derecho a trabajar y viajar sin temor a la deportación o la represión.

La defensa de los inmigrantes debe estar conectada a un programa socialista para garantizar que todos tengan derecho a un trabajo digno y bien remunerado, atención médica gratuita, educación gratuita, un medio ambiente limpio, acceso a la cultura y un mundo libre de guerra y violencia.

Los recursos existen para cumplir con estos derechos sociales para todos los trabajadores. El problema es el sistema capitalista y la monopolización de la gran mayoría de la riqueza de la humanidad por parte de una pequeña élite corporativa y financiera.

El capitalismo nos ha mostrado el único futuro que puede ofrecer: muros, represión, guerra. Contra esta locura, abogamos por el socialismo: una economía mundial dirigida a satisfacer todas las necesidades humanas, no las ganancias privadas.

Si estás de acuerdo con esta perspectiva, por favor únete y apoya mi campaña y la campaña de David Brown para el Senado de EUA!

· ¡Basta ya de redadas contra los inmigrantes! ¡Libertad para todos los prisioneros inmigrantes!

· ¡Por desmontar el ICE y la patrulla fronteriza!

· ¡No al muro entre Estados Unidos y México! ¡Por una política socialista de fronteras abiertas!

(Artículo publicado originalmente en inglés el 15 de mayo de 2018)