“La propaganda del gobierno y la guerra contra el terror desde el 11 de septiembre hasta Siria”

Periodistas y académicos exponen las acciones criminales del Reino Unido en Medio Oriente

por Julie Hyland
1 junio 2018

Medios de Comunicación en el Banquillo (Media on Trial) celebró un evento exitoso en Leeds el domingo, ante los esfuerzos sostenidos para evitar que la reunión tuviera lugar.

El grupo fue formado por el Frome Stop War, con sede en Somerset, Inglaterra. Trabajando con académicos, periodistas de investigación y otras partes e individuos interesados, y valiéndose de la invasión ilegal de Irak en 2003, Medios de Comunicación en el Banquillo busca “cultivar el escepticismo público cuando se enfrenta a los informes partidistas del establishment y los medios corporativos en tiempos de conflicto”. Celebró reuniones muy concurridas en Frome y Londres el año pasado. Su éxito al exponer las operaciones en curso de cambio de régimen en Siria, y la propaganda del gobierno/medios con este fin, ha convertido a sus miembros en objeto de una campaña organizada de difamación en los medios, que culminó en esfuerzos para silenciarla por completo.

“La propaganda del Gobierno y la guerra contra el terror desde el 11 de septiembre hasta Siria” fue reservada en el Museo de la Ciudad de Leeds. Pero en un ataque a la libertad de expresión, el Ayuntamiento de Leeds en West Yorkshire, administrado por los laboristas, cancelóel evento.

Sheila Coombes hablando en Medios de Comunicación en el Banquillo

Sheila Coombes (Frome Stop War) informó de que la prohibición, hecha el 3 de mayo, Día Mundial de la Libertad de Prensa, se produjo después de una serie de ataques a varios de los oradores destacados por los diarios Huffington Post, Guardian y el Times como “Apologistas de Asad”.

Entre los destinatarios de los ataques se encontraban el profesor Piers Robinson (Universidad de Sheffield), el profesor Tim Hayward (Universidad de Edimburgo), ambos del Grupo de Trabajo sobre Siria, Propaganda y Medios (WGSPM) y la periodista de investigación Vanessa Beeley.

Tras haber viajado a Leeds para ver el lugar, a Coombes le dijeron que el Concejo Municipal de Leeds había cancelado el evento, sugiriendo que estaban involucrados “asuntos de seguridad”. Se le informó que era una prohibición general y que ningún otro lugar administrado por el concejo sería el anfitrión.

Menos de una hora después de haber sido informada, el Yorkshire Post publicó un artículo en línea sobre la prohibición, seguido de un informe similar en el Huffington Post. La velocidad de publicación sugiere que estos medios de comunicación conocían la prohibición antes de que la propia Coombes fuera informada.

Piers Robinson hablando en el evento Medios de Comunicación en el Banquillo

Coombes informa de que estuvo en contacto con la policía sobre los preparativos de seguridad para el evento y que el oficial de policía le había informado que había avisado al Ayuntamiento de Leeds que no había “inteligencia para evaluar una amenaza”. Un segundo lugar privado alternativo también fue cancelado.

Medios de Comunicación en el Banquillo se vio obligado a mantener en secreto los detalles de la tercera sede hasta poco antes de la apertura y restringir la entrada a aquellos que ya habían comprado boletos. El panel finalmente pudo continuar el domingo en el centro de educación islámica Baab-ul-llm, uno de los pocos lugares preparados para desafiar esta campaña de censura. Aproximadamente 200 personas asistieron.

Los informes pronunciados durante la reunión de cuatro horas proporcionaron una exposición devastadora de la conexión entre la propaganda y la censura por parte de los medios y el belicismo de los gobiernos de Gran Bretaña, los Estados Unidos y de todo el mundo.

El profesor Piers Robinson (catedrático de política, sociedad y periodismo político) habló sobre el cambio de nombre de la propaganda gubernamental como “relaciones públicas”. Sobre la base de su investigación sobre la guerra de Irak, citó material de la investigación de Chilcot sobre la guerra confirmando la manipulación sistemática y exageración de la “inteligencia” sobre las supuestas Armas de Destrucción Masiva de Irak. Esto incluyó discusiones entre los gobiernos de Estados Unidos y Gran Bretaña sobre cómo los ataques terroristas del 11 de septiembre podrían usarse para operaciones de cambio de régimen, bajo el lema de la “guerra contra el terror”, que Robinson describió como un eslogan de propaganda para movilizar el apoyo para las operaciones militares.

Robert Stuart es un investigador independiente cuya entrevista con UK Column sobre las “irregularidades” en el documental Panorama de la BBC, “Salvando a los niños de Siria”, alentó al productor y escritor de cine Victor Lewis-Smith a romper su contrato con la BBC con disgusto y anunciar su intención de hacer una película sobre “Salvando a los niños de Siria”.

Robert Stuart hablando en el evento Medios de Comunicación en el Banquillo

Stuart dio una presentación sobre su examen de la película grabada por personal de la BBC en el Hospital Atareb en Aleppo el 26 de agosto de 2013, que pretendía mostrar las secuelas de un bombardeo al estilo napalm por parte de las fuerzas del gobierno sirio. El vídeo fue transmitido la misma tarde en que el parlamento realizó una votación de choque contra un ataque militar contra Siria. Él mostró que gran parte de ella fue puesta en escena. Esto no solo incluía el uso de simulaciones de traumas de heridos militares, sino que el personal de la BBC viajaba en vehículos que exhibían banderas del ISIS y junto a miembros veteranos de los Cascos Blancos, financiado con fondos occidentales.

El profesor Tim Hayward (teoría política ambiental) cuestionó la moralidad de los medios que presentaban información que no era cierta y sus implicaciones para la democracia y la sociedad. Cuestionó la complicidad de los medios en glorificar a las figuras yihadistas, a pesar de que esto violaba las propias leyes antiterroristas de los gobiernos británicos. Llamó la atención sobre las transmisiones en el canal 4 que proporcionaban halagos a las mujeres británicas que se apuntaban a la jihad. Los medios fueron culpables de invertir la verdad y de poner un “cierre” a la información que violaba los rudimentos de la integridad periodística.

El professor Tim Hayward hablando en el evento Medios de Comunicación en el Banquillo

El periodista y locutor estadounidense Patrick Henningsen (21st Century Wire) llamó la atención sobre las condiciones sin precedentes en las que se celebraba la reunión, “en secreto, en una tienda de campaña”.

Era imposible tener una democracia funcional sin un cuarto Estado funcional, dijo. Este había sido el estándar del oro, pero ya no era el caso. Henningsen notó una amplia oposición popular a la guerra en los EUA que los sucesivos candidatos presidenciales habían tratado de manipular, solo para traicionar una vez en el poder, desde George W. Bush hasta Barack Obama y Donald Trump.

Los medios dominantes tienen enormes activos y recursos, pero afirman que la democracia se ve amenazada por las “noticias falsas”, cuando son ellos los proveedores de noticias falsas y la amenaza real para la democracia.

Peter Ford es un ex embajador del Reino Unido en Siria (2003-2006) y ahora es el Director de la Sociedad Británica Siria. Señaló que el gobierno se había visto obligado a convocar la investigación Leveson en los medios de comunicación después del escándalo del pirateo de teléfonos que involucraba al News of the World de Murdoch. Pero esas acciones fueron triviales en comparación con la hoja de cargos reales que se debía presentar contra los medios: la de “fomentar la guerra y ayudar e incitar a la propaganda bélica”.

Vanessa Beeley es una periodista de investigación internacional y fotógrafa que había informado desde el interior de Siria (incluido el este de Alepo), Egipto y Palestina. Ella jugó un papel importante en la exposición de los Cascos Blancos de Siria como un brazo de la propaganda occidental y las operaciones de cambio de régimen.

Peter Ford

Ella entregó un conmovedor relato de la situación dentro de Siria y la capital, Damasco. Además de detallar el papel de los Cascos Blancos y otras instituciones financiadas y respaldadas por los gobiernos occidentales, Beeley señaló que, especialmente después de la Segunda Guerra Mundial, la propaganda a favor de la guerra se consideraba una amenaza para la paz. Los Juicios de Nuremberg en 1946 caracterizaron la propaganda para facilitar la guerra como un crimen serio contra la humanidad; uno de los más graves que podrían cometerse. Hoy, quienes abogan por la paz y la defensa del derecho internacional son difamados y silenciados, mientras que aquellos que promueven la guerra son elogiados en los medios de información.

En el poco tiempo disponible para hacer preguntas, se hicieron contribuciones, incluida la posibilidad de tomar medidas prácticas contra la guerra.

Vanessa Beeley

Julie Hyland, que habla en nombre del World Socialist Web Site, fue recibida calurosamente por la audiencia por afirmar que el punto culminante de la campaña internacional de difamación y censura es el ataque contra Julian Assange, el fundador de WikiLeaks que corre grave peligro de ser desalojado de la embajada de Ecuador y extraditado a los Estados Unidos.

Henningson respondió que la embajada había decidido cortar el acceso a Internet y las comunicaciones personales de Assange mientras que Siria estaba siendo blanco de ataques militares. “No subestimo la influencia de Julian Assange en esos momentos críticos. Su propio sitio web fue desconectado mientras se producía el ataque aéreo de los EUA, Gran Bretaña y Francia, junto con varios otros sitios web”. Agregó, “Julian Assange está siendo silenciado porque no quieren que alguien como él tenga una plataforma”.

El vídeo del evento en Leeds de Medios de Comunicación en el Banquillo se puede ver aquí.

(Publicado originalmente en inglés el 31 de mayo de 2018)