Un informe documenta el abuso a los trabajadores chinos en la planta Foxconn, proveedora de Amazon

por Alec Andersen
18 junio 2018

Un nuevo informe completo publicado el domingo por el vigilante de los derechos laborales China Labor Watch (CLW) con sede en Nueva York arrojó nueva luz sobre las prácticas bárbaras e ilegales que emplea Amazon para aumentar sus ganancias reduciendo los costos de producción sobre las espaldas de los trabajadores de las plantas de ensamblaje de productos electrónicos de la compañía en China.

Fábrica de electrónica en Zhuhai, China (fuente: http://www.flickr.com/people/76224602@N00)

El informe, titulado “Amazon se aprovecha de oprimir secretamente a los trabajadores de su proveedor”, es la culminación de entrevistas y pruebas documentales recopiladas entre agosto de 2017 y abril de 2018 por un equipo de investigadores enviados a las instalaciones Pioneer Park 2 de Foxconn en la ciudad china de Hangyeng. en el sur de la provincia de Hunan.

Los trabajadores de Foxconn Pioneer Park 2 fabrican tabletas Kindle de Amazon y parlantes inteligentes Echo. Los investigadores descubrieron una variedad de abusos en la fábrica —muchos de los cuales son ilegales incluso bajo las leyes laborales laxas de China— incluyendo el robo de salarios desenfrenado, esquemas de beneficios fraudulentos, condiciones de trabajo y de vida peligrosas y el uso extensivo de subcontratistas para subvertir ilegalmente la ley china y los derechos de sus trabajadores.

El abuso de trabajadores de despacho

El informe de CLW revela que aproximadamente el 40 por ciento de la fuerza laboral de las instalaciones de producción de Hangyeng de Amazon está compuesto por los llamados “trabajadores de despacho” contratados a través de varios subcontratistas laborales diferentes.

En China, los “trabajadores de despacho” son empleados que normalmente operan bajo contratos de un año y reciben salarios ligeramente más altos, pero no disfrutan de casi ninguno de los derechos de los que disfrutan otros trabajadores, como vacaciones pagadas y protección contra despidos. En 2014, el Gobierno chino impuso un límite del 10 por ciento a la proporción de la fuerza de trabajo de una empresa que puede estar compuesta por trabajadores de despacho. Por lo tanto, el informe indica que el número de trabajadores de despacho en la fábrica excedió el límite legal en aproximadamente cuatro veces.

Los investigadores también encontraron que los trabajadores de despacho en las instalaciones de Hangyeng a menudo no recibían una copia de su contrato firmado, aunque lo solicitaran. Un trabajador le dijo al investigador secreto de CLW que cuando le pidieron una copia del contrato, un administrador de la empresa de despacho de Qizhong respondió que “el contrato laboral no tenía ningún mérito legal y no le daría el contrato firmado al trabajador”.

Salarios de pobreza y robo de salarios

Foxconn garantiza a los trabajadores de despacho un salario mínimo de 3.700 RMB ($578) por mes, pero las nóminas revelaron que los ingresos para los trabajadores del despacho y para los regulares ni siquiera se acercaron a ese número. Todos los trabajadores de la fábrica reciben un pago inicial de 14,5 RMB ($2,26) por hora, incluido un bono de asistencia de 1 RMB ($0,16) por hora. Si un trabajador está ausente por dos o más días en un solo mes por cualquier motivo, incluida una enfermedad, o llega tarde al trabajo dos veces en un mes, su salario por hora para todo el mes se reduce en 1 RMB a 13,5 RMB ($2,11).

Se requiere que los trabajadores lleguen 10 minutos antes pero no reciben compensación por ese tiempo. Los trabajadores también deben esperar en la fila para que los cacheen al salir de la fábrica, tiempo que tampoco está compensado.

En el transcurso de la investigación, que coincidió con la temporada baja de la fábrica, los trabajadores regulares obtuvieron un salario mensual promedio de 2.000 RMB ($315,79). Durante el mismo período, a los trabajadores de despacho se les pagó un promedio de 2.500 RMB ($394,74) por mes, con las ganancias ligeramente más altas que reflejan la falta de seguro social que se ofrece para los trabajadores de despacho.

Como resultado de estos salarios de nivel de pobreza, los trabajadores de despacho se ven obligados a trabajar cantidades excesivas de horas extra para poder subsistir. Esta dependencia de horas adicionales crea un sistema en el cual los gerentes conceden y restringen horas extra como recompensa por el buen comportamiento, así como horas normales, como castigo por presuntas “fechorías” tales como enfermedad, tardanza o necesidad de ausentarse inesperadamente. Mientras tanto, a los trabajadores regulares en la fábrica no se les permitía tomar horas extra, lo que les hacía casi imposible que sobrevivieran con sus bajos salarios y llevó a muchos a renunciar.

Durante la temporada alta, los trabajadores se ven obligados a trabajar hasta 100 horas de tiempo extra cada mes, lo que es casi tres veces el máximo de 36 horas extraordinarias de China que se pueden trabajar en un mes. Los trabajadores de despacho trabajaron hasta 80 horas de tiempo extra durante el período cubierto en el informe.

Los trabajadores de despacho en la fábrica reciben el mismo salario base de 14,5 RMB por hora, tanto para horas normales como extra. Tanto la ley china como el Código de Conducta de Proveedores de Amazon exigen que los trabajadores reciban una tarifa de horas extra de 1,5 veces el salario por hora normal.

Beneficios, asistencia y “vacaciones” no pagadas

A los trabajadores regulares se les permite la licencia por enfermedad con sueldo si proporcionan documentación médica de su enfermedad, en cuyo caso tienen derecho al 80 por ciento de los salarios por los días que faltan. Sin embargo, los trabajadores de la planta de Hangyeng informaron en grupos de chat que por tomarse un solo día de permiso, incluida la licencia por enfermedad, sus ganancias se redujeron en el equivalente a tres días de salario.

A los trabajadores regulares también se les ofrecen los “cinco seguros sociales” de China, que incluyen seguro médico, de vejez, desempleo, maternidad y accidentes laborales. Como resultado, sus salarios se reducen en 400 RMB ($62,44). Sin embargo, los trabajadores regulares informaron que nunca recibieron ninguna confirmación de cobertura y tuvieron que pagar todos los gastos médicos de su bolsillo, por lo que el motivo real de estas deducciones no está claro.

Los trabajadores de despacho de la planta no reciben cobertura de seguro social, en violación de la ley de 2014 que rige a los trabajadores de despacho, que explícitamente requiere que las agencias de despacho registren a sus trabajadores para el seguro social y realicen contribuciones a la seguridad social. Sin embargo, las agencias de despacho dedujeron los salarios por lo que afirmaron que era “seguro de accidentes”, aunque no se proporcionó confirmación de la inscripción y la agencia se negó a informar a los trabajadores qué estaba cubierto por este supuesto “seguro”.

Durante la temporada baja, a menudo se envía a los trabajadores de despacho a “vacaciones” involuntarias, durante las cuales no reciben pago, lo que los hace efectivamente desempleados para reducir los gastos salariales. Entre el 25 de abril y finales de mayo de este año, casi 800 trabajadores fueron enviados a “vacaciones” no pagadas, de los cuales unos 700 eran trabajadores de despacho. Entre el 11 de enero y el 26 de febrero, los trabajadores informaron que 3.000 trabajadores se vieron obligados a irse, de los cuales el 90 por ciento eran trabajadores de despacho.

Condiciones de trabajo peligrosas

Además de lamentablemente inadecuados planes de salarios y beneficios que van desde fraudulentos hasta inexistentes, los trabajadores de la planta de ensamblaje de electrónica Foxconn Pioneer Park 2 en Hangyeng se ven obligados a soportar condiciones que son intolerables y peligrosas incluso para los estándares chinos.

Los trabajadores deben pedir permiso a su supervisor de línea para ir al baño, y las temperaturas en la fábrica eran con frecuencia 5 grados Celsius (9 grados Fahrenheit) más altas que la temperatura exterior. Además, a los trabajadores no se les proporciona ningún equipo de protección personal (PPE) ni se les informa sobre los riesgos que representan los productos químicos y el equipo con el que trabajan a diario.

Mientras que los trabajadores regulares en la planta reciben cinco días de capacitación laboral antes de asumir las tareas normales, los trabajadores de despacho reciben solo ocho horas de capacitación avanzada, que no incluye información específica para sus unidades asignadas. Por lo tanto, los trabajadores no conocen los peligros potenciales específicos de sus funciones, ni los pasos a seguir para evitar lesiones o efectos perjudiciales para la salud. Esto representa otra violación directa de la ley china, según la cual los trabajadores deben someterse al menos a 24 horas de entrenamiento antes de asumir funciones normales.

Las condiciones de trabajo inseguras producidas por esta falta de capacitación y equipo de protección se ven agravadas aún más por el agotamiento constante entre los trabajadores de despacho que resulta de trabajar tantas horas.

En las entradas de un diario, un investigador encubierto de China Labor Watch, a quien se le asignó la tarea de cepillar los parlantes de Echo Dot, describió el costo que las largas horas dedicadas a realizar trabajos monótonos y repetitivos le tomaron a ella y a sus compañeros de trabajo.

En una entrada, escribe: “Muchas personas estaban descansando en la línea de montaje y durmiendo, mientras que otras habían juntado algunas sillas y estaban durmiendo en ellas. Algunos incluso habían apilado juntas de espuma y dormían encima de ellas”.

“La mujer frente a mí dijo que había estado cepillando durante tanto tiempo que se le estaba entumeciendo la mano, tenía el cuello dolorido, sus ojos no podían ver con claridad y su visión empeoraba”, escribió la investigadora.

Otra mujer tuvo que ser llevada de urgencia al hospital después de quejarse de un dolor de estómago que finalmente la dejó doblada, que la obligó a recostarse y le impedía levantarse. La planta de ensamblaje de Amazon no cuenta con una clínica médica, personal capacitado para proporcionar ayuda ni kits de primeros auxilios de emergencia.

Alojamiento sucio e inseguro

Tanto los trabajadores regulares como los de despacho en Foxconn Pioneer Park 2 reciben alojamiento a un costo de 110 RMB ($17) por mes. Los trabajadores están hacinados en dormitorios que carecen de equipo de seguridad básico y planes de emergencia.

A los trabajadores regulares se les dice durante el reclutamiento que vivirían en edificios de apartamentos con una amplia variedad de comodidades, incluida la posibilidad de pedir prestado equipo de limpieza al administrador del edificio en lugar de comprar el suyo propio.

En realidad, sin embargo, los trabajadores están alojados en instalaciones mal mantenidas con techos con goteras y lavamanos que se derrumban. Cuando los trabajadores preguntaron sobre el préstamo de suministros de limpieza, los administradores del edificio les informaron que tendrían que comprar esos artículos ellos mismos. Si bien el Wi-Fi funcionaba al principio en los dormitorios, los trabajadores informaron que no pudieron conectarse a Internet en ningún momento de la investigación.

Los trabajadores de despacho son alojados por sus respectivas agencias con seis trabajadores ocupando cada habitación. No hay salidas de emergencia en los dormitorios para los trabajadores regulares o de despacho. Los dormitorios también carecen de botiquines de primeros auxilios, extintores de incendios e incluso un plan de evacuación de emergencia, lo que los convierte en trampas mortales en caso de incendio u otra emergencia importante.

Conclusión

En una carta al director ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, el director ejecutivo de CLW, Li Qiang, expuso los hallazgos principales de la investigación, señalando que lo que la organización encontró, “viola la legislación laboral china. Foxconn usa una gran cantidad de trabajadores de despacho y viola los intereses de los trabajadores a través de estas compañías de despacho. Esta práctica, en sí misma, no es ética y es ilegal”.

De hecho, Amazon estaba al tanto de las condiciones criminales que prevalecen en la planta de ensamblaje de Hangyeng, admitiendo que una auditoría independiente realizada en marzo reveló la excesiva cantidad de trabajadores de despacho y el pago insuficiente de las horas extraordinarias.

Lejos de ser un “motivo de preocupación”, como afirma la compañía, estas fueron políticas deliberadas empleadas por Amazon para aumentar sus ganancias a través de Foxconn, el famoso fabricante con sede en Taiwán que ganó notoriedad tras las revelaciones de que 14 trabajadores de la planta ensambladora Shenzhen Apple de la compañía se suicidaron en 2010 como resultado de las largas horas, los bajos salarios y las condiciones bárbaras que los trabajadores se veían obligados a soportar.

Sin embargo, el informe de CLW del domingo reveló un nivel de explotación muy superior al que llevó a la muerte a esos trabajadores en 2010 y desencadenó una reacción mundial contra Apple. La elección de Hengyang como base de operaciones, en lugar de ciudades industriales más grandes con infraestructura superior y acceso a puertos como Shenzhen o Shanghai, se hizo debido a su condición de centro de bajos salarios con un salario mínimo de poco más de 1.200 RMB ($186) por mes.

El salario por hora de 14,5 RMB en Amazon Hengyang es casi un tercio inferior al salario mínimo legal en Shenzhen (19,5 RMB) y Shanghai (20 RMB). Además, los salarios de los trabajadores regulares y de despacho en la fábrica eran menos de la mitad del salario mensual promedio de 4.647 RMB ($725,22) que ganaban los trabajadores en Hengyang. De acuerdo con Asia Wage Floor Alliance, el salario digno para China en su conjunto supera los 23 RMB por hora.

Amazon, que obtuvo $3 mil millones en ganancias el año pasado y cuyo director ejecutivo Jeff Bezos es el hombre más rico del mundo con más de $120 mil millones en activos, confía en la explotación cada vez más profunda de sus trabajadores de almacén, fabricación y distribución en todo el mundo para producir y entregar sus productos de la manera más económica y rápida posible. Los avances tecnológicos y logísticos que Amazon ha creado deben someterse al control democrático de la clase trabajadora internacional para reasignar estos inmensos recursos para satisfacer las necesidades humanas, no las ganancias privadas.

(Publicado originalmente en inglés el 16 de junio de 2018)