Bajo presión masiva, Trump da marcha atrás sobre el “entrometimiento” de Rusia

por Andre Damon
19 julio 2018

Hablando en la Casa Blanca el martes, el presidente estadounidense Donald Trump intentó retractarse de las declaraciones que hizo 24 horas antes en su cumbre en Helsinki, Finlandia, con el presidente ruso Vladimir Putin, en las que cuestionó las afirmaciones de las agencias de inteligencia estadounidenses de que el gobierno ruso "se entrometió" en las elecciones de 2016.

El cambio radical de Trump fue seguido por una campaña de prensa de todos los medios de comunicación y agencias de inteligencia estadounidenses, los demócratas y figuras destacadas del Partido Republicano, quienes exigieron que reafirmara la posición de confrontación del gobierno de EE.UU hacia la segunda potencia mundial de energía nuclear.

En las semanas previas a la reunión de Trump con Putin, los demócratas lo habían tratado como un coloso invencible. Dijeron que era imposible oponerse seriamente a la figura reaccionaria que había nominado para la Corte Suprema, y no se podía hacer nada para traerlo ante la justicia por su política criminal de separar a las familias de refugiados, la cual las Naciones Unidas llamó una tortura infantil.

De hecho, el Senado acaba de votar, abrumadoramente, para aprobar su aumento masivo del presupuesto del Pentágono, que incluye disposiciones para mantener abierto el campo de prisioneros de la Bahía de Guantánamo y permitir que el demagogo fascista proceda con su desfile militar sin precedentes en Washington.

Pero en el momento en que Trump hizo algo que no sigue un pilar central de la política exterior estadounidense, los demócratas y los medios se pusieron en acción ferozmente.

El cuestionamiento de Trump de la narrativa no comprobada de las agencias de inteligencia fue tratado con una histeria absoluta y la implicación de que cualquiera que no pueda aceptar las acusaciones no comprobadas como incuestionables es un agente ruso.

En la posguerra, incluso dentro de la tradición del liberalismo estadounidense, las actividades del FBI y la CIA siempre fueron tratadas con un escepticismo extremo: como amenazas enormes y reales para la continuidad de la democracia estadounidense.

Durante casi medio siglo, fue recordado que J. Edgar Hoover dirigió un estado policial dentro de un Estado a través del FBI y la CIA, funcionando como una ley en sí mismos, espiaron y chantajearon a las figuras políticas estadounidenses, llevaron a cabo golpes de Estado por todo el mundo y se creía que habían estado involucrados en el asesinato de un presidente estadounidense.

El escándalo Watergate, la Comisión Church de la década de 1970 y el escándalo Irán-Contras, sin mencionar el papel de las agencias de inteligencia en la fabricación de la "evidencia" de armas de destrucción masiva antes de la invasión de Irak, su vigilancia masiva criminal en el país y su papel en el asesinato con drones, dejó claro que estas son organizaciones delictivas, dispuestas a utilizar cualquier medio para expandir su propio poder a expensas de la democracia.

Pero ahora, estas organizaciones han sido elevadas por los medios de información como los guardianes supremos de Estados Unidos, y su palabra es declarada como la verdad del Evangelio. Cualquier discusión sobre su papel en la tortura, el espionaje doméstico y los asesinatos de drones ha sido archivada.

Trump fue denunciado como un traidor, en un lenguaje que parecía invitar un golpe militar. Su conducta fue declarada "inaceptable" y, por así decirlo, "mostró los instrumentos". La advertencia del líder de la minoría del Senado Chuck Schumer el año pasado: “Tienes que aceptar a la comunidad de inteligencia: tienen bastantes maneras de rendir cuentas contigo", se demostró en la práctica.

Enfrentado a la presión implacable y universal dentro del establecimiento político y mediático, así como del aparato militar y de inteligencia, Trump se vio obligado a retirarse.

Todo este sórdido episodio expresa el grado en el que existe un abrumador compromiso institucional dentro de la elite gobernante de Estados Unidos para el conflicto con Rusia, si es necesario hasta el punto de una guerra nuclear. Este impulso de guerra, que tiene como objetivo la transformación de Rusia en lo que para todos los efectos sería una colonia del imperialismo estadounidense, se ha convertido en un pilar indiscutible de la política exterior estadounidense. Trump puede cometer cualquier violación de los derechos humanos, puede cambiar normas constitucionales a voluntad, pero no puede cuestionar este precepto axial de la política estadounidense.

La universalidad con la que se acepta este argumento dentro del sistema político de los Estados Unidos deja en claro, como el WSWS ha insistido durante mucho tiempo, que no existe un grupo que defienda la democracia dentro de la élite gobernante estadounidense.

Asimismo, reivindica la evaluación por parte del World Socialist Web Site de que la disputa fundamental entre Trump y los demócratas se centra en la política exterior. Lo que no se puede permitir es una divergencia de lo que se consideran los intereses estratégicos clave del imperialismo estadounidense.

En otras palabras, la oposición de los Demócratas a Trump es completamente hacia la derecha. En asuntos internos, los demócratas están efectivamente en alianza con Trump. Apoyan sus recortes de impuestos, sus ataques al gasto social y, con pequeñas advertencias, sus reaccionarias políticas sociales y de inmigración. Se distinguen de Trump solo porque se identifican incondicionalmente con el aparato de inteligencia de los EE. UU. Y son más directamente despiadados en la búsqueda de los intereses geopolíticos de EE. UU., en oposición al enfoque más transaccional de Trump en economía.

Las diversas facciones de la elite gobernante, en otras palabras, luchan por sus intereses a través del método del golpe de palacio, de la intriga reaccionaria dentro del Estado. Pero no se ha escuchado una sola voz en esta feroz lucha de facciones derechistas: la de la clase trabajadora.

Al abordar la crisis que ha surgido dentro del Estado como resultado de la llegada al poder de Donald Trump, la clase trabajadora debe aplicar sus propios métodos: los de la lucha de clases, animados por la perspectiva socialista del Comité Internacional de la Cuarta Internacional. Solo a través de estos medios se puede evitar el impulso de la clase dominante hacia la guerra y la dictadura.