Siete meses después del recorte de impuestos por Trump

Tasa de recaudación de impuestos corporativos a un mínimo histórico

por Gabriel Black
28 julio 2018

La tasa de recaudación de impuestos de las corporaciones estadounidenses ha caído a un mínimo casi récord, según un informe del New York Times.

La rebaja de impuestos de Trump, aprobada en diciembre del año pasado, ha precipitado una caída dramática en el dinero que se recauda por parte de las principales corporaciones, dejando a sus adinerados accionistas más ricos y al gobierno federal más endeudado. Según la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca, los impuestos corporativos que fueron reducidos producirán un billón adicional de dólares en deuda federal durante la próxima década.

Entre enero y junio de 2018, el dinero obtenido de impuestos corporativos había disminuido casi 50 mil millones de dólares con respecto del año anterior, una caída de un tercio. Esta gran suma, que ahora está en los bolsillos de las grandes compañías, casi equivale al presupuesto de educación federal, equivalente a 68 mil millones de dólares al año.

Sin embargo, la baja recaudación de impuestos histórica de las corporaciones estadounidenses no es simplemente un fenómeno nacional causado por Trump. Un nuevo estudio de Ludvig Wier, economista de la Universidad de Copenhague, descubrió que entre 1985 y 2018 la tasa promedio de impuestos corporativos disminuyó de 49 por ciento a 24 por ciento. En declaraciones al Washington Post, Wier comentó que "a este ritmo, los impuestos corporativos van a morir en 10 a 20 años".

Wier señala que, dados los paraísos fiscales en el extranjero, las naciones sienten una presión intensa para bajar sus tasas de impuestos corporativos. Su documento estima que en el 2015 más de 600 mil millones de dólares de ganancias por parte de las firmas corporativas fueron transferidas a varios paraísos fiscales. El documento de Wier, que fue escrito con Gabriel Zucman, de la Universidad de California, y Thomas Tørsløv, de la Universidad de Copenhague, dice: "La evasión fiscal masiva —y la incapacidad de frenarla— están conduciendo a que cada vez más países abandonen implementar impuestos a las compañías multinacionales".

La Casa Blanca de Trump y los republicanos del Congreso presentaron falsamente el recorte de impuestos de 1,5 billones de dólares como un medio para ayudar al trabajador estadounidense. La realidad es que las empresas de dinero que ganaron con el recorte han ido a compartir recompras y dividendos. Estas maniobras financieras son mecanismos parásitos que enriquecen a los accionistas de las corporaciones mientras sacan dinero de la producción y la inversión en la economía. Se espera que esta bonanza para la elite financiera exceda 1 billón de dólares este año, la más alta de la historia.

Los recortes tributarios de Trump también han contribuido significativamente al déficit federal. Tan temprano como en el próximo año, se espera que el déficit presupuestario anual de los Estados Unidos exceda 1 billón de dólares. En cada trabajo, lugar de trabajo y gobierno en todo el mundo, los déficits presupuestarios se usan para justificar recortes a servicios y programas sociales esenciales.

Incluso el Fondo Monetario Internacional, la organización bancaria mundial liderada por Estados Unidos que aplica medidas de austeridad, ha advertido sobre este desarrollo. El FMI dijo que la ley tributaria de Trump realmente "alentará la ubicación de inversiones tangibles en el extranjero". Señalan que el código impositivo de Trump crea una nueva deducción que las personas ricas pueden deducir clasificando sus ingresos personales como ingresos simplificados.

Según el Centro de Presupuesto y Prioridades de Políticas, el 70 por ciento de los recortes tributarios de Trump se destinarán al quinto más alto de la población. El uno por ciento superior obtendrá el 34 por ciento de sus beneficios. Los millonarios en los Estados Unidos obtendrán 17 mil millones de dólares del recorte de impuestos solo en 2018.

Los demócratas hicieron poco o nada para oponerse a los recortes de impuestos, que benefician a su propia base de gatos gordos, y no tienen planes genuinos para revertir los recortes. Cuando una reportera de CNBC le preguntó repetidamente a qué tasa rebajaría la tasa del impuesto corporativo, Elizabeth Warren, una demócrata de Massachusetts, se negó a dar un número. Su insistencia de que esto es "negociable" es una señal de que los demócratas tomarán el recorte de impuestos de Trump como una nueva normalidad.

Una de las causas de los recortes de impuestos es el creciente riesgo de inestabilidad financiera. La Casa Blanca estima que en el año fiscal que comienza en octubre, el déficit de los Estados Unidos será de 1,1 billones de dólares, que es un 5,1 por ciento del PIB de los Estados Unidos. Desde la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos casi nunca tuvo una relación deuda / PIB superior al 5 por ciento, excepto en 1983, después de una recesión, y de 2009-2012, inmediatamente después de la crisis financiera.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 26 de julio de 2018)