Nueva ronda de sanciones de Estados Unidos contra Rusia

por Clara Weiss
11 agosto 2018

El 8 de agosto, la Casa Blanca anunció una nueva ronda de sanciones de Estados Unidos contra Rusia bajo la falsa pretensión del llamado "caso Skripal". El anuncio y la publicación de otro proyecto de ley que prevé sanciones de largo alcance han enviado el rublo y el mercado de valores ruso cayendo en picado. Los comentaristas rusos han advertido de una guerra económica a gran escala entre Rusia y Estados Unidos.

Las nuevas sanciones implican la prohibición de exportar bienes relacionados con la seguridad nacional, incluidos los dispositivos electrónicos y los componentes de doble propósito. También se especula que la aerolínea más grande de Rusia, Aeroflot, podría tener prohibido volar a los EUA. Se espera que la primera ronda de nuevas sanciones entre en vigencia el 22 de agosto. Se podría presentar otra ronda en 90 días. El gobierno de Estados Unidos amenazó anteriormente con imponer "sanciones aplastantes" a Rusia este otoño.

El supuesto envenenamiento de Sergei Skripal y su hija Yulia con el gas nervioso ruso "Novichok", que fue presentado como una justificación para las nuevas sanciones, fue una provocación imperialista que se ha utilizado durante meses como pretexto para una escalada de la estructura militar contra Rusia A principios de este año, cientos de diplomáticos rusos fueron expulsados del Reino Unido y otros países con este pretexto. Sin embargo, meses después de la presunta intoxicación, los Skripal están vivos y bien, y no se han presentado pruebas de la participación rusa o el uso del gas nervioso "Novichok".

El jueves, el rublo ruso cayó a un mínimo de dos años de 66.5 rublos por dólar, y las acciones de compañías como la aerolínea nacional principal Aeroflot se desplomaron. Las acciones del banco más grande de Rusia, Sberbank, cayeron casi un 8 por ciento el miércoles.

El anuncio de las sanciones fue un intento obvio de la Casa Blanca de Trump de apaciguar a sus críticos derechistas del Partido Demócrata y sectores de los republicanos que intensificaron su campaña antirrusa después del encuentro de Trump con el presidente ruso Vladimir Putin en Helsinki, acusando al presidente de "traición" de los Estados Unidos.

Con la nueva ronda de sanciones, tras las sanciones anteriores contra funcionarios y empresarios rusos este año, la administración Trump una vez más está indicando su voluntad de continuar la estrategia establecida del Partido Demócrata y la CIA, que durante años han estado presionando para una desestabilización del Régimen de Putin a través de la presión económica y el fortalecimiento de la oposición "liberal" de derecha bajo Alexei Navalny. Los defensores de la campaña contra Rusia estaban, previsiblemente, encantados con esto. Comentando en el Washington Post, la columnista Jennifer Rubin los saludó como una "decisión sólida sobre Rusia".

Evidentemente, el Kremlin fue tomado por sorpresa por la nueva ronda de sanciones. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, denunció las sanciones como un "acto absolutamente antipático". El gobierno calificó las nuevas sanciones de "ilegales y draconianas".

Los informes de los medios de comunicación rusos indican que la devaluación del rublo y la caída de los mercados bursátiles fueron provocados no solo por el anuncio de sanciones sino también por el informe sobre un nuevo proyecto de ley redactado por cuatro senadores, incluido Lindsey Graham, en la edición del miércoles del periódico comercial Kommersant.

La propuesta "Defensa de la seguridad estadounidense de la Ley de Agresión del Kremlin" (DASKAA) prevé la prohibición de los mayores bancos estatales rusos que realicen pagos en dólares, la prohibición del comercio de bonos del gobierno denominados en rublos y en dólares y la prohibición del uso de swaps de divisas con el Banco Central ruso, y los fondos del Tesoro y de Riqueza. Esto cortaría efectivamente los bancos y compañías rusos de los mercados financieros occidentales, de los cuales dependen en gran medida. De acuerdo con el informe Bear Market Brief, dicha prohibición de acceso a los mercados financieros de EUA no se ha visto desde el congelamiento estadounidense de los activos de Japón en 1941 y la prohibición de comerciar con sus deudas.

DASKAA también prevé sanciones a la inversión en cualquier proyecto del gobierno ruso o empresas afiliadas al gobierno fuera de Rusia que valen más de $250 millones. Esas sanciones pondrían fin al extenso y discutido gasoducto ruso-alemán Nord Stream 2, en el que participan numerosas compañías alemanas, francesas y austríacas. Durante más de una década, Estados Unidos se ha opuesto a la construcción del oleoducto Nord Stream, que comenzó a operar en 2011, y su expansión planificada (ver también: "Las tensiones entre Alemania y Estados Unidos crecen con la expansión del gasoducto Nord Stream").

Dichas sanciones podrían tener un impacto de largo alcance en la economía rusa, ya que Rusia sigue dependiendo en gran medida de las exportaciones de gas y petróleo a Europa y Asia, y equipos extranjeros para la explotación de los campos de petróleo y gas rusos, así como de la economía europea más generalmente.

El proyecto de ley también prevé un "informe detallado sobre el patrimonio neto personal y los activos" de Putin y su familia y le daría al Departamento de Estado 90 días para determinar si Rusia debería ser designada como un estado patrocinador del terrorismo. Finalmente, el proyecto de ley implica la creación de una "Oficina de Coordinación de Sanciones" dentro del Departamento de Estado para alinear sus esfuerzos con el Tesoro.

El ministro de Finanzas ruso, Anton Siluanov, dijo que el ministerio de finanzas y el banco central ruso estaban preparando una variedad de herramientas financieras para contrarrestar los efectos de las sanciones.

Vladimir Vasiliev, investigador del Instituto de Estudios Canadienses y de Estados Unidos de Moscú, advirtió el jueves a la televisión estatal: "Estamos yendo hacia una guerra económica. Estamos llegando a un punto sin retorno en nuestras relaciones y no veo ninguna base para mejorarlas”. Konstantin Kosachev, jefe del comité de relaciones exteriores del Senado ruso, comparó las nuevas sanciones con una" ley de linchamiento”.

El presidente del Comité de la Duma Estatal sobre Mercados Financieros, Anatoly Aksakov, dijo en una entrevista con Rossiya 24, un canal de televisión, que Estados Unidos no alcanzaría su objetivo con sanciones y que solo "consolidaría" a la sociedad rusa, y agregó: "Pero un enorme daño al comercio internacional y las relaciones y, por supuesto, las relaciones con nuestro país sin duda se harán”.

Un comentarista del periódico en línea Gazeta.Ru llamó al nuevo paquete de sanciones "sanciones contra Trump" y señaló que Rusia se había "convertido en un peón" en los conflictos políticos internos en los Estados Unidos. En esta situación, Rusia no podría hacer nada más que encargarse de sus propios asuntos y abandonar todas las esperanzas de mejoras significativas bajo la administración de Trump.

Las sanciones de los Estados Unidos amenazan con una escalada de la guerra comercial global en evolución y exacerbarán aún más la crisis política y social en Rusia.

La guerra económica de Washington y la Unión Europea contra Rusia, lanzada en 2014 por la crisis de Ucrania, ha golpeado más duramente a la clase trabajadora y sectores de la clase media, con el Kremlin cuidando que las fortunas de los oligarcas hayan quedado en gran medida intactas.

Mientras que el gobierno ruso ha estado vendiendo la noción de "autarquía económica" en respuesta a las sanciones, los precios de los alimentos básicos han aumentado continuamente, lo que hace cada vez más difícil para los trabajadores y las capas empobrecidas de la intelectualidad comprar artículos de primera necesidad. Un indicador de la dramática disminución de los niveles de vida ha sido el fuerte crecimiento de la deuda del consumidor.

Según informes recientes, la deuda de los consumidores este año ha aumentado dos veces más rápido que los ingresos reales. Los aumentos en los precios de la gasolina durante el verano han causado descontento social adicional. La popularidad de Putin ha disminuido desde que el gobierno anunció el aumento de la edad de jubilación, una medida que se opone a más del 90 por ciento de la población y que es ampliamente considerada la empresa más riesgosa de Putin desde que asumió la presidencia en 2000.

(Artículo publicado originalmente el 10 de agosto de 2018)