“No le desearía ni a mi peor enemigo trabajar en Amazon”

Trabajador de Amazon en el sur de California reporta que empresa los obliga a trabajar pese a órdenes de evacuación por incendios

por Marko Leone y Norisa Díaz
13 agosto 2018

La Vos Internacional de los Trabajadores de Amazon se reunió recientemente con Camille para conversar sobre sus experiencias trabajando para Amazon durante los últimos dos años. Se puso en contacto con el World Socialist Web Site tras el llamado de Shannon Allen, una trabajadora de Amazon en Haslet, Texas, que se comunicó con el WSWS para que cubriera la historia de su lesión y subsecuentemente periodo sin un hogar.

Camille es una joven entre veinte y treinta años que vive en el sur de California y ha trabajado en el Centro de Distribución ONT6 en el distrito de Riverside desde el 2016. Camille describió una situación similar que en la planta en Haslet, incluyendo bajos salarios, condiciones laborales difíciles y prácticas autoritarias de la gerencia.

Actualmente, decenas de miles de hogares en el condado de Riverside están en riesgo de quedar consumidas por el incendio Holy, el cual ha arrasado con más de 4.000 hectáreas desde el lunes y solo ha sido contenido en un 5 por ciento. Las autoridades reportan que no se vislumbra el fin del fuego.

Camille indicó que el incendio ha creado condiciones aún más graves, particularmente para aquellos bajo órdenes de evacuación. “La calidad del aire es horrible en la planta. El incendio está tan cerca que están cerrando las escuelas, pero Amazon todavía está obligando a que lleguen personas a trabajar. Los hogares de algunos de mis colegas están en peligro, pero aún así no los dejan tomar licencia”.

El menosprecio de la empresa hacia los trabajadores durante esta emergencia es parte de un patrón que Camille explicó a VITA :

“Hace mucho calor ahí adentro. La gerencia tiene escáneres que miden la temperatura en la mañana y mantienen el aire acondicionado a unos incómodos 27 grados. ¿Puedes imaginarte caminar todo el día por 10 horas en un cuarto a 27 grados? Lo mantienen a 27 grados y supuestamente está condicionando el aire. ¡Eso es lo que dicen!

Caminas por el edificio y sientes que quieres irte a casa. Durante la última ola de calor, la temperatura podía llegar a 48 grados dentro de las instalaciones. El más alto oficial de operaciones dijo que si se ponía más caliente hubieran tenido que clausurar todo el lugar. ¿Pero qué tan caliente se tiene que poner? ¿Alguien tiene que desmayarse o morir?”. La planta en Haslet, donde trabajaba Shannon Allen, usualmente tenía un índice de calor de 27, 32 e incluso 38 grados.

Además del sofocante calor, Camille trabaja jornadas de 10 horas y usualmente tiene que asumir tareas diseñadas para dos trabajadores. “Las personas están renunciando constantemente y Amazon no quiere hacer transferencias. Estamos perdiendo gente cada mes y es esencialmente el doble del trabajo para todos”. Trabajar en Amazon requiere un nivel de actividad física insostenible. “Camino a veces 19 kilómetros al día. Pero siempre me siento muy mal por los recogedores. Ellos pueden llegar a caminar hasta 32 kilómetros o a veces más por día”.

Camille añadió, “No podemos tener nuestros celulares con nosotros, pero muchos recogedores monitorean sus recorridos con Fitbit o relojes Apple”. Comentó, “El trabajo de recoger tiene jornadas de 10 horas y semanas de seis días. ¿Te imaginas caminar 190 kilómetros en 60 horas a la semana? ¡Luego te dan un solo día para recuperarte y tienes que hacer otra vez!”.

Debido a los bajos salarios en Amazon, Camille tuvo que mudarse de vuelta con sus padres. Explicó que la mayoría de las personas que conoce en la planta comienzan con $11,75 por hora y reciben aumentos de 25 centavos cada seis meses. “Soy dichosa al tener la opción de volver donde mis padres. Conozco a personas que no pueden cubrir sus costos. Tienen dos, tres cuatro hijos y muchos ni siquiera tienen la opción de renunciar”.

Incluso los administradores de bajo rango cuyo trabajo es empujar a los trabajadores al borde están sobrecargados y mal pagados. “Nuestros gerentes de área antes ganaban $55.000 por año, pero ahora Amazon los está contratando a $45.000 y con menos incentivos como acciones y beneficios. Los administradores tienen salario fijo y en temporada alta trabajan de 5 a.m. hasta las 8 p.m. A veces trabajan jornadas de 14, 15 horas”, indicó Camille.

Cuando los reporteros de VITA explicaron que la precarización del trabajo y la reducción de los salarios constituían la política de “traer de vuelta empleos a EUA”, Camille dijo estar de acuerdo, añadiendo, “Se ha empeorado al pasar los años. Pero, a Amazon no le importa. No les importa si renuncias. No les importa si te lesionas. Pase lo que pase, Amazon te reemplazará”.

Como la mayoría de los trabajadores por temporada en otras industrias, muchos empleados de Amazon no reciben beneficios como pensiones y seguro médico. Camile explicó que Amazon categoriza a los empleados en sus almacenes por el color de su gafete, distinguiendo entre trabajadores de temporada o regulares de tiempo completo.

“Uno de los principales problemas en la carencia de personal es que no están convirtiendo suficientes gafetes blancos (trabajadores de temporada) en gafetes azules (trabajadores de tiempo completo). Aún hay personas en el edificio en el que trabajo que han estado aquí desde la temporada alta, entonces alrededor de ocho meses, y todavía no han sido convertidos en gafetes azules. Acaba de renunciar uno de nuestros últimos trabajadores de temporada después de ocho meses. Dijo que ya no iba a esperar más”.

Esta división de trabajadores también afecta la cuestión de los beneficios de acciones tras dos años d prometidos por la empresa cuando contratan a nuevos trabajadores con gafete blanco.

Sin embargo, la realidad para la mayoría de los trabajadores de Amazon es que son despidos, se lesionan o renuncian antes de llegar a los dos años con la empresa. Muchos creen que la gerencia de Amazon despide a los trabajadores arbitrariamente cuando se acerca la fecha para la entrega de las acciones.

Camille manifestó, “No tenemos el puesto asegurado. He visto en muchas ocasiones que las persona cuando están muy cerca de alcanzar los dos años son despedidas por cualquier razón. He visto que despiden a personas una semana e incluso unos cuantos días antes de recibir sus acciones. Mi amiga fue despedida hace dos meses por dibujar dos flechas en una pizarra y lo marcaron como vandalismo. La seguridad la llamó y le dijo que la iban a despedir. Luego retractaron su acusación inicial ya que era tan absurda y, en cambio, alegaron que no estaba trabajando las suficientes horas. Pasó de vandalismo a no tener suficientes horas”.

Continuó: “He escuchado muchas historias de mis colegas sobre despido por publicaciones en Facebook. Nuestros supervisores nos advierten todo el tiempo que podrían despedirnos por lo que publicamos en línea, pero pasa más de lo que uno se imagina. Solo vayan y lean ‘The Face of Amazon’ (La cara de Amazon). Es una página web comenzada por un muchacho que fue despedido por intentar formar un sindicato. La gerencia lo despidió por algo nada relacionado”.

El tiempo fuera de trabajo (Time-off task; TOT) es una cuenta creada por los administradores cuando los empleados toman tiempo para ir al baño fuera de los descansos o cuando los trabajadores van atrás del horario previsto. Dado el gran tamaño de las instalaciones y almacenes, el tiempo que pasa teniendo que cruzar los controles de seguridad o ir al baño hacen que el TOT pueda subir, mientras que la gerencia puede utilizar estas cifras para despedir a trabajadores.

“Tenemos que estarnos preocupando por el TOT porque los gerentes pueden buscarlo en cualquier momento en sus computadoras. Si te pasas de 30 minutos de TOT, entonces te marcan. Después de otra marca, te echan. Es muy fácil acumular TOT como recogedor por tener que parar y tomar algo o incluso si llega la gerencia para hablar contigo. El 99 por ciento de los recogedores quieren transferirse”, dijo Camille.

El estrés y el ritmo frenético afecta a todos los trabajadores en un grado u otro. Camille manifestó, “Vuelvo a casa con una espalda dolida todos los días. Solo estar de pie por mucho tiempo hace que me duela la espalda. También me duelen los pies. Cuando comencé a trabajar ahí, literalmente no podía caminar fuera del edificio porque mis pies estaban tan adoloridos”. Dijo, “Me tomó entre tres y cuatro meses ajustarme”.

“Por dicha no me he lesionado. Pero muchos conocidos tienen que renunciar porque no aguantan físicamente. Muchas personas en la planta ni siquiera reportan sus lesiones”. Camille también mencionó que muchos de sus colegas mantienen silencio acerca de sus lesiones para evitar tener que lidiar con la gerencia. Otros no tienen esa suerte.

“Todo el tiempo se lesiona alguien. Una amiga con quien comencé a trabajar se lesionó en marzo y no ha regresado desde entonces. Ahora tiene una incapacidad permanente y parcial en su muñeca izquierda. Ya no podrá trabajar en un almacén nunca más”. Camille reportó que, por la lesión permanente en la muñeca, Amazon le compensó la tacaña suma de $15.000 para que renunciara su derecho a discutirlo con la prensa. La gerencia de Amazon le ofreció a Shannon Allen unos miserables $3.500 para esencialmente callarla, aproximadamente lo que gana Jeff Bezos cada segundo como CEO de la empresa.

Camille también comentó sobre la imposibilidad de los trabajadores de Amazon para costear los gastos básicos y sobre el empeoramiento de las condiciones de la juventud. “Es difícil ser una sola persona pagando todas esas cuentas con lo que Amazon te paga. La mayoría de mis colegas tienen poco más de 20 años, pero algunos tienen 65 años. La mayoría de los mayores tienen que venir a Amazon porque su jubilación se les agotó. Algunas de estas personas eran abogados y agentes de bienes raíces.

“Tengo una amiga que tenía una maestría y no podía conseguir un trabajo. Terminó trabajando en un bar para llegar a fin de mes. Las personas ahora estudian para recibir un diploma, pero casi nunca pueden encontrar un trabajo en su campo. ¿Por qué gastar tu tiempo y dinero en la universidad cuando sabes que no podrás encontrar un trabajo?”.

Comentando sobre los enormes niveles de desigualdad en EUA en relación con Bezos, indicó, “Creo que cualquiera estaría de acuerdo en que Amazon gana su dinero utilizando atajos, sin preocuparse por la seguridad en sus almacenes, sino poner aire acondicionado y explotando a las personas despiadadamente. Él tiene a personas que vienen y registran la temperatura en las instalaciones entonces él sabe cuáles son las condiciones”.

Viendo hacia adelante para los trabajadores de Amazon, UPS y otros en el sector de logística, Camille dijo, “Tienen que tratar mejor a los trabajadores. Necesitamos un aumento, no tantas horas de trabajo. Todos tenemos que unirnos y luchar. No creo que sea lo correcto que le estén intentando dar $3.500 a Shannon por su lesión en la espalda. Es una cachetada”.

Las historias de Shannon Allen y Camille exponen las condiciones en las plantas de Amazon en Estados Unidos e internacionalmente. Urgimos a los trabajadores de logística y todas las industrias, incluyendo a los trabajadores de UPS y Amazon, a contactar a la Voz Internacional de los Trabajadores de Amazon para expresar sus agravios y comentar sobre los problemas que enfrentan actualmente.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 11 de agosto de 2018)