El gobierno de Maduro en Venezuela impone la terapia de choque capitalista

por Bill Van Auken
23 agosto 2018

Venezuela se mantuvo en un estado de caos el martes, cuatro días después de que el presidente Nicolás Maduro anunciara una serie de medidas económicas, incluida una devaluación del 95 por ciento de la moneda y una conversión de la vieja moneda del país "el fuerte bolívar" a uno nuevo, el "bolívar soberano", cortando cinco ceros de los nuevos billetes.

La fracturada oposición derechista del país reclamó crédito por la reducción de la actividad económica después de un largo fin de semana festivo, pero el cierre de negocios y la reducción del transporte público parecen tener más que ver con la confusión sobre el nuevo régimen monetario que con la "huelga general" convocada por la colección de desacreditados partidos de derecha respaldados por Estados Unidos que conforman el llamado Frente Amplio conocido anteriormente como el MUD (Mesa Redonda Democrática Unida).

Mientras que la derecha venezolana lanzó su llamado a una huelga general como una acción en defensa de la clase trabajadora empobrecida y explotada del país, una de las principales objeciones de las Fedecámaras, la asociación empresarial que es un pilar de la oposición de derecha, fue la inclusión de Maduro de un aumento de 3,000 por ciento en el salario mínimo del país, que según alegó sería la bancarrota de las empresas venezolanas.

El aumento, que eleva el salario mínimo venezolano de $1 por mes a $30 por mes, es una acomodación del gobierno a la ola de huelgas que involucra a enfermeras, electricistas, trabajadores textiles, maestros de escuelas públicas, profesores universitarios y varios otros sectores de la fuerza laboral.

Los nuevos $30 siguen siendo un salario de hambre que asciende a menos de la mitad de la cantidad necesaria para satisfacer las necesidades mensuales esenciales. Menos de un tercio del salario mensual oficial de Haití, el país más pobre de América, y menos de un décimo del salario mínimo prevaleciente en la mayoría de las principales economías de América Latina.

En un comunicado emitido el lunes, Maduro afirmó que su nuevo plan marcaría el comienzo de un "milagro económico" y representaba una "fórmula revolucionaria... única en el mundo".

Dejando a un lado el irrisorio aumento del salario mínimo, el plan presentado por Maduro tiene todas las características de la terapia de choque capitalista, en la que todo el peso de la profunda crisis económica de Venezuela debe colocarse en las espaldas de la clase trabajadora del país.

Además de la devaluación masiva, el plan incluye un aumento en el impuesto al valor agregado (IVA) del país del 12 por ciento al 16 por ciento, lo que se traducirá en aumentos generales en los precios al consumidor. Los subsidios a los precios de la gasolina también se están levantando en un intento por elevarlos de lo que había estado entre los más bajos del mundo a las tasas internacionales imperantes. Los intentos anteriores de imponer tales aumentos provocaron disturbios en Venezuela.

Esto ha sido acompañado de exoneraciones impositivas para las corporaciones capitalistas, incluidas las transnacionales energéticas que buscan explotar la riqueza petrolera del país, así como el levantamiento de los controles cambiarios introducidos en 2003 en un intento por controlar la fuga de capitales.

El gobierno de Maduro ha promovido sus medidas como el camino hacia un "déficit cero", el mismo objetivo enunciado por los gobiernos capitalistas de derecha en toda América Latina.

Si bien el gobierno y sus partidarios afirmaron que el lanzamiento del nuevo régimen monetario fue un éxito, los venezolanos medios lo vieron como un agravamiento adicional de la crisis prolongada. Los retiros del nuevo "bolívar soberano" se limitaron a 10 (1,000,000 del viejo "bolívar fuerte") en los cajeros automáticos, el equivalente a 17 centavos de dólar. A los cajeros de los bancos se les permitió dar solo 50 de los nuevos bolívares.

El gobierno ha afirmado que pagará los mayores costos del nuevo salario mínimo para las pequeñas y medianas empresas capitalistas durante los primeros 90 días, pero no se han introducido disposiciones claras para hacerlo.

El efecto inmediato de las nuevas medidas fue un brusco aumento de los precios tras el anuncio de Maduro el viernes, intensificando aún más la hiperinflación que el FMI proyectó alcanzará el 1,000,000 por ciento para todo 2018. El aumento de los precios ha estado acompañado por una grave escasez de alimentos básicos y suministros médicos.

Las condiciones cada vez más intolerables para los trabajadores venezolanos han llevado a una ola de migrantes económicos que huyen del país en busca de trabajo en otras partes de América Latina o en el extranjero. El flujo de migrantes venezolanos ha provocado una reacción violenta en el norte de Brasil, donde las turbas atacaron un campamento de migrantes, así como restricciones oficiales impuestas por Ecuador y Perú, que ahora exigen pasaportes de venezolanos que cruzan el sur a través de Colombia.

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, emitió una denuncia sobre las nuevas medidas económicas del gobierno de Maduro, declarando que "solo empeorarán las vidas de los venezolanos".

Washington ha impuesto una serie de sanciones cada vez más punitivas destinadas a crear la máxima agitación económica en el país, con el objetivo de preparar las condiciones para el cambio de régimen. Estos han incluido la prohibición de los préstamos o la venta de activos de Venezuela en el sistema financiero de los Estados Unidos, por lo que es imposible reestructurar su deuda de $60 mil millones. Hay amenazas crecientes de que la administración de Trump pueda escalar estas medidas con la prohibición de importar petróleo de Venezuela.

Los estrategas del gobierno de los EUA apuestan a que las condiciones económicas y sociales cada vez más intolerables desencadenaran un golpe de estado por parte de los militares venezolanos que lleve al poder a un régimen más dócil.

El ejército ha sido un pilar central del gobierno venezolano desde la llegada al poder del predecesor de Maduro, el difunto Hugo Chávez, un exoficial del ejército y líder golpista, en 1999. Su "socialismo bolivariano" descansaba fuertemente en el mando militar, que llenó muchos de los puestos más importantes del gobierno y se benefició enormemente de su control de los contratos gubernamentales, sectores económicos clave y actividades ilícitas.

El arresto de dos altos oficiales militares tras el intento del 4 de agosto de dinamitar a Maduro durante un discurso ante tropas en Caracas indica la posibilidad de fisuras dentro del mando militar bajo la presión combinada del imperialismo estadounidense y el crecimiento de tensiones de clase extremas en el interior de la misma Venezuela.

Los trabajadores y las masas oprimidas de Venezuela enfrentan inmensos peligros en condiciones de una creciente amenaza de conflicto violento entre dos facciones reaccionarias y represivas de la clase dominante del país, así como la de una intervención militar del imperialismo estadounidense. Estas amenazas solo pueden responderse mediante la movilización de la clase trabajadora, independientemente del gobierno y la oposición de derecha, así como de sus respectivos afiliados sindicales, en una lucha política para poner fin al capitalismo como parte de una revolución socialista en las Américas e internacionalmente.

(Publicado originalmente en inglés el 22 de agosto de 2018)