Sexto primer ministro australiano destituido en 11 años

por Mike Head
27 agosto 2018

En medio de escenas sin precedentes de caos y conflicto, Malcolm Turnbull fue derrocado hoy como primer ministro de Australia después de una campaña política contra él organizada por la facción más derechista del gobernante Partido Liberal. Los acontecimientos extraordinarios de la semana pasada apuntan a la creciente inestabilidad y fragilidad que arruinan el orden parlamentario.

Después de un voto estrecho de 45 a 40 dentro del partido para expulsar a Turnbull, el tesorero Scott Morrison finalmente prevaleció sobre el retador de extrema derecha de Turnbull, el exministro de Asuntos Internos Peter Dutton, por un margen similar. La vice-líder de Turnbull, la ministra de Asuntos Exteriores, Julie Bishop, había sido eliminada en la primera ronda de votación.

Australia, a menudo representada falsamente como un país excepcional y estable, se ha convertido en uno de los ejemplos más gráficos de cómo los partidos políticos e instituciones más antiguas se derrumban bajo la presión de las crecientes tensiones geoestratégicas y de clase a nivel internacional.

Desde que John Howard perdió su propio asiento en la aplastante derrota de la Liberal-National Coalition en 2007, todos los primeros ministros, ya sean coaliciones o sindicatos, han sido derrocados. Contando a Morrison, Australia ha tenido siete primeros ministros en los últimos 11 años, cuatro de los cuales fueron eliminados por maquinaciones internas detrás del telón dentro de sus propios partidos.

El derrocamiento de Turnbull de mayor amargura y la ferocidad que los golpes por el liderazgo anteriores en los cuales ambas facciones lucharon por el control del gobierno.

Se ha abierto un cisma político e ideológico en el Partido Liberal en respuesta a la desintegración del orden mundial de posguerra y los esfuerzos bélicos del imperialismo estadounidense para mantener su dominio mundial menguante. La clase capitalista australiana ha estado bajo la inmensa presión de Washington para alinearse incondicionalmente detrás de sus planes para una confrontación militar con China, en cuyos mercados dependen en gran medida sectores importantes de la elite gobernante australiana. Esto ha sido llevado a una nueva altura por el desnudo programa de guerra comercial y militarismo de la administración Trump, "América Primero".

Al mismo tiempo, la clase dominante australiana enfrenta la perspectiva de una explosión de resistencia de la clase trabajadora impulsada por décadas de caída de los salarios reales, condiciones sociales en declive y ataques a los derechos democráticos fundamentales. La economía australiana es muy vulnerable a otra crisis financiera mundial, o una represalia comercial de parte de China por el respaldo a Washington de Canberra, la capital australiana.

El intento de elevar a Dutton es parte de un esfuerzo perenne, respaldado por sectores de la clase dominante y los medios, propiedad de Rupert Murdoch, para reconvertir al Partido Liberal en un movimiento de extrema derecha al estilo de Trump. El objetivo del ala Dutton, que incluye al ex primer ministro Tony Abbott, es desorientar a sectores de la población con nacionalismo y xenofobia antiinmigrante, al tiempo que intenta forjar una base de apoyo para el militarismo estadounidense y australiano contra China y la represión de la clase trabajadora por el estado policial.

En términos generales, la extrema derecha en Australia va en paralelo con el "alternativa derechista" de Trump en los EUA y la gama de partidos ultraderechistas y neofascistas que han adquirido importancia en toda Europa.

Otras secciones de la clase dominante, personificadas por Turnbull, un millonario ex banquero mercantil, temen las consecuencias potencialmente desastrosas para el gobierno capitalista de hacer tal cambio. Están alarmados de que el programa divisivo y racista de la extrema derecha solo radicalizará aún más a los trabajadores y jóvenes, que ya se están moviendo hacia la izquierda en oposición al abismo cada vez mayor entre los súper ricos y la clase trabajadora.

Turnbull dijo en una conferencia de prensa ayer que el golpe contra él fue "un esfuerzo muy deliberado para llevar al Partido Liberal más hacia la derecha". Él fue más allá, declarando: "La realidad es que una minoría al interior del partido, apoyada por otros fuera del parlamento ha tratado de intimidar y amedrentar a otros para que hagan el cambio de liderazgo que están buscando".

Los medios corporativos interpretaron estos comentarios como una referencia a las voces conservadoras anti-Turnbull en los medios de comunicación de Murdoch, incluyendo Sky TV, así como a la Radio de Sydney 2GB. Sin embargo, bien pudo haberse referido oblicuamente a las intervenciones de Washington o de las agencias de inteligencia australianas.

Entre los líderes de la acusación contra Turnbull se encuentran personalidades estrechamente asociadas con las fuerzas armadas y de inteligencia vinculadas a Estados Unidos, como los ex comandantes militares, el senador Jim Molan y Andrew Hastie, el presidente del comité de inteligencia parlamentario. En los últimos dos años, una sucesión de figuras clave de la elite gobernante de EUA, incluyendo al ex director de Inteligencia Nacional James Clapper, la ex candidata presidencial Hillary Clinton y el vicepresidente estadounidense Mike Pence, han visitado Australia para insistir en que Canberra permanezca totalmente comprometida con Washington en confrontación geoestratégica hacia China.

Desde que asumió el cargo en 2015, Turnbull ha hecho todo lo posible para garantizar, primero la Casa Blanca de Obama y luego Trump, su fidelidad pura a la alianza militar y de seguridad de los EUA en la que ha dependido la elite gobernante australiana desde la Segunda Guerra Mundial. Tenía que hacerlo porque en 2011, mientras estaba en la oposición, acusó al gobierno laborista de la ex primera ministra Julia Gillard de ir demasiado lejos al suscribir el "pivote" militar y estratégico de Obama hacia Asia para confrontar a China, lo que incluyó aceptar marines estadounidenses en Darwin (la ciudad localizada al noroeste de Australia).

Además, Turnbull era consciente de que el antecesor de Gillard, Kevin Rudd, fue removido en 2010 por el Partido Laborista y los pesos pesados de las facciones sindicales, actuando en concierto con la embajada de los Estados Unidos, porque Rudd había propuesto que Washington hiciera algunos ajustes al ascenso de China.

A principios de este mes, sin embargo, Turnbull pronunció un discurso que no habría complacido a la élite gobernante de los Estados Unidos. Prometió su determinación de mantener una relación "muy profunda" y creciente con China, fuente de ganancias lucrativas para las empresas mineras, los agronegocios y las universidades. La movida contra Turnbull ciertamente no fue rechazada en Washington, si no respaldada tácitamente.

Indicando cuánto está en juego, Turnbull amenazó a sus colegas con que renunciaría de inmediato a su escaño parlamentario si Dutton lo destituía, lo que pondría fin a la mayoría de un escaño del gobierno y posiblemente forzaría una elección anticipada. Aún no ha indicado si cumplirá con esa amenaza dado que Morrison ganó la votación de liderazgo.

Morrison, un exejecutivo de propiedad y turismo, fue respaldado por los partidarios de Turnbull y por la élite financiera. El editorial de Australian Financial Review de esta mañana dijo que parecía ser la "mejor esperanza del Partido Liberal para unir las facciones enfrentadas del partido" y que contenía la ira del elenco "hirviendo" después de "cuatro decapitaciones del primer ministro en ocho años".

Otro factor en la victoria de Morrison bien pudo haber sido la oferta de Turnbull en el último minuto para bloquear a Dutton al insistir en que el fiscal general Stephen Donaghue, el oficial legal más importante del gobierno federal, asesoró al Partido Liberal a las 8:30 esta mañana sobre las alegaciones de Dutton es constitucionalmente inelegible para sentarse en el parlamento porque él y su esposa controlan las guarderías que reciben subsidios del gobierno.

El poco claro consejo de Donoghue fue que Dutton "no era incapaz de sentarse", pero que existía "cierto riesgo" de que el Tribunal Supremo pudiera fallar en su contra.

Morrison, una figura profundamente derechista, intentará tender una brecha entre la facción Dutton-Abbott y el ala Turnbull, que representa los intereses financieros y corporativos más poderosos y conectados globalmente. Como ministro de Inmigración, inició la "Operación Fronteras Soberanas" para rechazar militarmente los barcos de refugiados. Como ministro de servicios sociales, recortó el gasto en bienestar social. Promovido a tesorero por Turnbull, presidió la austeridad y los esfuerzos para impulsar recortes impositivos corporativos masivos.

Cualesquiera que sean las insinuaciones de Morrison para lograr la "unidad", la cercanía del voto de liderazgo no deja dudas de que la confusión que envuelve a la Coalición continuará, lo que plantea la posibilidad de una división en el Partido Liberal. Aunque Dutton no asumió el liderazgo, su facción tratará de dictar la agenda política del gobierno como el precio de su ostensible lealtad. Pasará su tiempo y probablemente lanzará un desafío contra Morrison en la primera oportunidad.

La crisis que sacudió al Partido Liberal bien puede allanar el camino para el regreso de un gobierno laborista. Cualquier gobierno de este tipo, liderado por el exlíder sindical y ministro clave Rudd-Gillard, Bill Shorten, no estaría menos comprometido que un gobierno de coalición con la alianza estadounidense e impondría los requisitos de la clase capitalista gobernante, incluso fomentando policías nacionalistas y xenofobia antiinmigrante como un medio para dividir a la clase trabajadora.

(Publicado originalmente en inglés el 24 de agosto de 2018)