Huelga de trabajadores municipales peruanos en el distrito más afluente de Lima

por Cesar Uco
30 agosto 2018

Al mediodía del miércoles 22 de agosto, cientos de trabajadores municipales del afluente distrito de Miraflores se manifestaron frente a las oficinas del alcalde Jorge Muñoz Wells. La protesta fue parte de un paro laboral de 24 horas por parte de 350 trabajadores que exigían salarios impagos antes de que el alcalde finalice su mandato a principios de octubre.

Trabajadores municipales manifiestan frente al municipio del distrito de Miraflores durante un paro laboral de 24 horas

Los huelguistas pertenecen al Sindicato de Obreros Municipales de Miraflores (SOMMI), que representa a 480 trabajadores. El líder sindical Aníbal Díaz explicó la urgencia de la acción para el WSWS:

"El alcalde Jorge Muñoz Wells actualmente se postula a la alcaldía de Lima, cuando aquí, en el municipio de Miraflores, discrimina a los trabajadores municipales. Todavía tiene algunos pagos pendientes para 2015, 2016 y 2017. Es un alcalde incapaz de resolver los problemas de sus trabajadores y aún así piensa en presentarse como candidato a la alcaldía de toda la ciudad".

María Gonzales, la abogada de la municipalidad, le dijo a El Comercio que el tribunal de arbitraje había establecido que [los salarios debidos] deben pagarse en enero de 2019. Agregó que "no tenemos un presupuesto" para satisfacer las demandas de los trabajadores.

Si bien el municipio afirma que no hay un "presupuesto" para pagar a sus trabajadores, había mucho dinero municipal para convertir el Malecón de Miraflores en una de las zonas más exclusivas de Lima. Un metro cuadrado de espacio habitable en el Malecón cuesta entre US $3,000 y US $4,000, el precio más alto de la ciudad.

En los últimos 25 años, se han construido docenas de edificios de lujo en el Malecón de Miraflores

Hace veinticinco años había espaciosas casas de dos pisos y no más de cinco parques, algunos en condiciones deplorables debido a la falta de riego y el cerco que protege a los transeúntes de caer sobre un acantilado: una caída vertical de 40 metros que termina en la orilla del mar Hoy, varias docenas de edificios de lujo de 10 a 15 pisos disfrutan de la espectacular puesta de sol sobre el Océano Pacífico. Además, los parques junto al mar se han ampliado a una docena y están bien cuidados por los trabajadores municipales.

La transformación del Malecón de Miraflores en una zona exclusiva es el producto de las políticas económicas neoliberales iniciadas a principios de la década de 1990 por el ex presidente Alberto Fujimori (posteriormente encarcelado por crímenes de lesa humanidad). Su régimen fomentó un crecimiento masivo de la desigualdad social, con una creciente burguesía acomodada y una clase media alta que la presta servicios, en un polo, y millones de personas que apenas tienen lo suficiente para vivir día a día, en el otro.

De acuerdo con Global Wealth 2017, Perú tiene 7,249 familias con un patrimonio neto de más de US $1 millón, que constituyen el 0.091 por ciento de la población nacional. Los seis peruanos más ricos – con más de mil millones de dólares cada uno – nombrados en la revista Forbestienen una riqueza colectiva de US$ 9.4 mil millones.

El parque María Reiche reproduce en miniatura las famosas Líneas de Nazca (Cortesia NETlima)

Muchos de los trabajadores de la Municipalidad de Miraflores viven en la zona de clase trabajadora conocida como el Cono Sur de Lima, con una población de más de 1,350,000 habitantes, y particularmente en sus distritos más pobres que incluyen a San Juan de Miraflores, Villa El Salvador y Villa María del Triunfo. La diferencia de ingresos entre los trabajadores que mantienen los edificios modernos del Malecón y quienes los habitan es abismal.

María, una trabajadora de la Municipalidad de Miraflores, le dijo al WSWS: "Trabajo en la administración del municipio. Vivo en Villa El Salvador y me lleva más de una hora llegar al trabajo. Nuestros salarios nos permiten comprar menos cada vez, por lo que terminaremos muriendo de hambre.

No podría vivir con lo que el municipio me paga. En mi casa todos trabajamos, mi esposo y también mis tres hijos, para ganarme la vida. Es verdad, si todos los trabajadores del mundo se unieran, las cosas serían mejores para todos. Al final, todos somos trabajadores. En Perú, se deben realizar más protestas”.

Otro grupo de trabajadores del sindicato SOMMI frente a la entrada principal del Municipio de Miraflores

En áreas como Villa María del Triunfo, donde viven los huelguistas, las condiciones son lo opuesto a los prístinos parques de Miraflores. En algunas áreas, la basura no se recoge durante 15 días o más porque el municipio no paga a una empresa privada por su recolección. Los residentes se quejan de los malos olores y las ratas que trae la basura. En algunas áreas, eligen quemarlo, creando una contaminación por humo que también es insoportable. Estas áreas están plagadas de pobreza, hacinamiento y la juventud están expuesta a las drogas.

Los líderes municipales de Lima son tan corruptos como los altos funcionarios de los poderes judicial, ejecutivo y legislativo que recientemente hacen noticia en primera plana en Perú después de haber sido descubiertos intercambiando favores por sobornos.

En 2017, La República informó que el alcalde de Villa María del Triunfo, "Ángel Chilingano Villanueva, fue arrestado bajo cargos de supuestamente formar parte de la pandilla 'Los Topos de Lima Sur', dedicada a la extorsión y el pago de cuotas a empresarios, comerciantes y vecinos de ese distrito”.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística e Información (INEI), a partir de 2013, 45,700 empleados municipales trabajaban en la provincia de Lima, la gran mayoría concentrada en la ciudad de Lima. Hay demandas crecientes y enojo en esta capa como en toda la clase trabajadora peruana.

En junio de este año, los maestros, que suman más de 500,000, organizaron una breve huelga nacional que fue suspendida por su sindicato, el SUTEP. El año pasado se declararon en huelga desde el 12 de julio hasta el 2 de septiembre, efectuando muchas marchas grandes y choques violentos con la policía.

También en junio, los trabajadores del transporte de Lima realizaron un paro de 24 horas.

El 8 de agosto, los trabajadores de EsSalud –médicos, enfermeras y técnicos– realizaron una huelga nacional supuestamente indefinida que se suspendió al día siguiente, cuando el sindicato llegó a un acuerdo con el Ministerio de Salud (Minsa).

Los sindicatos limitan las huelgas a 24 horas para disipar la militancia de la clase trabajadora, en un intento de canalizar su ira manteniéndolos bajo el control de los partidos burgueses.

Más del 50 por ciento de la fuerza laboral nacional trabajan como informales, es decir, no están en planilla y no reciben ningún beneficio, como seguro de salud y vacaciones.

La pequeña huelga de 350 trabajadores de la Municipalidad de Miraflores y las grandes huelgas mineras contra los multimillonarios transnacionales tienen un origen común: ambos luchan contra un sistema capitalista que promueve la desigualdad y la pobreza.

(Publicado originalmente en inglés el 29 de agosto de 2018)