El padre de Mollie Tibbetts le dice a la administración de Trump: deja de usar la muerte de mi hija en un ataque racista contra inmigrantes

por Meenakshi Jagadeesan
4 septiembre 2018

El sábado, Rob Tibbetts, el padre de Mollie Tibbetts, la joven cuyo cuerpo fue encontrado en agosto, después de una operación de búsqueda de un mes, publicó una columna como invitado en el Des Moines Register. Dijo que su hija "no es el peón de nadie", y que usar su muerte para vender una agenda racista y antiinmigrante es "cruel" y "despreciable".

El mensaje de la columna fue poderoso y directo. El padre afligido le pidió a los políticos y expertos derechistas que dejen de distorsionar y corromper la muerte de Mollie "para avanzar una causa cual oponía vehementemente" y no utilizar la tragedia de su familia para presionar la agenda asquerosa antiinmigrante de la administración Trump.

La causa inmediata de la columna parece ser un artículo de opinión publicado la semana pasada en el mismo foro por Donald Trump Jr., hijo mayor del presidente. Presentado como un comentario sobre la respuesta al asesinato de Mollie, el artículo de opinión de Trump Jr. es notable sólo por el hecho de que implacablemente y sin vergüenza repite los puntos de conversación habituales de su padre: "extranjero ilegal criminal" es uno de los mayores problemas enfrentado la sociedad estadounidense; "La izquierda", es decir, el Partido Demócrata ha facilitado esta "amenaza existencial" debido a un compromiso ideológico de abrir las fronteras; y el asesinato de Mollie nunca hubiera sucedido si "vigilamos adecuadamente nuestra frontera sur". Ninguna de las afirmaciones de Trump Jr. aguanta escrutinio mínimo.

Se han realizado numerosos estudios por parte de académicos y grupos de expertos en los últimos años que han demostrado claramente que no existe una correlación entre inmigración y delincuencia. En todo caso, la investigación parece indicar que los inmigrantes son menos probables a cometer crímenes que aquellos nacidos en los Estados Unidos.

Por el lado político, decir que los demócratas han apoyado fronteras abiertas es ridículo. Históricamente, la militarización de la frontera ha sido el producto de un consenso bipartidista entre la clase dominante. Muchos de los campos de detención que estaban siendo utilizados por la administración Trump en realidad se establecieron durante la administración Obama. Fue durante el mandato de Obama que Estados Unidos deportó a más inmigrantes que durante el resto de su historia, es como el presidente se ganó el título de "jefe deportador".

Siguiendo el funeral de Mollie, la comunidad hispana en Des Moines ha sido víctima de grupos antiinmigrantes que han pintado grafiti racista en las carreteras públicas y han utilizado llamadas grabadas para amenazar la violencia. Las llamadas, rastreadas a un grupo de fuera del estado llamado "Camino al poder", afirman que Tibbetts fue asesinada "por un invasor de México" y que "Estados Unidos debería ser solamente blanco".

"Los miembros de nuestra comunidad tienen mucho miedo", dijo el líder de la comunidad latina Joe Henry al afiliado de CNN, KCCI. "Tuvimos jóvenes la semana pasada que fueron enfrentados caminando en parques". Dos festivales locales de cultura latina en Iowa fueron pospuestos, y los organizadores de uno de los eventos mencionaron preocupaciones de seguridad.

En su editorial, Rob Tibbetts se acercó a la comunidad hispana: "mi familia está contigo y ofrece su más sentida disculpa. Que hayan estado acosado por las circunstancias de la muerte de Mollie está mal. Atesoramos la contribución que aportan al tapiz estadounidense en todo su color y melodía". La persona acusada del asesinato de Mollie, escribió su padre, "no refleja la comunidad hispana como los supremacistas blancos no reflejan todos los blancos. Sugerir lo contrario es una mentira".

Revelando una comprensión más profunda de los derechos democráticos que la administración actual, Tibbetts señaló que el acusado recibirá un juicio justo, y si es encontrado culpable, enfrentaría las "consecuencias de la sociedad", y ese sería el final del asunto. Centrarse en su origen étnico o estado legal era "fomentar deliberadamente la discordia entre las razas". Tal acción, dijo Tibbetts, "incita el miedo en comunidades inocentes y otorga legitimidad a los rincones más oscuros y llenos de odio del alma estadounidense. Es lo opuesto al liderazgo. Es lo opuesto a la humanidad ... Es vergonzoso".

Dado el intento sistemático de la administración Trump y sus partidarios de promover una atmósfera de ideología fascista dirigida a los inmigrantes, la declaración sincera de Rob Tibbetts es una señal poderosa de la falta de voluntad de la clase trabajadora para caer en esta trampa. Bajo las circunstancias más trágicas, en lugar de caer presa a la retórica desagradable que emana de la Casa Blanca, la declaración de Tibbetts revela consideración, humanidad y un compromiso a los principios democráticos.

(Publicado originalmente en inglés el 3 de septiembre de 2018)