Documento de Google filtrado: las empresas tecnológicas se han alejado de “la libertad de expresión y hacia la censura”

por Kevin Reed
12 octubre 2018

El martes, el medio de noticias de extrema derecha Breitbart News publicó una sesión informativa interna filtrada por los empleados del gigante de la tecnología Google que habla abiertamente sobre la censura política.

El documento observa que "las empresas de tecnología se han alejado gradualmente de la libertad de expresión no mediada hacia la censura y la moderación". En el proceso, dice el documento, Google, Facebook y Twitter han tratado de enfatizar la creación de "espacios ordenados para la seguridad y la civilidad" sobre “mercados de ideas ‘no mediados’”.

Breitbart dijo que Google no negó la veracidad del documento, pero escribió que "una fuente oficial de Google dijo que el documento debería considerarse investigación interna y no una posición oficial de la compañía".

El documento filtrado de Google citó al editor en jefe de MIT Tech Review, Jason Pontin, diciendo: “En la escala global, Internet y las plataformas sociales han sido una bendición maravillosa para la libertad de expresión. Internet ha dado plataformas a miles de millones de personas para expresarse y ha hecho casi imposible que los gobiernos, incluso en naciones altamente controladas como China, controlen el discurso de la gente de manera efectiva".

Pero la siguiente página del informe declara que "los eventos globales recientes han socavado esta narrativa utópica".

El documento explica el "cambio hacia la censura" al señalar las demandas "comerciales" y "gubernamentales". Uno de los objetivos de la censura es "Proteger a los anunciantes de contenido controvertido, y aumentar los ingresos", declara.

La sesión informativa agrega que "Google podría continuar cambiando con los tiempos, cambiando su postura sobre cuánto o cuán poca censura (debido a presiones públicas, gubernamentales o comerciales)".

El documento admite que hay un cambio de la "tradición estadounidense que prioriza la libertad de expresión para la democracia, no la civilidad", por parte de las empresas de medios sociales.

En agosto de 2017, el World Socialist Web Site publicó una carta abierta a Google alegando que los cambios en sus algoritmos de búsqueda habían llevado a una caída masiva del tráfico hacia los sitios web de izquierda, antiguerra y socialistas.

“La censura en esta escala es una lista negra política", declaró la carta. "La intención obvia del algoritmo de censura de Google es bloquear las noticias que su compañía no quiere informar y suprimir las opiniones con las que no está de acuerdo. La lista negra política no es un ejercicio legítimo de lo que pueden ser prerrogativas de Google como empresa comercial. Es un grave abuso del poder monopólico. Lo que estás haciendo es un ataque a la libertad de expresión ".

La publicación del documento filtrado se produjo después de un informe el 5 de octubre por el Washington Post que el CEO de Google, Sundar Pichai, se reunió en secreto con funcionarios civiles y militares en el Pentágono durante un reciente viaje a Washington DC.

Basado en entrevistas con dos fuentes anónimas familiarizadas con la reunión, el Post dijo que Pichai estaba "buscando aliviar las tensiones aproximadamente cuatro meses después de que la indignación de los empleados provocó que el gigante de la tecnología rompiera un contrato de defensa para analizar el video de un avión no tripulado", conocido como Proyecto Maven.

El Post informó que Pichai se reunió con funcionarios de la Oficina del Subsecretario de Defensa de Inteligencia, un departamento que informa sobre asuntos relacionados con la inteligencia militar al secretario de Defensa de los EUA, el exgeneral de la Infantería de Marina de los Estados Unidos, James Mattis. La oficina es responsable del programa Project Maven, que está desarrollando capacidades de inteligencia artificial para identificar automóviles, edificios y otros objetos grabados en videos de drones que vuelan sobre zonas de combate y otros paisajes.

Ni los funcionarios del Departamento de Defensa ni los representantes de Google comentaron públicamente sobre la reunión secreta. La finalización del contrato del Proyecto Maven, después de que más de 3.000 empleados firmaron una carta en protesta por la participación de la compañía en "el negocio de la guerra", fue un golpe a los esfuerzos de Google para profundizar su colaboración con el establecimiento de inteligencia militar.

En junio, en respuesta a la protesta, la administración de Google anunció que el contrato del Proyecto Maven no se renovaría en 2019. Sin embargo, Pichai publicó rápidamente una entrada de blog en la que describió los objetivos de inteligencia artificial de Google y explicó que la compañía continuaría trabajando con el Pentágono en "ciberseguridad, entrenamiento, reclutamiento militar, atención médica de veteranos y búsqueda y rescate".

(Publicado originalmente en inglés el 11 de octubre de 2018)