Chile arrasado por fuegos incontrolables

por Alexandra del Piano
11 febrero 2017

Chile está enfrentando los más severos fuegos de su historia. Las zonas más afectadas son O'Higgins, Maule, Biobío y La Araucanía, todas situadas en el extremo sur del país, donde además de pequeños comunidades agrícolas Mapuches, hay grandes compañías forestales.

Los fuegos, alimentados por fuertes vientos, elevadas temperaturas y una sequía de ocho años, han tenido un impacto enorme en la fauna y flora del país, que los expertos consideran irreversible.

Valparaíso, una de las principales ciudades puerto de Chile, es conocida por frecuentes fuegos que consumen los bosques de sus cerros. Se ha declarado en "Alerta Roja" luego que el fuego del 2 de Enero consumiera 50 hectáreas y docenas de viviendas.

Toda la ciudad de Valparaíso ha sido cubierta con un humo blanco por más de una semana. El humo es el diario recordatorio de los fuegos incontrolables que continúan incinerando bosques en siete de las quince regiones del país, cuatro de las cuales han sido declaradas zonas de desastre.

Habiendo sido quemadas más de medio millón de hectáreas, acabado con 11 vidas y dejado a más de 3.000 personas desamparadas sin viviendas, la presidenta Michelle Bachelet declaró que estos fuegos son una de las peores situaciones de emergencia que ha sufrido Chile en su historia.

Pero, ¿por qué está Chile constantemente expuesto a estos fuegos? ¿Por qué, teniendo una larga historia de combatir fuegos de proporciones épicas, no está el país mejor preparado para enfrentar estas situaciones de emergencia? La respuesta está en por qué los bosques de Chile son tan propensos a incendiarse y por qué los fuegos se esparcen tan rápidamente.

La configuración de los árboles en los bosques de Chile hoy en día es la siguiente: 75 por ciento pino, 15 por ciento eucaliptos y 10 por cientos árboles nativos. Los pinos y eucaliptos son conocidos por ser extremadamente secos. Entonces, ¿por qué fue destruida la mayoría de la forestación húmeda nativa de Chile y reemplazada con este monocultivo de pinos y eucaliptos secos?

Para comprender esto, hay que remontarse al primer año de la dictadura de Pinochet. En 1974, se implementó el Decreto Ley 701 (más conocido como "desarrollo forestal ") que subsidia plantaciones de monocultivos de pinos y eucaliptos con 75 por ciento de recursos. Una vez que el estado otorga un alto valor de costo a una plantación de árboles, junto con el "subsidio", las grandes compañías se apresuraron a destruir los bosques nativos, para reemplazarlos con pinos y eucaliptos que les producían ganancias.

Esta ley sigue vigente en la actualidad. Permitió que dos grandes monopolios: CMPC dirigido por la familia Matte y Bosques Arauco por la familia Angellinis, se apropiaran de enormes áreas del territorio nacional. El setenta por ciento del negocio forestal de Chile pertenece a estas dos familias.

Como parte de este proceso, estas compañías despojaron a la comunidad Mapuche de sus tierras nativas, dejándolos apenas con medio millón de hectáreas. Desde entonces, una fortuna multimillonaria ha sido acumulada por estas dos familias, mientras las regiones que explotan, sufren viviendo en los niveles más altos de pobreza en el país. Por ejemplo, más de 100.000 residentes, viven sin acceso a agua potable.

Mientras que estas dos empresas tienen un valor de por lo menos 10 millones de dólares, han demostrado poco interés en invertir para prevenir fuegos en sus tierras.

Ken Pimlott, director del Departamento de Protección Forestal y de Fuegos de California, quien ha sido consultor para la CONAF (Corporación Nacional Forestal de Chile), declaró que con la intensidad de fuegos forestales y el impacto de sus residentes perdiendo viviendas, Chile está por lo menos 30 o 40 años más atrasado que California, en términos de prevención de fuegos forestales. Cabe la pregunta ¿por qué el estado no tiene aviones que puedan llevar más de 10.000 litros de agua? ¿Por qué no hay programas de entretenimiento especializado para bomberos forestales?

Más de 9.000 personas (incluyendo 4.500 bomberos voluntarios y 4.600 miembros de las fuerzas militares, policía y funcionarios públicos) han estado combatiendo los fuegos con la ayuda de 24 aviones, 45 helicópteros y 124 camiones bomberos, sin contar el avión "Supertanker" que puede cargar 75.000 litros de agua, y que está siendo alquilado por la esposa de Benjamin Walton (de Wal-Mart Waltons) la chilena Lucy Ana Avilés.

Según la CONAF, todavía hay 110 fuegos activos, 49 bajo control y 60 sin control.

Los más afectados con este desastre son las miles de familias pobres que han perdido sus viviendas, pertenencias y tierras, no las grandes compañías forestales, que tienen sus terrenos y propiedades resguardados por seguros, garantizando así sus continuas ganancias.

Para finalizar, en concreto, el "desastre natural " de los fuegos de Chile, es otro resultado fatal del estado capitalista que solo sirve para mantener las riquezas de un pequeño grupo de individuos, a costa de la explotación de millones de personas empobrecidas.