Las amenazas de Trump contra Irán agravan las tensiones entre Alemania y Estados Unidos

por Johannes Stern
16 octubre 2017

En un discurso militarista en la Casa Blanca, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció nuevas sanciones contra Irán y amenazó con rescindir el acuerdo nuclear de 2015 con el país. "Irán no está cumpliendo con el espíritu del acuerdo", dijo Trump ayer. Como resultado, habrá nuevas "sanciones duras" impuestas a la Guardia Revolucionaria Iraní, descrita por Trump como una "fuerza terrorista corrupta".

El gobierno de los Estados Unidos no volverá a certificar el acuerdo negociado en 2015 y dejará que el Congreso lo "fortalezca". Si Irán no llega a un acuerdo con el Congreso de Estados Unidos y otros, Washington dará por terminado el acuerdo. El acuerdo "está bajo revisión continua", advirtió Trump, "nuestra participación puede ser cancelada por mí, como presidente, en cualquier momento. Como hemos visto en Corea del Norte, cuanto más ignoremos una amenaza, peor será esa amenaza".

El agresivo curso de acción de Trump contra Irán ha suscitado fuertes reacciones en Berlín. Poco después del discurso de Trump, el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, declaró ante las cámaras que: "Esa es una señal problemática y, en nuestra opinión, peligrosa. El acuerdo con Irán mostró por primera vez que es posible impedir la guerra mediante negociaciones y, sobre todo, evitar que un país adquiera armas nucleares".

Gabriel, junto con otras figuras políticas y líderes mediáticos, han advertido previamente sobre las consecuencias militares, políticas y económicas de gran alcance que podrían seguir este paso. "Una terminación del acuerdo de Irán convertiría a Medio Oriente en un semillero de crisis", dijo Gabriel en una entrevista con Redaktionsnetzwerk Deutschland.

Cuando se le preguntó si Trump estaba jugando con "la paz mundial en materia de Irán", Gabriel respondió: "Sería un golpe devastador para el desarme nuclear. Algunos estados pudieron ver la ruptura del acuerdo de Irán como una señal de que deberían adquirir armas nucleares lo más rápido posible".

Esto se refiere a "mucho más que Irán", agregó Gabriel. "Sería completamente inútil empujar a Corea del Norte hacia la adopción de un tratado de seguridad si el acuerdo de Irán no se cumple". El mundo "no sería más seguro o más pacífico si pusiéramos el elemento más peligroso, las armas nucleares, en el borde de nuevo". El acuerdo con Irán no debe "ser abandonado", agregó Gabriel, porque "volvería la amenaza inmediata de una nueva guerra".

Las advertencias de Gabriel no tienen nada que ver con el pacifismo. Como principal vocero del militarismo alemán y europeo, su objetivo declarado es la construcción de un ejército europeo dominado por Berlín capaz de hacer valer sus intereses globales independientemente de la OTAN y los Estados Unidos y, si es necesario, contra este último.

"La seguridad de Europa es responsabilidad de Europa", escribe el socialdemócrata Gabriel en su último libro. "Debemos ser capaces de elaborar estrategias y actuar desde el punto de vista de la política exterior y de seguridad, porque todavía es insuficiente. Esto incluye definir nuestros intereses europeos y articularlos independientemente de los Estados Unidos. Este interés propio también requiere, en cierta medida, una emancipación del curso trazado por Washington".

Con la nueva estrategia de Trump respecto a Irán, Gabriel y grandes sectores de la clase dominante alemana creen que ha llegado el momento de poner en práctica esta aspiración. Hay que decirles a los estadounidenses "que su comportamiento nos lleva a los europeos a una posición común con Rusia y China contra los Estados Unidos en la cuestión de Irán", dice Gabriel.

Al igual que Alemania, Francia y Gran Bretaña, Beijing y Moscú son signatarios del acuerdo de Irán de 2015 y se oponen a su terminación. Incluso los políticos y figuras de los medios de comunicación que han sido bastante pro-estadounidneses y han aceptado guerras lideradas por Estados Unidos, ahora hablan abiertamente de una ruptura con Estados Unidos.

El presidente del comité de asuntos exteriores del parlamento alemán, Norbert Röttgen (Unión Democrática Cristiana, CDU) dijo a la ZDF-Morgenmagazin que Trump plantea "la cuestión del cumplimiento de los Estados Unidos" con el acuerdo. Röttgen declaró: "Eso es muy fundamental. Los europeos no los seguirán. Tendremos una cuña transatlántica entre Estados Unidos y Europa".

El artículo principal en la última edición de Die Zeit establece que "los socios europeos de América, incluso los británicos, están de acuerdo: el acuerdo debe ser obedecido. Si Trump lo rompe, eso también significaría una ruptura con sus compañeros. Los europeos deben entonces intentar solo mantener la contención diplomática de los alborotadores iraníes. Inevitablemente sin Estados Unidos, del lado de China y Rusia".

El ministerio de exteriores alemán no deja lugar a dudas de que los conflictos económicos y geoestratégicos fundamentales están detrás de la ruptura de la alianza transatlántica. Cuando se le preguntó si la respuesta a la política de Trump en Irán era significativamente más inversión europea en Irán, Gabriel respondió: "Sí. Pero si Estados Unidos amenaza con invertir en Irán con acciones punitivas contra las empresas relevantes, entonces no se hará mucho con la inversión. Eso no puede ser de nuestro interés".

Berlín, como París y Londres, ha organizado contratos por valor de miles de millones en Irán y ve el curso de Trump como una amenaza para sus esfuerzos por desarrollar nuevos recursos energéticos y mercados para la economía de exportación de Alemania en Irán. Como resultado, la economía alemana tenía grandes esperanzas en el acuerdo de Irán y la suspensión de las sanciones relacionadas en enero de 2016. Según se informa, la Asociación de Cámaras de Comercio e Industria Alemanas (DIHK) esperaba una duplicación del comercio de 2400 millones de euros (2015) a 5 mil millones de euros en dos años, y en cinco años un aumento a 10 mil millones de euros.

Un regreso al régimen de sanciones dictado por los Estados Unidos sería "un golpe al negocio para las relaciones comerciales considerablemente revividas", dijo Volker Treier, jefe de negocios extranjeros de DIHK, a la Agencia de Prensa Alemana. La economía alemana se ha "basado en el acuerdo internacional y con él las nuevas condiciones de sanciones más ligeras", agregó Treier. Después de todo, Irán tiene el segundo mayor gas natural y la cuarta reserva de petróleo más grande del mundo y la explotación de este potencial sería "muy difícil" con las nuevas sanciones.

La clase obrera no debe subestimar estos desarrollos peligrosos. Al igual que en la primera mitad del siglo pasado, la competencia entre las potencias imperialistas por los mercados y las materias primas está liderando una vez más la guerra comercial y el conflicto militar. Solo una intervención políticamente consciente de la clase trabajadora basada en un programa socialista puede detener a los belicistas y evitar otra catástrofe.