Los profesores votan por la acción industrial por todo el Reino Unido

por Thomas Scripps
6 abril 2018

Los profesores han votado abrumadoramente por la huelga debido a los pagos y las pensiones en las conferencias del Sindicato Nacional de Educación (NEU, siglas en inglés) y la Asociación Nacional del Sindicato de Maestros de Escuela de Profesoras Mujeres (NASUWT, siglas en inglés) que se convocaron la semana pasada.

Mientras tanto, los miembros del Instituto de Educación de Escocia (IEE), el sindicato más grande de educación en Escocia, han rechazado un insultante aumento salarial de 3 por ciento y le han dado al sindicato una justificación para votar por la acción industrial.

Los votos, que representan a la amplia mayoría de profesores en el Reino Unido (RU), son una respuesta a las condiciones catastróficas que prevalecen en las escuelas primarias y secundarias por todo el país.

La acción debe ser vista como parte de una lucha de educadores en todos los cuatro continentes que están en conflicto con sus gobiernos por la imposición de estos últimos de recortes masivos a sus sustentos de vida e incrementos de cargas laborales. Esta semana huelgas de profesores explotaron en los estados de EUA de Oklahoma y Kentucky, uniéndose a las del mes pasado en Virginia Occidental y Arizona.

En el RU, la mayoría de la paga de los profesores ha caído un 20 por ciento en términos reales desde el 2010, gracias a un tope de aumento salarial máximo de 1 por ciento impuesto por el gobierno por los últimos siete años, el tope fue descartado este año en Escocia.

Esto ha exacerbado el ataque a las pensiones hechas en el 2015, cuando se les cambio el programa de un salario final a un menos generoso esquema promedio de carrera. La edad de jubilación también subió a 68 años.

Los recortes salariales y a las pensiones han sido impuestos en el contexto de un abrumador incremento en la carga laboral. Según la encuesta llevada a cabo por The Guardian, aproximadamente tres de cada cinco profesores trabajan más de 55 horas a la semana, con casi un tercio trabajando más de 60 horas a la semana. La mayoría de esta sobrecarga no es pagada.

En oposición a esto, los delegados del NEU apoyaron un llamado para el retiro de una cláusula en el Documento de Condiciones de la Paga de los Profesores de Escuela que exige que los maestros deben trabajar “horas razonables como se necesiten” en el desempeño de sus funciones.

El sector está sufriendo una severa escasez de personal. Un reporte del Comité de Cuentas Públicas en enero encontró que el número de profesores cualificados que salían de la profesión por razones que no tenían que ver con la jubilación se incrementó del 6 por ciento de la fuerza laboral en el 2011 al 8 por ciento en el 2016. El número de profesores de escuela secundaria ha caído por casi 11.000 desde el 2010.

Esto ha producido incrementos en los salones de clase por todo el país, añadiendo aún más trabajo para aquellos que permanecen en la profesión.

Esto es parte de una crisis más grande en las escuelas primarias y secundarias, esto mismo es un producto propio de los recortes de educación del gobierno, del colapso social producido en general por las medidas de austeridad y de la introducción de intereses privados en el sector escolar.

De acuerdo al Instituto de Estudios Fiscales (IEF), las escuelas han sufrido un recorte de 4.6 por ciento en términos reales en el presupuesto entre el 2015 y el 2020.

Los profesores están pagando de sus bolsillos para llenar los huecos: 94 por ciento respondieron a una encuesta del Times Educational Supplement en el que afirmaron que ellos tienen que comprar ítems de papelería, libros, materiales de arte y equipamiento de almacenamiento.

El actual nivel de financiamiento está dejando a muchas escuelas incapaces de otorgar los más básicos niveles de provisión educacional, a medida que confrontan las consecuencias de otros recortes al cuidado social y los beneficios. Cifras del Grupo de Acción contra la Pobreza Infantil (CPAG, siglas en inglés) encontró que el 60 por ciento de profesores siente que la pobreza infantil en las escuelas ha empeorado desde el 2015 y el 55 por ciento pensó que las provisiones de comidas libres escolares no satisfacían las necesidades de los estudiantes más pobres. La mitad de los encuestados declaró que su escuela ofrecía servicios anti-pobreza como comida y bancos de ropas o préstamos de emergencia.

Mientras las escuelas luchan para que sus fondos provean comida y artículos de aseo, el gobierno ha otorgado un total de £241 millones en áreas que no necesitan extensión adicional para 42 escuelas libres financiadas por el estado pero administrados por privados. Amplias sumas de dinero público están también siendo entregados en mano a los fondos de inversión, profesores jefes y directores ejecutivos de escuelas de academia y los fondos. Hay 121 fondos de inversión en dónde por lo menos un individuo está siendo pagado más de £150,000 al año. A uno de cada cinco de estos se les paga más de £200.000. Un total £21 millones está siendo gastado en estos salarios, con el individuo mejor pagado, Dan Moynihan de la Fundación Harris, ganando más de £500.000.

Las academias fueron primero establecidas en 1997 bajo el gobierno laborista de Blair como un medio intermedio para privatizar la educación y desde entonces han sido masivamente expandidos bajo el Partido Conservador. Estas ahora forman el 60 por ciento de escuelas secundarias y el 20 por ciento de escuelas primarias en Inglaterra.

Numerosos estudios no han mostrado ningún beneficio tangible dado a una escuela cambiándole al status de academia. Los verdaderos beneficiarios son los bien pagados jefes académicos y los intereses corporativos que ellos mismos traen. La Fundación Wakefield City Academies, por ejemplo, que está a cargo de 21 escuelas primarias y secundarias, pagó a compañías privadas asociadas con su jefe ejecutivo Mike Ramsay (y su hija) unos £440.000. Se reportó que la Fundación Bright Tribe Multi-Academy pagó casi £3 millones a negocios en los que el fundador del Trust, el capitalista de riesgo Mike Dwan, tenía intereses.

Lejos de florecer con el involucramiento del sector privado, ocho de cada diez academias están en déficit financiero, de acuerdo con lo descubierto por la red de contabilidad Kreston UK. Múltiples escuelas y fondos de inversión dependen de continuos programas de rescate financiero por parte del gobierno.

La situación intolerable que confrontan los profesores es la responsabilidad de los sindicatos de profesores quienes han rehusado luchar contra los ataques a los empleos, salarios y condiciones. Los profesores han repetidamente mostrado su voluntad para luchar los ataques por el gobierno y las administraciones privadas, sólo para ver cómo estas luchas son aisladas bajo límites locales y regionales y conducidas hacia un callejón sin salida por los sindicatos. Las pocas huelgas que han sido organizadas han sido de un carácter simbólico y diseñadas para aplacar el creciente enojo.

Con los 400.000 miembros del NEU, 280.000 en el NASUWT y 54.000 en el EIS, una ofensiva unida por los profesores, en unidad con los profesores de educación superior y el personal de Further Education (FE), así como los trabajadores de salud y del gobierno local –quiénes también están en la lucha- representarían un poderoso desafío a la austeridad del gobierno y la agenda de privatización. Los profesores de educación superior y el personal académico y los trabajadores de institutos también están actualmente luchando por pensiones decentes y pagos contra recortes de financiamiento y la mercantilización de la educación.

El sentimiento por semejante unidad fue demostrado por una enmienda aprobada en la conferencia del NEU en el que se hizo un llamado a los sindicatos de profesores para que presentaron un reclamo de pago conjunto para todos los trabajadores de escuela. Primeramente se basó en un incremento salarial de 5 por ciento, esto fue también para “comenzar a restaurar lo sufrido por los recortes en los estándares de vida a todo el personal de las escuelas”.

Los sindicatos de profesores están opuestos a semejante lucha. Todo lo que el NEU está proponiendo es un comité unido del sindicato para encontrarse en mayo para considerar el voto para la huelga que fue convocado por los delegados en su sección del Sindicato Nacional de los Trabajadores (NUT, siglas en inglés). Los delegados a la otra Asociación de Profesores y Profesores de Educación Superior se están encontrando en su conferencia anual esta semana.

El NEU sólo está comprometido a llevar a cabo una votación indicativa de los miembros esta semana. Si es exitosa, esto le seguiría a una votación formal de miembros para la huelga, que posiblemente tomaría lugar en otoño.

Para llevar a cabo esta lucha hacia adelante, los profesores deben romper con el dominio de los sindicatos. Fue sólo cuando los profesores de educación superior obstaculizaron un intento de los Sindicatos de Universidades e Institutos (UCU, siglas en inglés) de traicionar la huelga del mes pasado de que fue capaz de continuar. Ahora, el UCU ha acordado otro acuerdo traicionero con Universities UK y está intentando terminar la disputa a favor de la administración.

El UCU se ha opuesto la acción unida entre profesores de educación superior y el personal de FE; la última huelga de los trabajadores de FE involucró al personal en tan sólo siete institutos de casi 300.

Los profesores y estudiantes por todo el sector educativo deben organizarse a sí mismos en comités de base, independientes de los sindicatos. Semejante lucha debe ser ejercida como parte de un programa socialista que hace llamado para que la educación pública de buena calidad y con buenos recursos sea financiada por completo como un derecho social.

El Partido Socialista por la Igualdad y su iniciativa Education Fight Back están manteniendo un fórum online en el que se puede llamar y discutir estos temas vitales. Urgimos a los profesores, profesores de educación superior, personal académico y de FE y estudiantes de que atiendan.

Foro Education FightBack, martes, 10 de abril, 7:30 p.m.

Para participar en el encuentro visite http://bit.ly/efb100418 cuando el encuentro comience o llame a +44 330 221 0088 e ingrese el código de acceso 274-739-237.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 4 de abril de 2018)