El Nuevo Partido Anticapitalista intenta estrangular huelgas ferroviarias en Francia

por Alex Lantier
11 abril 2018

El sábado, en medio de una creciente ola de huelgas en Francia, el Nuevo Partido Anticapitalista (NPA) celebró una reunión en París para conmemorar los 50 años desde la huelga general de mayo-junio de 1968. Los oradores principales fueron el líder estudiantil en 1968, Alain Krivine, y un funcionario sindical, Mathieu (solo dio su primer nombre), quienes hablaron sobre la huelga contra la decisión del presidente Emmanuel Macron de privatizar el Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses (SNCF, por sus siglas en francés).

La reunión fue un caso de estudio sobre la absoluta bancarrota de la política pequeñoburguesa del NPA. No fue una reunión masiva para preparar a los trabajadores y jóvenes para la lucha sacando lecciones de la gran lucha revolucionaria de hace medio siglo. El NPA no movilizó ni a los cientos de miembros que tienen en las universidades y burocracias sindicales de París. Solo unas pocas docenas de personas se presentaron a una reunión, escondida en la trastienda de un restaurante en una pequeña calle lateral en los suburbios de París, para escuchar a Krivine y Mathieu hacer comentarios superficiales y desmoralizados.

Los que asistieron parecían estar más interesados en las patatas fritas, el vino blanco en caja y los cócteles baratos servidos entre chismes después de que los oradores terminaron. Al mirar la reunión, uno nunca hubiera sabido que los trabajadores estaban en huelga contra un Gobierno que está recortando los derechos sociales establecidos durante generaciones de lucha, para desviar cientos de miles de millones de euros a la guerra y a recortes de impuestos para los ricos. Las personas acomodadas de la clase media que se enfrentaron con la policía cuando eran estudiantes hace medio siglo en París son ahora indiferentes, más bien, hostiles a los intereses sociales de la clase trabajadora.

Los portavoces del NPA presentaron una perspectiva reaccionaria, políticamente absurda, insistiendo en que no existía una situación revolucionaria en 1968 ni existe una en la actualidad, y exigiendo que los trabajadores se subordinen a organizaciones que, admitieron, están trabajando para estrangular las huelgas.

Krivine habló después de proyectar un video en el que presentaban las reminiscencias de los miembros del NPA sobre peleas callejeras con la policía y asuntos de género, como problemas relacionados con la compra de condones, en 1968. La película subrayó las dos fuerzas sociales distintas en funcionamiento en 1968: el movimiento estudiantil de clase media, a la que pertenecían los futuros miembros del NPA; y la movilización de millones de trabajadores en la huelga general. Las cuestiones de estilo de vida y de género que motivaron a la clase media eran distintos de las cuestiones de derechos democráticos y los salarios que llevaron a las masas de trabajadores a la lucha.

En la reunión, Krivine denegó sumariamente el potencial revolucionario de la huelga general y la necesidad de luchar para construir un liderazgo revolucionario en la clase trabajadora. Según su argumento sofístico, dado que el partido estalinista del Partido Comunista de Francia (PCF) y la Confederación General del Trabajo (CGT) no querían tomar el poder, no había una situación revolucionaria, por lo que los trabajadores no necesitaban un partido revolucionario.

"Gritamos: El poder a los trabajadores'", dijo, "pero la tragedia fue que nadie lo quería. Porque las personas más conocidas, Alain Geismar, Daniel Cohn-Bendit y Jacques Sauvageot, eran hombres, antes que nada; y eran estudiantes, profesores, no eran trabajadores. La clase trabajadora tenía confianza en ellos ... para protestar, pero no para tomar el poder. Las personas que podrían haber tomado el poder en ese momento fueron PCF y la CGT, pero no quisieron hacer eso".

"Para mí, no es una revolución", dijo Krivine, y agregó: "Se puede tener una explosión popular que no sea revolucionaria, pero que sea popular y espontánea. No hay necesidad de una huelga para eso".

El análisis contrarrevolucionario de Krivine de 1968 es absurdo y falso. Ese año, la ira masiva por la represión policial de las protestas estudiantiles se convirtió en la mayor huelga general de la historia europea. Más de 10 millones de trabajadores se declararon en huelga, enarbolaron banderas rojas sobre fábricas en toda Francia y pusieron de rodillas al régimen del general Charles de Gaulle. La policía de París se desintegró, y cuando De Gaulle huyó a Baden-Baden en Alemania para discutir el pedido de tropas francesas estacionadas en Alemania para marchar sobre París, sus generales indicaron que no podían garantizar la lealtad de sus tropas.

El carácter revolucionario de esta situación es evidente. El capitalismo francés se salvó solo por la crisis del liderazgo revolucionario en la clase trabajadora: el PCF y la CGT bloquearon la toma del poder por la clase trabajadora. Lucharon durante semanas para obligar a los trabajadores a volver al trabajo en base a las concesiones salariales otorgadas por los patrones, y finalmente apoyaron nuevas elecciones convocadas por el Gobierno. Usando los recursos económicos del capitalismo europeo en el apogeo del auge posterior a la Segunda Guerra Mundial, así como los servicios políticos del estalinismo, la burguesía logró mantener el poder.

Un cuarto de siglo después de la disolución estalinista de la URSS y la desintegración del PCF, el imperialismo francés ya no tiene los recursos para hacer tales concesiones. En medio de la crisis económica más profunda desde la década de 1930, cuando Europa se rearma y las potencias de la OTAN amenazan la guerra con Rusia, China y el Medio Oriente, París está reestructurando las relaciones de clase siguiendo líneas autoritarias, tomando cientos de miles de millones de euros para financiar a los militares y otorgar recortes de impuestos para los ricos, a fin de participar en la nueva repartición del mundo. No habrá un resultado "reformista" en la lucha de clases.

La visión desdeñosa de Krivine de la huelga general de 1968 está ligada al papel político reaccionario de la NPA en la actualidad. Hostiles a una lucha revolucionaria contra Macron, promueven una estrategia para aplastar y traicionar las luchas de los trabajadores contra él.

Los sindicatos han convocado huelgas rotatorias impotentes durante dos días a la semana hasta junio, lo que permite a Macron esperar a que finalice la huelga mientras los sindicatos continúan negociando las medidas de austeridad con él. Al admitir que estas maniobras están en bancarrota, Krivine argumentó que la situación aún no es revolucionaria y que los trabajadores aún no necesitan un liderazgo político revolucionario. En cambio, los trabajadores deberían confiar en los sindicatos y en una alianza de grupos pseudoizquierdistas como el NPA, con la esperanza de que de repente giren 180 grados, comiencen a oponerse a Macron y lo obliguen a "retirarse" y hacer concesiones.

Dijo: "Puede haber una insurrección popular, puede venir, está creciendo en las universidades en todas partes. Pero, de hecho, hay una ausencia de una o varias organizaciones políticas que ayuden—y nada más que ayudar— a coordinar y avanzar la demanda de una huelga general. Porque no los haremos retroceder ocasionalmente con huelgas como esa cada 15 días, con protestas de bla bla bla".

Mathieu habló para amplificar los comentarios de Krivine. Dijo: "Hay toda una serie de dificultades, que provienen principalmente del calendario de huelgas propuesto por la CGT y la CFDT, que la mayoría de los trabajadores ferroviarios respetan hoy, pero pueden de acuerdo con el nivel de la lucha social en la compañía y en el país. ... Sobre este programa, admitiré que cuando lo vi venir a mi teléfono móvil, me dije: 'Bueno, eso es una traición'. Quiero decir, eso es obvio".

Los sindicatos saben muy bien que están proponiendo una estrategia que llevará a la derrota, subrayó Mathieu, y no quieren cambiar a otra estrategia.

Dentro de los sindicatos, Mathieu dijo, "por el momento, el sentimiento es que todos miran a los demás por un momento y dicen: '¿Quién va a comenzar?'. Nadie quiere ser el primero en salir. ... Muchos camaradas de la CGT están sentados en dos taburetes, porque saben muy bien que, si quieren ganar, no pueden atacar dos de cada cinco días, pero ahí lo tienen. Todos se miran y esperan".

Un reportero de WSWS que asistió a la reunión preguntó cuáles lecciones sacaba el NPA de la experiencia de 1968 para la lucha de clases de hoy. Krivine insistió en que la única manera de avanzar era que los trabajadores apoyaran una alianza de fuerzas políticas que, como él y Mathieu acababan de admitir, estrangularon las luchas de la clase trabajadora en 1968 y hoy.

Krivine apoyó el llamado del ex candidato presidencial del NPA, Olivier Besancenot, a la unidad con el Partido Socialista (PS), el PCF y la burocracia sindical: "Olivier, y no está solo, lo está haciendo con la aprobación del NPA, lo está intentando para unir a tantas organizaciones como sea posible contra Macron. Creo que todos quieren convergencia y unidad, pero no es obvio que lleguemos allí. Y no podemos simplemente tener los partidos políticos, también necesitamos a los sindicatos".

Krivine se negó a decir qué perspectiva avanzaría esta alianza: "En este tema, tenemos un debate fraterno no solo con el PCF, que está completamente dividido hoy... Lo mismo ocurre más o menos, pero en una forma diferente, entre los Verdes, y hay más o menos lo mismo en lo que queda del PS. Entonces es complicado, muy complicado intervenir en esto".

De hecho, no es difícil ver que las fuerzas a las que está orientado Krivine son partidarios del capitalismo y la austeridad que demostrarían ser amargamente hostiles a la clase trabajadora.

Un abismo de clase separa al Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI), el movimiento trotskista mundial, del NPA. En su juventud, los ex estudiantes radicales se unieron a los partidos pablistas que habían roto con el trotskismo y se separaron del CICI en 1953, adaptándose a la estabilización del capitalismo después de la Segunda Guerra Mundial y el auge de la posguerra en Europa. Un elemento fundamental de la política pablista en Francia fue la opinión de que el movimiento trotskista debería disolverse en el estalinismo, a lo que los pablistas atribuyeron un papel revolucionario, anulando el papel revolucionario independiente de la clase obrera y del movimiento trotskista.

La huelga general de 1968 demostró la bancarrota de esta perspectiva: el PCF surgió no como la locomotora de la revolución, sino como un peso muerto que bloquea las luchas de la clase trabajadora. La afirmación de Krivine de que no hubo una situación revolucionaria en 1968 ni existe una en la actualidad porque los trabajadores no tenían una dirección revolucionaria deja de lado un tema central: el papel del mismo movimiento pablista en bloquear la construcción de una dirección revolucionaria de la clase trabajadora.

En las décadas siguientes en las que defendieron al PCF o al PS, les dijeron a las masas en Francia que tenían que identificar al trotskismo con las payasadas reaccionarias de Krivine y compañía, quienes adoptaron diversas formas, incluida la LCR (Ligue communiste révolutionnaire), fundada en 1974 como la sección francesa del movimiento pablista, y su sucesor, el NPA, fundado en el 2009.

Cincuenta años después, el crecimiento del movimiento de la clase obrera está deshaciendo los podridos cimientos políticos de la tendencia seudoizquierdista pablista. No son revolucionarios ni representantes de la continuidad con el trotskismo y la Revolución de Octubre, sino adversarios viciosos del trotskismo, que trabajan para estrangular la oposición de la clase obrera para atar a los trabajadores a una política de austeridad y guerra. El camino a seguir en la lucha contra los recortes de Macron, como ha insistido el CICI, es una lucha revolucionaria de la clase obrera no solo contra Macron, sino también contra los partidos reaccionarios pseudoizquierdistas.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 10 abril de 2018)