Los medios de información estadounidenses exigen un ataque a gran escala contra Siria

por James Cogan
13 abril 2018

Grandes secciones de los medios de comunicación estadounidenses e internacionales están exigiendo que la administración Trump cumpla con su retórica y lance un ataque militar masivo contra el gobierno sirio de Bashar al Assad, respaldado por Rusia. La imprudencia de la agitación editorial se ve subrayada por el hecho de que los llamados a la “acción” son indiferentes a la posibilidad de que un ataque a Siria pueda provocar una guerra con Rusia con armas nucleares.

Una selección de titulares transmite el sentimiento que está penetrando en la prensa del establishment estadounidense. “Unos cuantos misiles crucero de Trump no detendrán los crímenes de guerra de Siria” (Washington Post); “Para un segundo ataque a Siria, Trump tendrá que ir a lo grande” (Foreign Policy); “En Siria, Trump se enfrenta a los límites de las bravatas” (New York Times).

El pretexto para que la administración Trump ordene una escalada importante de las operaciones militares estadounidenses en Siria es la afirmación no verificada y dudosa de que el ejército sirio usó armas químicas en un ataque el pasado fin de semana en la ciudad de Douma, controlada por los rebeldes. Escenas de video sensacionalistas lanzadas por fuerzas antigubernamentales, que incluso algunos medios de comunicación se han sentido obligados a publicar con la excusa de que no pueden verificar su autenticidad, afirman que muestran a niños que sufren los efectos de un arma basada en el cloro.

Tanto el gobierno de Assad como Rusia, que tiene miles de militares en el terreno apoyando a las fuerzas sirias, niegan vehementemente las acusaciones. Han señalado los problemas obvios: desde cualquier punto de vista, el uso de armas químicas sería militarmente innecesario y estratégicamente perjudicial para sus intereses. Las fuerzas islamistas respaldadas por Estados Unidos habrían sido completamente derrotadas y desde entonces se han rendido a Douma.

El único beneficiario del supuesto ataque químico, como se ha demostrado a lo largo de esta semana, son las facciones de la clase dominante en los EUA, Europa e internacionalmente que quieren evitar la derrota total de los “rebeldes” y usar el respaldo de Moscú al gobierno de Assad como medio para intensificar los preparativos de guerra contra la propia Rusia.

En abril de 2017, la administración Trump respondió a las acusaciones subsiguientemente refutadas de que el gobierno sirio había utilizado armas químicas al disparar 59 misiles de crucero en una base aérea donde se sabía que el personal ruso estaba operando. Trump más tarde se jactó de haber informado al presidente chino Xi Jinping de un ataque que podría haber desencadenado una guerra nuclear mientras comían pastel de chocolate juntos en su mansión en Florida.

Un año después, Trump emitió tuits belicosos y declaraciones en respuesta a las últimas y no menos fraudulentas afirmaciones sobre el gas venenoso, y prometió que el gobierno sirio pagaría un “alto precio” y acusará a Irán y Rusia de complicidad en el presunto ataque químico. En las Naciones Unidas, la embajadora estadounidense Nikki Haley prometió que Estados Unidos “respondería" independientemente de cualquier veto en la ONU por parte de Rusia y China de acciones militares.

El New York Times, el Washington Post y el Partido Demócrata y el aparato de inteligencia militar por el que hablan han enviado un mensaje claro a Trump de que un ataque limitado como el de 2017 será denunciado como algo inútil. Están exigiendo nada menos que el derrocamiento del régimen de Assad y, de ser necesario para lograr ese fin, el uso de la fuerza militar contra las fuerzas rusas e iraníes en Siria.

El Post declaró el 11 de abril: “La realidad que el Sr. Trump aún no ha enfrentado es que mientras el dictador al que llamó ‘Animal Assad’ permanezca en su lugar, las guerras de Siria continuarán”.

El editorial del Times decía: “Solo para reiterar: para tener alguna posibilidad de éxito, cualquier acción internacional de represalia debe ser parte de una estrategia diplomática coherente para estabilizar a Siria y poner en marcha un acuerdo político ... El conflicto ha permitido a Rusia, Irán, Turquía y el Estado Islámico, ahora degradado por una coalición liderada por Estados Unidos, ganar un punto de apoyo en Siria”.

La política exterior, después de respaldar un ataque masivo, planteó indiferentemente la pregunta: “Si una operación a una escala tan grande llevará o no a los Estados Unidos a una confrontación con el principal mecenas de Assad, Rusia, está menos claro. La respuesta depende en parte de la gravedad de la acción militar de los EUA ...”.

Los medios militares para llevar a cabo una “operación a gran escala” ya están en marcha en Medio Oriente, debido a 25 años de intrigas y guerras imperialistas lideradas por Estados Unidos en toda la región. Una gran variedad de aviones estadounidenses está estacionada en Irak y en los Estados del Golfo. Buques de guerra y submarinos estadounidenses, franceses y británicos armados con misiles de crucero se despliegan en el Mediterráneo oriental.

El gobierno de Macron en Francia y el gobierno de May en Gran Bretaña han señalado que están preparados para alistarse en una renovada “coalición de los dispuestos” y participar en lo que podría derivar en una guerra con Rusia e Irán. La monarquía de Arabia Saudita, armada hasta los dientes por el imperialismo estadounidense, ha indicado que participará en acciones militares en Siria e, implícitamente, en un conflicto regional más amplio. Israel, el principal Estado cliente de Estados Unidos en la región, del que se sospecha que realizó un ataque con misiles en una base aérea siria el lunes, también estaría inevitablemente involucrado.

Un portavoz del Departamento de Defensa de los EUA, Eric Pahon, dijo a Foreign Policy: “Estamos sacando todos nuestros planes del estante, pero, en última instancia, es decisión del presidente. Tiene muchas opciones que puede tomar, y no todas son militares”.

Sin embargo, el mensaje que se transmite en los medios estadounidenses es que si Trump elige una opción no militar, su ya asediada administración enfrentará un ataque aún más feroz por parte de sus oponentes. No estarán satisfechos con nada, menos la guerra.

En el corto plazo, un objetivo clave es asegurar la dominación estadounidense sobre el Medio Oriente. A más largo plazo, es parte de una determinación calculada e imprudente de paralizar y finalmente derrocar al gobierno ruso del presidente Vladimir Putin.

Ante la exposición de sus afirmaciones de que Moscú intentó envenenar al agente doble Sergei Skripal con un agente nervioso, los elementos de la clase dominante que buscan el enfrentamiento con Rusia han empleado a las fuerzas del poder imperialista en Siria para organizar una nueva provocación.

Otro factor en las provocaciones dirigidas a avivar las tensiones con Rusia es la desesperación de la clase dominante por desviar y reprimir el creciente movimiento de trabajadores por salarios, empleo seguro y condiciones sociales dignas.

Según destacó ayer la Perspectiva del World Socialist Web Site: “En medio de una ola de inquietud laboral en los Estados Unidos y Europa, junto con crisis políticas domésticas agudas, las élites gobernantes ven en la guerra un medio no solo de revertir una serie de reveses geopolíticos en el Medio Oriente, pero también de tomar medidas enérgicas contra la oposición política”.

Bajo las condiciones de un gran conflicto militar, huelgas y manifestaciones por los derechos sociales y democráticos de los trabajadores serán inevitablemente denunciadas como “ayuda al enemigo”.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 11 de abril de 2018)