El aparato de inteligencia-militar de Estados Unidos presiona para atacar a Siria

por Bill Van Auken
21 abril 2018

Un informe de la inteligencia militar de los EUA filtrado a los medios corporativos afirma que los ataques con misiles del 14 de abril llevados a cabo por Washington junto al Reino Unido y Francia no han logrado destruir las supuestas capacidades de armas químicas del gobierno sirio. Argumenta de manera implícita en el sentido de redadas más extensas y mortales que podrían desencadenar una confrontación militar con Rusia con armas nucleares, que tiene tropas en Siria respaldando a las fuerzas del presidente Bashar el Asad.

La filtración del informe, que fue presentado por el New York Times bajo el titular “Los ataques de misiles no frenarán los ataques químicos de Siria, dice el Pentágono”, y cubierto extensamente por Reuters, se produjo en medio de nuevos informes desde el lugar del supuesto ataque con armas químicas que fue el pretexto para los ataques con misiles del 14 de abril en Siria, exponiendo el incidente como una fabricación.

La cadena de televisión rusa VGTRK entrevistó a un niño sirio que apareció prominentemente en un video publicado por un grupo “rebelde” que constituyó la principal “evidencia” de un ataque químico en la ciudad Guta (Ghouta) de Duma (Douma) oriental el 7 de abril, invocado por Washington, Londres y París como casus belli por un acto no provocado de agresión militar llevado a cabo en flagrante violación del derecho internacional.

En el video filmado por la “ONG” Cascos Blancos, financiado por el Reino Unido y los EUA y vinculado a Al Qaeda, se ve al niño en medio de una escena caótica de adultos que gritan y niños golpeados por el pánico que son rociados con agua para contrarrestar los efectos del supuesto ataque químico.

En declaraciones al equipo de televisión ruso, Hassan Diab, de 11 años, confirmó que él era el chico del video. “Alguien gritaba que teníamos que ir al hospital, así que ahí fuimos”, dijo. “Cuando entré, algunas personas me agarraron y comenzaron a verterme agua sobre la cabeza”.

Su padre, que al igual que otros residentes de Duma dijo que no había escuchado nada sobre un ataque químico ese día, le dijo a la cadena de televisión rusa: “Fui al hospital, caminé escaleras arriba y encontré a mi esposa e hijos. Les pregunté qué había pasado y me dijeron que la gente de fuera gritaba algo sobre el olor y les dije que fueran al hospital. En el hospital les dieron dátiles y galletas a los niños”.

El equipo de televisión también entrevistó al personal médico en la clínica donde se filmó el video. Uno de ellos dijo que mientras la gente había aparecido quejándose de problemas respiratorios causados por el polvo de los bombardeos en la ciudad, se sorprendió por la afluencia repentina de pacientes acompañados por el equipo de filmación de los Cascos Blancos.

Él contó: “Algunas personas vinieron aquí y lavaron personas. Decían: ‘Ataque químico. Ataque químico’. No vimos ningún síntoma de ataque químico”.

Una versión similar fue proporcionada por una fuente muy diferente, la red de cable derechista pro-Trump USNN, que también logró llevar a un equipo de televisión a Duma. Su corresponsal informó que después de entrevistar a unos 40 residentes, “ninguna de las personas con las que hablé en el vecindario, donde supuestamente ocurrió el ataque, dijo que hubieran visto algo o escuchado algo sobre un ataque químico ese día”.

La USNN también habló con el personal médico en la clínica donde se filmó el video “rebelde”. Uno de ellos le dijo a la emisora por cable que había sido un día rutinario hasta que, “De repente, de la nada ... un grupo de desconocidos irrumpieron en la habitación gritando que había un ataque químico. Trajeron presuntas víctimas y comenzaron a regarlas con agua”.

Agregó que los “extraños” estaban filmando todo. “Tan pronto como lavaron a todos, empacaron y se fueron”.

Los doctores informaron que “no vieron ninguna indicación de ataque químico” y que las personas que ingresaron parecían “totalmente normales” sin ninguno de los síntomas de ser afectados por un agente químico como el cloro o el sarín. El cirujano jefe de la clínica también informó que el día del presunto ataque, la instalación no registró “ninguna muerte”.

La noticia de la emisora derechista de los EUA también incluía vídeos de enormes cantidades de proyectiles de mortero y otras armas halladas en Duma después de la evacuación de los rebeldes vinculados a Al Qaeda, que el periodista relató que llegaban, en algunos casos, del “piso al techo”.

Estos informes se hacen eco en gran parte de la versión anterior proporcionada por el veterano corresponsal británico en Medio Oriente, Robert Fisk del Independent, quien también llegó a Duma y entrevistó a un médico de cabecera en la clínica médica. El médico dijo que un “Casco Blanco” irrumpió en la clínica gritando “Gas” y desencadenó un pánico que luego fue filmado por los camarógrafos del grupo. El médico le dijo a Fisk que no había nadie allí afectado por intoxicación con gas.

Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia han afirmado que tienen pruebas de que el gobierno sirio llevó a cabo un ataque con armas químicas el 7 de abril, pero aún tienen que hacer pública una pizca de evidencia.

Tampoco han indicado qué posible motivo habría tenido el gobierno de Asad, que aplastó a los “rebeldes” vinculados a Al Qaeda en los suburbios de Damasco de Guta oriental, para utilizar armas químicas en una población que era en gran parte hostil a estas fuerzas respaldadas por Occidente en el cierre de la exitosa campaña del ejército sirio.

El motivo para fabricar tal ataque, por otro lado, es obvio. Proporcionó el pretexto para una campaña coordinada de los EUA y sus aliados europeos que se había planificado y organizado mucho antes del 7 de abril.

Los últimos informes de Duma han subrayado aún más el papel criminal y corrupto de los medios corporativos occidentales y estadounidenses, que han servido fielmente como un conducto de propaganda para la campaña de guerra liderada por Estados Unidos, mientras descartan como “teorías de conspiración” los crecientes informes desde el lugar que exponen el ataque con armas químicas como un engaño.

Usando el incidente de las armas químicas falsas como medio para lanzar un acto de agresión imperialista como una cruzada por los “derechos humanos”, el imperialismo estadounidense, británico y francés lanzó el ataque con misiles del 14 de abril como parte de un intento desesperado de contrarrestar la derrota estratégica sufrida por las milicias islamistas que Estados Unidos, las otras potencias occidentales junto con los sauditas y otras monarquías petroleras del Golfo, han respaldado con miles de millones de dólares en armas y fondos desde que la CIA orquestara la guerra por el cambio de régimen en 2011. El último de los “rebeldes” se retiró de Guta oriental solo horas después de los ataques con misiles. Los civiles que permanecieron han denunciado a las milicias respaldadas por Occidente como “terroristas” que les privó de alimentos y medicinas y ejecutó sumariamente a todos los que se oponían a ellas.

Entre los objetivos atacados por los misiles estadounidenses, franceses y británicos estaba el centro de investigación y desarrollo de Barzah, que las agencias de inteligencia occidentales afirmaron que estaba involucrado en la producción de armas químicas. Sin embargo, los empleados de la instalación informaron que su trabajo consistía en desarrollar fórmulas químicas para medicamentos contra el cáncer, escasos debido al embargo de los EUA y la UE contra Siria, así como antídotos contra mordeduras de serpientes y escorpiones que se distribuyeron en toda la región. El centro de investigación, que ha sido inspeccionado y aprobado repetidamente por la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), fue demolido en gran parte.

Según informes, los investigadores de la OPAQ enviados a Duma no han podido llegar al sitio debido a problemas de seguridad, incluido el fuego de armas pequeñas ocurrido el miércoles. Las potencias occidentales y los “rebeldes” que apoyan sobre el terreno en Siria tienen un claro motivo para impedir incluso una investigación independiente que no haya presentado ninguna prueba del ataque químico invocado como justificación de una agresión militar.

El desentrañar la “historia oficial” de los acontecimientos en Duma y la filtración del informe de inteligencia militar de los EUA son, sin duda, más que una coincidencia.

El Times encabezó su artículo sobre el informe afirmando que concluía que “se espera que el gobierno sirio reanude su programa de armas químicas, a pesar de que el presidente Trump dijo ‘misión cumplida’”.

Reuters dijo que el informe concluyó con los ataques con misiles que “solo tuvieron un impacto limitado en la capacidad del presidente Bashar el Asad para llevar a cabo ataques con armas químicas”.

La agencia de noticias continuó citando fuentes de “inteligencia estadounidense y aliada” afirmando que las armas químicas se estaban “almacenando en escuelas y edificios de departamentos”, que uno de los funcionarios denominó “escudos humanos”.

Esta referencia es particularmente siniestra, y proporciona lo que efectivamente es una coartada anticipada para futuros ataques estadounidenses que maten a un gran número de civiles sirios.

En sincronía con el aparato militar y de inteligencia de los Estados Unidos, el Partido Demócrata está presionando para que se intensifique la guerra de los Estados Unidos en Siria. La líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, celebró una conferencia de prensa el jueves revelando que el Caucus Demócrata de la Cámara había celebrado una reunión el día anterior para discutir cómo unir al Congreso de los EUA en torno a la redacción de una nueva autorización para el uso de la fuerza militar (AUMF) para reemplazar al que fuera aprobado en 2001 a raíz de los ataques del 11 de septiembre en Nueva York y Washington. Esa legislación, dirigida contra Al Qaeda, claramente no cubre las operaciones militares contra el gobierno de Asad en Siria, que ha estado luchando contra los grupos afiliados de Al Qaeda respaldados por Estados Unidos.

Los demócratas, junto con las capas predominantes entre los republicanos del Congreso, están presionando para que la Casa Blanca de Trump persiga una confrontación militar más agresiva con Siria y sus principales aliados, Rusia e Irán, y abandonen la reciente promesa de Trump de “traer las tropas de nuevo a casa” desde Siria.

“La política es clara, la capacidad de lograrlo no lo es”, dijo el principal demócrata del Comité de Servicios Armados de la Cámara, el representante Adam Smith de Washington en una entrevista con C-SPAN el jueves. “No creo que lanzar misiles una vez al año, decir ‘misión cumplida’ y llamarlo bueno logre ese objetivo de política”.

La “política” a la que se refirió Smith es el derrocamiento del gobierno de Asad en fomento de la dominación sin restricciones de Estados Unidos en el Oriente Medio, rico en petróleo y estratégicamente vital. Con más de 2.000 soldados estadounidenses —complementados por fuerzas sustitutas reclutadas de la milicia kurda siria YPG— que ocupan un tercio de Siria, incluidos sus principales campos de petróleo y gas, las capas decisivas dentro del establecimiento político estadounidense, lideradas por los demócratas, están exigiendo una política militar mucho más agresiva que amenaza con desencadenar una guerra masiva con devastadoras consecuencias para la humanidad.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 20 de abril de 2018)