Rusia pospone la ofensiva siria en Idlib mientras la OTAN amenaza con una escalada bélica

por Alex Lantier
17 septiembre 2018

Moscú anunció ayer el aplazamiento de una ofensiva conjunta planeada por las fuerzas del gobierno sirio y ruso contra las milicias islamistas de la oposición en la provincia siria de Idlib, después de crecientes amenazas de los partidarios de las milicias en Turquía y las potencias imperialistas de la OTAN.

Antes de ayer, el régimen de Moscú y del presidente sirio Bashar al-Assad habían dejado en claro que tenían la intención de aplastar a las milicias terroristas islamistas dentro de Idlib. Las Naciones Unidas ha estimado que hay 10.000 fuerzas vinculadas a Al Qaeda entre las milicias islamistas de la provincia, principalmente de la milicia Hayat Tahrir al-Sham. Son el último bastión del apoyo de la oposición en Siria, después de la falta de apoyo popular a las fuerzas respaldadas por la OTAN y la ayuda militar rusa e iraní al régimen sirio cambió el rumbo de la guerra contra la OTAN.

En los últimos días, sin embargo, funcionarios estadounidenses, europeos y turcos bloquearon la ofensiva ruso-siria, al menos temporalmente, al aumentar drásticamente las tensiones militares en la región. Amenazaron reiteradamente con atacar a las fuerzas sirias y sus aliados, arriesgándose a un enfrentamiento militar directo con una Rusia con armas nucleares, si el régimen sirio exterminaba las fuerzas vinculadas a Al Qaeda en Idlib.

Ayer, el Times de Londres informó que "Gran Bretaña se está preparando para unirse a los Estados Unidos y Francia en el lanzamiento de oleadas de ataques aéreos contra Siria", identificando una larga lista de objetivos potenciales. Añadió: "El Pentágono ha comenzado a elaborar una lista de sitios de armas químicas dentro de Siria que podría ser objeto de una campaña de represalias mucho más amplia que la única noche de ataques de aviones británicos, estadounidenses y franceses en abril, después de que un ataque químico cerca de Damasco mató al menos a 40 personas".

Después de completar ocho días de ejercicios militares a gran escala con tropas estadounidenses en Siria, el coronel Muhanad al-Tanaa de la milicia patrocinada por el Pentágono, Maghawir al-Thawrah, dijo que las milicias de la oposición apoyadas por Estados Unidos "se quedarán si los rusos" o los iraníes quieran o no". Añadió que si se acercaban a las áreas restringidas de Siria que el Pentágono considera su territorio," hay una gran probabilidad de que sean golpeadas" por los ataques aéreos estadounidenses.

Ayer, Turquía continuó enviando tropas de las Fuerzas Especiales, tanques y artillería pesada para reforzar sus 12 puestos militares en Idlib. También amenazó con tomar represalias contra cualquier ataque militar contra ellos. El miércoles, una fuente militar turca dijo a Reuters: "Tenemos una presencia militar allí, y si esa presencia militar es dañada o atacada de alguna manera, se consideraría un ataque contra Turquía y, por lo tanto, recibiría la represalia necesaria".

El funcionario también amenazó que si comenzaba una ofensiva, Turquía cerraría sus fronteras a los refugiados que huían de los combates en Idlib. "Los refugiados... no serán aceptados en Turquía porque las experiencias anteriores han demostrado que con tales olas migratorias la entrada de radicales y terroristas en Turquía ha sido demasiado", afirmó el funcionario. "Mantendremos a los refugiados en Siria por la seguridad de Turquía y los países europeos".

En medio de esta creciente presión estadounidense y turca, funcionarios rusos, turcos, alemanes y franceses se reunieron ayer para conversar sobre Siria en Estambul. Entre los presentes estaban el asesor presidencial ruso Yuri Ushakov, el asesor presidencial turco Ibrahim Kalin, el asesor de política exterior de la canciller alemana Angela Merkel, Jan Hecker, y el asesor presidencial francés en política exterior, Philippe Étienne.

Después, los funcionarios indicaron que Moscú y Damasco estaban posponiendo su ofensiva.

"Creo que esta ofensiva, si alguna vez ocurre una ofensiva, no sucederá durante varias semanas", dijo un alto funcionario turco de alto nivel a AFP (Agence France Presse) después de la reunión. El funcionario agregó que un compromiso entre Moscú y Ankara podría tomar la forma de que Ankara acepte los ataques aéreos rusos contra los miembros de Hayat Tahrir al-Sham, que controlan el 60 por ciento de la provincia de Idlib y atacaron a las fuerzas rusas dentro de esa zona.

Kalın dijo a AP (Associated Press) que los cuatro funcionarios habían acordado que "una solución para la provincia siria de Idlib, controlada por los rebeldes, debería ser política, en lugar de militar".

El Wall Street Journal elogió la intervención de Turquía en Idlib por bloquear el ataque ruso-sirio. En un artículo titulado "La amenazante ofensiva de Idlib en Siria está bloqueada por Turquía", escribió: "La demora obedece a las acciones de Turquía para fortalecer sus posiciones en la provincia de Idlib, el último gran obstáculo para la oposición anti régimen armada de Siria, con tropas y tanques. Turquía también ha reunido fuerzas en sus propias fronteras para disuadir a los civiles sirios que huyen de los combates. ... Esos esfuerzos, dicen funcionarios occidentales y turcos, han ayudado a evitar temporalmente un ataque..."

Moscú y Ankara confirmaron que el presidente ruso, Vladimir Putin, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se reunirán el lunes en la ciudad turística rusa de Sochi para discutir la crisis siria. El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo: "Tal reunión está dentro del ámbito de la posibilidad y actualmente se está preparando".

A pesar de la suspensión temporal en la lucha en Idlib, está cada vez más claro que la guerra siria es la expresión de conflictos insolubles en última instancia entre las principales potencias.

En el transcurso de la semana pasada, la guerra en Siria se ha balanceado al filo de un cuchillo, arriesgando el estallido de una guerra global entre las principales potencias nucleares. Los poderes de la OTAN y Turquía están dejando claro que no aceptarán la derrota en la guerra, y están decididos a que sus representantes islamistas desempeñen un papel político central en Siria.

Están dejando de lado los intentos del Kremlin de señalar que considera que la política de cambio de régimen de las potencias de la OTAN es una amenaza para sus intereses fundamentales de seguridad nacional. Moscú está organizando sus ejercicios militares más grandes desde la Segunda Guerra Mundial en el este de Rusia, ya que Washington amenaza a la cercana Corea del Norte, y la armada rusa acaba de terminar sus mayores ejercicios navales en el Mediterráneo en décadas. Sin embargo, las potencias de la OTAN están dejando claro que tienen la intención de proceder con acciones militares si es necesario, incluso contra Rusia, para garantizar el cambio de régimen en Siria.

En esta política imprudente y políticamente criminal, están procediendo con desprecio por la opinión pública tanto en el país como en el extranjero. Los ataques químicos previos en Houla, Guta o Khan al-Assal que las potencias de la OTAN utilizaron como pretexto para intensificar su intervención en Siria o bombardear al país directamente, resultaron ser provocaciones organizadas por las fuerzas de la oposición respaldadas por la OTAN en Siria.

Sin embargo, incluso cuando Moscú advirtió repetidamente que la inteligencia británica y de la OTAN está preparando ataques químicos como una nueva provocación en Idlib, las potencias europeas insisten en que reaccionarán ante un nuevo ataque químico bombardeando Siria, como lo hicieron Washington, Londres y París en abril.

Después de que el Ministerio de Relaciones Exteriores alemán confirmara que está en conversaciones con Washington sobre el posible uso de armas químicas sirias, el periódico Bild escribió que Berlín podría bombardear a Siria: "Si Assad atacara a su propia gente con gas venenoso, entonces, además de Estados Unidos se uniría nuevamente por Gran Bretaña y Francia (y posiblemente otros nuevos aliados), los Tornados de la Luftwaffe armados podrían volar misiones contra la infraestructura militar (cuarteles, bases aéreas, puestos de mando, depósitos de municiones, depósitos de armas, fábricas, centros de investigación).

El martes, el ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, indicó que París estaba lista para atacar a Siria nuevamente, declarando que "el uso de armas químicas es una línea roja para Francia".

(Publicado originalmente en inglés el 15 de septiembre de 2018)