Más de 5 millones de niños enfrentan inanición mientras las fuerzas apoyadas por Estados Unidos atacan el puerto de ayuda yemenita

por Bill Van Auken
21 septiembre 2018

Los crecientes precios de los alimentos y combustibles y la disminución de suministros han llevado a otro millón de niños yemeníes al borde de la hambruna, con lo que el número total de niños hambrientos es de 5.2 millones, advirtió el grupo de ayuda británico Save the Children (Salvar a los Niños) un informe publicado el miércoles.

El informe apareció cuando la coalición respaldada por Estados Unidos encabezada por Arabia Saudita y sus monarquías petroleras del Golfo Pérsico anunciaron una escalada de su ofensiva contra la ciudad portuaria yemení de Hodeidah, que constituye el único salvavidas para alimentos, medicinas y combustible para un 80 por ciento de la población del país.

Save the Children advirtió que cualquier interrupción en los suministros que fluyen a través de Hodeidah podría "causar hambre en una escala sin precedentes" y se arriesgan a matar "a toda una generación de niños yemeníes".

La agencia de alimentos de las Naciones Unidas, mientras tanto, informó que prevé que su actual estimación de 8.4 millones de yemeníes que enfrentarán hambruna aumentará en otros 3.5 millones, dado el aumento de los precios de los alimentos —35 por ciento en el último año— y el colapso del valor de la moneda del país.

“Se está acabando el tiempo para que las agencias de ayuda en Yemen eviten que este país caiga en una hambruna devastadora”, advirtió el miércoles en un comunicado David Beasley, director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA).

El país ya enfrenta lo que la ONU calificó como la peor crisis humanitaria del planeta y la amenaza de la peor hambruna en la historia moderna, con el PMA informando que 18 millones de yemeníes, casi dos tercios de la población del país no saben de dónde vendrá la próxima comida.

Las condiciones han descendido hasta el punto de que en algunas áreas del país las familias intentan mantenerse con vida comiendo hojas. En la capital de Sana, la escasez de combustible ha llevado a que las calles se vacíen de vehículos, lo que deja a las personas incapaces de transportar a los heridos y enfermos a los hospitales.

La ONU intentó negociar un corredor humanitario para civiles mal heridos, pacientes con cáncer y otros que perderán sus vidas a menos que sean transportados fuera del país para recibir tratamiento médico. Pero la coalición encabezada por Arabia Saudita, respaldada por Estados Unidos, se ha negado a permitir que los aviones transporten a estas personas desde Saná. Un informe de que tales vuelos eran inminentes provocó que largas filas de personas en sillas de ruedas y madres cargando a sus bebés moribundos se formaran fuera del ministerio de salud de Yemen.

También se han informado nuevas muertes como resultado de una epidemia de cólera —la peor en la historia moderna— que ha afectado a más de un millón de yemeníes y se cobró la vida de más de 2.000.

La amenaza de inanición masiva se ha intensificado con el asalto cada vez más violento en Hodeidah, una ciudad de 600,000 personas, que ha estado bajo el sostenido bombardeo saudita. Esto se combina con un creciente bloqueo naval y un asalto terrestre por parte de las tropas de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y varias fuerzas mercenarias supuestamente leales al exiliado presidente títere de Yemen Abedrabbo Mansour Hadi en los Estados Unidos y Arabia Saudita.

Funcionarios de la ONU han advertido que el asedio de la ciudad podría cobrar hasta un cuarto de millón de vidas, mientras que el bloqueo de la ayuda a través del puerto podría matar a millones más.

Arabia Saudita y sus aliados lanzaron su guerra de agresión contra Yemen en 2015 en un intento por reinstalar Hadi en la capital de Saná derrotando a los rebeldes Houthi que lo derrocaron. La guerra se libró mediante una implacable campaña de bombardeo que destruyó hospitales, escuelas, mercados, fábricas, puertos y barrios residenciales, así como infraestructura eléctrica y de agua crucial, creando las condiciones para la propagación del cólera.

Esta campaña sería imposible sin un amplio apoyo de Washington, incluida la venta de decenas de miles de millones de dólares en armas y municiones a Riad y sus aliados, y la provisión de reabastecimiento en vuelo para aviones de combate sauditas, así como información de objetivos y otros servicios de inteligencia y logística. La Marina de los EUA sirve de respaldo para el castigo naval castigador impuesto al país hambriento.

Esta ayuda militar comenzó bajo la administración de Obama y ha continuado e intensificado bajo Trump. La semana pasada, el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, entregó una declaración pro forma al Congreso, requerida bajo un proyecto de ley de apropiación militar como condición para continuar la operación de reabastecimiento en vuelo, que la coalición liderada por Arabia Saudita estaba "emprendiendo acciones demostrables para reducir el riesgo de daño a los civiles".

La certificación siguió a una serie de crímenes de guerra, incluido el atentado del 9 de agosto contra un autobús lleno de niños en edad escolar, que cobró la vida de 40 niños y 11 personas más, y dejó heridas a otros 79, incluidos 56 niños. Un ataque del 23 de agosto contra civiles que huían de la ciudad sitiada de Hodeidah mató a 22 niños y cuatro mujeres.

La nueva embestida contra Hodeidah ha sido acompañada por una nueva masacre de civiles inocentes. Un buque de guerra de la coalición saudita atacó un barco pesquero frente al puerto Yehual de Al Khokha, en el Mar Rojo, a 75 millas al sur de Hodeidah, matando a 18 de ellos a bordo y dejando solo un sobreviviente. El puerto fue confiscado a fines del año pasado por fuerzas de los Emiratos Árabes Unidos, que lo convirtieron en una base militar.

La responsabilidad de Washington por esta matanza de civiles ha sido subrayada por la evidencia documentada proporcionada por el grupo yemení de derechos humanos Mwatana a la cadena de noticias por cable CNN. La evidencia establece —mediante el examen de fragmentos con números de serie— que bombas y misiles utilizados en ataques que han causado bajas masivas a civiles en todo Yemen provienen de arsenales militares de los EUA y han sido fabricados por las principales corporaciones productoras de armamentos estadounidenses, incluyendo Lockheed Martin y Raytheon. Estos incluyen municiones en racimo, prohibidas por un tratado internacional al que ni EUA ni Arabia Saudita se unieron. Estas armas distribuyen letales bombetas sobre un área del tamaño de un campo de fútbol.

La evidencia condenatoria se publica en el sitio web de la cadena bajo el título “Hechas en EUA: Bombas usadas en civiles yemeníes”, pero no ha aparecido en las transmisiones televisivas de CNN. Otros importantes medios de comunicación estadounidenses han ignorado la evidencia.

La escalada del asedio de Hodeidah, con su potencial para desencadenar el hambre masiva, podría llevarse a cabo solo con la aprobación de la Casa Blanca y el Pentágono.

Washington ve la guerra salvaje contra la población de Yemen estrictamente a través de la lente de intereses geoestratégicos. Se ve como un medio de contrarrestar la influencia iraní y afirmar la hegemonía de los Estados Unidos en la región. Los funcionarios estadounidenses han afirmado, sin presentar ninguna evidencia creíble, que los Houthi actúan como un sustituto de Teherán y están armados y entrenados por Irán. En realidad, tanto Riyadh como Washington se oponen a cualquier gobierno en Yemen que no sea su títere servil.

Para presionar su campaña contra Irán y para la hegemonía estadounidense en la región, el imperialismo estadounidense está dispuesto a sacrificar las vidas de millones. Los altos funcionarios de la Casa Blanca y el Pentágono –de Trump y Obama en el pasado– son culpables de crímenes de guerra en Yemen que son comparables a los llevados a cabo por el régimen nazi de Alemania en la Segunda Guerra Mundial.

(Publicado originalmente el 20 de setiembre de 2018)