Washington amplifica las amenazas de guerra contra Irán y tiraniza al mundo

por Keith Jones
29 septiembre 2018

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, utilizó su segundo día de apariciones de alto perfil en las Naciones Unidas el miércoles para amplificar las amenazas de guerra de Washington contra Irán y para intimidar a los países de todo el mundo.

En una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU abiertamente dedicada a impedir la proliferación de armas nucleares y otras armas de destrucción masiva, Trump puso al mundo en alerta: Estados Unidos —actuando en flagrante violación del acuerdo nuclear respaldado por la ONU que los EUA, los otros cuatro miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, y Alemania firmaron con Teherán en 2015— lanzarán la próxima descarga en su guerra económica contra Irán en poco más de un mes. A partir del 5 de noviembre, Estados Unidos aplicará un embargo total a las exportaciones petroleras iraníes, la principal fuente de fondos para su presupuesto estatal, y congelará al banco central de Irán dejándolo fuera del sistema bancario mundial dominado por Estados Unidos, paralizando así el resto de su comercio exterior.

Las compañías y los países que no cumplan con estas sanciones “más duras que nunca” tendrán, según Trump, “graves consecuencias”. Eso son multas, la exclusión del mercado estadounidense y otras “sanciones secundarias”.

Las sanciones de Estados Unidos contra Irán son ilegales y un acto de guerra. Están destinadas a estrellar la economía de Irán y empobrecer a su pueblo con el fin de obligar al régimen nacionalista burgués de Irán a rendirse a los dictados de los EUA o incitarlo a la acción militar.

En su aparición en el Consejo de Seguridad de la ONU, Trump intentó legitimar esta empresa criminal e imprudente con las denuncias más trilladas. El multimillonario de mentalidad fascista acusó a Irán de ser “el principal patrocinador del terrorismo en el mundo” y de alimentar los “conflictos en todo el Medio Oriente y más allá”.

Como si el mundo pudiera olvidar que fue el imperialismo de los EUA el principal baluarte de la sangrienta dictadura del Sha que duró un cuarto de siglo; que en las cuatro décadas transcurridas desde la revolución iraní de 1979, Washington libró una campaña implacable de presión económica y amenazas militares contra Irán; que desde 2001 los EUA han invadido y ocupado a los países fronterizos de Irán: Iraq y Afganistán; que estas guerras son parte de más de un cuarto de siglo de guerras ruinosas que Washington ha emprendido en todo el Medio Oriente con el objetivo de garantizar una hegemonía desenfrenada en la región exportadora de petróleo más importante del mundo; y que en sus guerras e intrigas de cambio de régimen, los EUA se han alineado repetidamente, en Libia, Siria y en otros lugares, con al-Qaeda y otros terroristas islamistas.

Trump, quien se desempeñó como presidente de la sesión del Consejo de Seguridad y jefe de la delegación estadounidense, encabezó la discusión principal en la reunión del miércoles con un breve discurso de diez minutos en el que repitió muchas de las amenazas que había hecho en un despotricamiento más prolongado ante la Asamblea General de la ONU el martes.

Denunció a Irán y Rusia por “habilitar” la “carnicería” del régimen sirio de Bashar al-Assad. Se jactó de los ataques con misiles que los EUA montan en Siria en abril de 2017 y abril de 2018 y señaló que Estados Unidos está listo para intervenir en una escala mucho más amplia si Assad y sus aliados lanzan una ofensiva en Idlib.

Trump, quien en su primera aparición en la Asamblea General de la ONU el año pasado amenazó con “destruir totalmente” a Corea del Norte, dijo al Consejo de Seguridad que cree que Estados Unidos ahora puede trabajar con Pyongyang. Sin embargo, insistió, no habrá disminución en las brutales sanciones que se le han impuesto a Corea del Norte hasta que se haya “desnuclearizado completamente”, y subrayó el punto al denunciar a los países no identificados por supuestamente violar las sanciones.

El único elemento nuevo en las observaciones del Consejo de Seguridad de Trump fue un ataque totalmente gratuito contra China, que según él “está intentando interferir en nuestras próximas elecciones para el 2018 [para el Congreso] ... contra mi administración”.

Trump combinó esta carga inflamatoria con la guerra comercial que lanzó contra Beijing, con $250 mil millones en exportaciones chinas ahora sujetas a aranceles punitivos de los Estados Unidos. “No me quieren a mí, ni a nosotros, para ganar” las elecciones, afirmó Trump. “Porque soy el primer presidente en desafiar a China en el comercio. Y estamos ganando en el comercio, estamos ganando en todos los niveles”.

La reunión del Consejo de Seguridad estuvo llena de tensión, producto de las crecientes tensiones entre todas las grandes potencias en su lucha por afirmar los intereses económicos y estratégicos de sus élites capitalistas rivales en condiciones de crisis económica, guerra comercial, conflicto geopolítico y una creciente lucha de clases.

El presidente francés Emmanuel Macron y la primera ministra británica Theresa May se solidarizaron con la campaña estadounidense de cambio de régimen en Siria, y May agradeció a Estados Unidos por encabezar los ataques aéreos del pasado abril, en los que participaron tanto Francia como Gran Bretaña. Ambos también dijeron que Rusia debía ser llamada para rendir cuentas por el asunto Skripal, reciclando las afirmaciones totalmente infundadas de que el Kremlin ordenó un ataque con armas químicas a un antiguo agente doble.

Sin embargo, tanto Macron como May se sintieron obligados a reafirmar su apoyo al acuerdo nuclear y advirtieron sobre las repercusiones de repudiar un acuerdo negociado por las grandes potencias a petición y en gran medida de conformidad con los objetivos de Washington.

Las declaraciones de Macron y May simplemente reiteraron lo que ellos y la canciller alemana, Angela Merkel, llevan meses diciendo. Sin embargo, se les dio fuerza adicional mediante la declaración conjunta del martes de los ministros de Relaciones Exteriores de los tres países, y Rusia y China, de que la Unión Europea está estableciendo un “vehículo de propósito especial” para permitir que las empresas europeas y, en última instancia a otras, continúen el comercio con Irán desafiando las sanciones de los Estados Unidos.

Los imperialistas europeos, como lo demuestran su historia y sus frenéticos esfuerzos por rearmarse, no son menos rapaces que Wall Street y Washington. Pero están furiosos de que Estados Unidos haya saboteado sus planes para conquistar los mercados y reclamar las reservas energéticas de Irán, un país que las publicaciones de negocios describen como la última gran economía “liberalizadora” del mundo y que tiene un gobierno ansioso por ampliar las concesiones.

Aún más irritante es su temor a las consecuencias económicas y políticas de la colisión estratégica militar que Washington está precipitando. Una guerra entre EUA e Irán abarcaría todo el Medio Oriente, elevaría los precios del petróleo, precipitaría un aumento de refugiados y daría lugar a un reparto sangriento de la región en condiciones en las que las potencias europeas todavía no cuentan con los medios militares para determinar o dar forma decisiva al resultado.

Muchos observadores informados cuestionan si el “vehículo especial”, cuyos detalles aún no se han logrado, resultará eficaz para sostener algo más que los niveles simbólicos de comercio entre Europa e Irán frente a la capacidad de Washington para infligir castigos a aquellos que desafía sus sanciones. Ya un “Quién es quién” de las principales empresas con sede en Europa ha anunciado que se retirarán de Irán.

Sin embargo, desde el punto de vista político, el “vehículo especial” representa un desafío inconfundible para Washington —sobre todo porque se está montando junto con Rusia y China— y es uno que tiene implicaciones potencialmente tectónicas para la economía mundial y la geopolítica, dada la importancia vital para el imperialismo estadounidense de mantener el dólar estadounidense como la moneda de reserva mundial y el principal medio de comercio.

No es sorprendente que el anuncio europeo haya enfurecido a los militaristas al timón de la administración Trump que quieren el cambio de régimen en Irán. Asistiendo a una conferencia de Unidos Contra un Irán Nuclear en Nueva York el martes, junto con el director de la agencia de espionaje Mossad de Israel y el Ministro de Asuntos Exteriores de Arabia Saudita, John Bolton, Asesor de Seguridad Nacional de Trump, y el Secretario de Estado Mike Pompeo actuaron como un equipo.

Bolton aumentó las amenazas de guerra contra Irán. Dirigiéndose a Teherán, tronó: “Si se cruzan con nosotros, nuestros aliados o nuestros socios; si perjudican a nuestros ciudadanos; si continúan mintiendo, engañando, ciertamente habrá un infierno que pagar. ... Estamos vigilando, y los perseguiremos”.

Pompeo utilizó un lenguaje similar, pero también arremetió contra el P-5, las otras grandes potencias que negociaron y continúan defendiendo el acuerdo nuclear con Irán: “Me molestó y de hecho me decepcionó profundamente escuchar a las partes restantes del acuerdo anunciado que están estableciendo un sistema de pago especial para eludir las sanciones de los Estados Unidos. Esta es una de las medidas más contraproducentes imaginables para la paz y la seguridad regionales y globales”.

Irán se ha convertido en un punto focal de las tensiones entre EUA y Europa. Pero la grieta es profunda con Alemania, la potencia dominante de la UE, insistiendo en que Europa ya no puede confiar en la alianza transatlántica, forjada para librar la Guerra Fría, y debe desarrollar la infraestructura militar y financiera para afirmar sus propios intereses predatorios en el escenario mundial, independientemente de, y cuando sea necesario contra, los Estados Unidos.

Trump, por su parte, avivó aún más las tensiones con Europa en los últimos días. Según noticias de prensa, criticó duramente a la UE y dijo que sus prácticas comerciales fueron “peores” que las de China en una reunión con Macron el lunes. Y en su discurso de la Asamblea General al día siguiente, atacó a Alemania, diciendo que “se volverá totalmente dependiente de la energía rusa si no cambia de rumbo inmediatamente” y desecha el proyecto de gasoducto Nord Stream II.

En el transcurso de sus dos días en la ONU, Trump amenazó, hostigó y denunció a gran parte del mundo, dando voz tanto a las aspiraciones insaciables del imperialismo estadounidense por la hegemonía mundial como a la aguda insatisfacción de su élite gobernante ante la gran erosión de su economía y poder geopolítico. Más de un cuarto de siglo de creciente violencia imperialista no ha logrado revertir este declive. Pero la respuesta de la oligarquía estadounidense es doblegar la agresión y el militarismo, establecer un rumbo para la guerra con Irán, al tiempo que se organizan ofensivas estratégicas militares contra Rusia y China, y se debilitan sus ostensibles aliados europeos.

(Publicado originalmente en inglés el 27 de septiembre de 2018)