La ONU dice que millones en Gran Bretaña se hunden deliberadamente en una "gran miseria"

por Robert Stevens
22 noviembre 2018

El informe sobre la pobreza y los derechos humanos en Gran Bretaña del ponente especial de las Naciones Unidas, Philip Alston, es una representación extraordinaria de la catástrofe social que devastó a la clase trabajadora.

Durante años, el ponente especial solo investigó países "en desarrollo" como China, Ghana y Mauritania, donde la "pobreza extrema" es endémica.

Sin embargo, la ofensiva contra la clase obrera en los países capitalistas avanzados es tan severa que Alston se ha visto obligado a dirigir su atención hacia ellos. Visitó los Estados Unidos en 2017, donde se enfrentó a niveles de pobreza y desigualdad que lo "sorprendieron".

Alston ahora ha publicado un informe del Reino Unido de 24 páginas cubriendo nueve ciudades, incluyendo Londres, Oxford, Newcastle, Cardiff, Glasgow y Belfast.

Al inaugurar la conferencia de prensa de Londres sobre sus hallazgos la semana pasada, Alston dijo que quería contrastar la "gran prosperidad en Gran Bretaña", la quinta economía más grande del mundo, con el hecho de que "una quinta parte de las personas, 14 millones de personas viven en la pobreza. Cuatro millones de ellos están más del 50 por ciento por debajo de las líneas de pobreza y un millón y medio están en la miseria”.

Las tasas de pobreza infantil son "asombrosas" y "se prevé que aumenten significativamente en los próximos dos años".

Millones de personas están sufriendo "una gran miseria", escribe, ya que "la compasión británica por quienes sufren ha sido reemplazada por un enfoque punitivo, mezquino y, a menudo, cruel".

Hay un "inmenso crecimiento en los bancos de alimentos y las colas que esperan fuera de ellos, la gente que duerme mal en las calles, el crecimiento de la falta de vivienda, el sentimiento de profunda desesperación que lleva incluso al Gobierno a nombrar un ministro para la prevención del suicidio y la sociedad civil para informar" en profundidad en niveles inauditos de soledad y aislamiento...

"Con casi uno de cada dos niños ser pobres en el siglo XXI, Gran Bretaña no es solo una desgracia, sino una calamidad social y un desastre económico, todo en uno".

Lo más significativo de todo es la revelación de Alston de que el empobrecimiento de la clase trabajadora es una política deliberada. Alston declara que la austeridad no está determinada simplemente por las circunstancias económicas, sino que está impulsada por una agenda política para la "reingeniería radical".

“Los gobiernos sucesivos han traído un cambio revolucionario tanto en el sistema para ofrecer niveles mínimos de equidad y justicia social al pueblo británico, como especialmente en los valores que lo sustentan. Los elementos clave del contrato social de la posguerra en Beveridge [estado de bienestar] están siendo anulados”, concluye.

Alston cita cifras de la Oficina de Auditoría Nacional que muestran que los gobiernos locales en Inglaterra han visto cómo los fondos del gobierno central se han reducido a la mitad en los últimos siete años. Como resultado, más de 500 centros infantiles cerraron entre 2010 y 2018 y más de 340 bibliotecas entre 2010 y 2016.

El nivel resultante de la miseria social es espantoso. “En Inglaterra, la falta de vivienda ha aumentado un 60 por ciento desde 2010, el dormir en malas condiciones ha aumentado un 134 por ciento. Hay 1.2 millones de personas en la lista de espera de viviendas sociales, pero se construyeron menos de 6.000 casas el año pasado”.

Alston escribe: "Durante mi visita, he hablado con personas que dependen de los establecimientos de alimentos y organizaciones benéficas para su próxima comida, que duermen en los sofás de sus amigos porque no tienen hogar y no tienen un lugar seguro para que duerman sus hijos".

El uso de los establecimientos de alimentos es "casi cuatro veces mayor que el 2012... ahora hay alrededor de 2.000 bancos de alimentos en el Reino Unido, frente a los 29 en el apogeo de la crisis financiera".

Los trabajadores pobres están acudiendo masivamente a los establecimientos de alimentos. La organización benéfica Trussell Trust que administra muchos bancos de alimentos le dijo a Alston que "una de cada seis personas referidas a sus establecimientos de alimentos está trabajando. Un pastor dijo: ‘La mayoría de las personas que usan nuestro establecimiento de alimentos están trabajando. Las enfermeras y los maestros están accediendo a los establecimientos de alimentos’".

Millones más están a punto de caer aún más abajo: “Una red de seguridad social no es solo para personas que ya están en la pobreza. ... Muchas familias están viviendo de cheque en cheque y 2,5 millones de personas en el Reino Unido sobreviven con ingresos no más del 10 por ciento por encima del umbral de pobreza. Por lo tanto, están expuestos a caer en la pobreza por causas ajenas a la suya”.

Una sección considerable del informe de Alston se ocupa del sufrimiento impuesto por el sistema punitivo de Crédito Universal (UC), que el gobierno está intentando desplegar a nivel nacional durante este Parlamento. Él señala: "ningún programa único" implica la "promoción de programas de austeridad más que el Crédito Universal". El cambio a la UC fue que el gobierno "quiso dejar claro que estar bajo beneficios debería implicar dificultades".

Incluso reclamar UC es imposible para muchas personas debido a que es un proceso totalmente en línea. La "digitalidad por defecto" no solo conlleva graves dificultades para los reclamantes, sino que la UC está "diseñada con un retraso de cinco semanas entre el momento en que las personas presentan una reclamación con éxito y cuando reciben beneficios. La investigación sugiere que este ‘período de espera’, que en realidad toma hasta 12 semanas, lleva a muchos de los que ya están en crisis a la deuda, los atrasos en el alquiler y las penurias graves, obligándoles a sacrificar la comida o el calor".

Un elemento central de la UC es la "imposición de sanciones draconianas, incluso para las infracciones que parecen menores. Se presentaron pruebas anecdóticas sin fin... para ilustrar la naturaleza dura y arbitraria de algunas de las sanciones, así como los efectos devastadores que resultaron de estar completamente excluido del sistema de beneficios durante semanas o meses. A medida que el sistema envejece, algunas sanciones se medirán pronto en años”.

Tan draconiana es la UC, que Alston recuerda las conversaciones con las autoridades locales y el sector voluntario "sobre sus preparativos" para su lanzamiento. “Me sorprendió que su movilización se asemejara al tipo de actividad que uno podría esperar para un desastre natural inminente o una epidemia de salud. Han hecho gastos y energía significativos para proteger a las personas de lo que se supone que es un sistema de apoyo”. Alston escribe: “Estamos presenciando la desaparición gradual del estado de bienestar británico de la posguerra detrás de una página web y un algoritmo. ... El impacto sobre los derechos humanos de los más vulnerables en el Reino Unido será inmenso”.

Llama la atención sobre la afirmación del filósofo británico Thomas Hobbes de que sin un contrato social, la vida sería "solitaria, pobre, desagradable, brutal y breve".

Volviendo atrás décadas, a la era anterior a la existencia de la provisión del estado de bienestar, provocará una reacción social, advierte Alston. "Casi todos los estudios han demostrado que la economía del Reino Unido estará en peor situación debido al Brexit, con consecuencias para la inflación, los salarios reales y los precios al consumidor".

Si se mantienen las políticas actuales "hacia los trabajadores de bajos ingresos y otras personas que viven en la pobreza ... esto podría conducir a un descontento público significativo, una mayor división e incluso inestabilidad”.

En declaraciones a Channel Four News, Alston dijo que los funcionarios del gobierno con las que habló "no estaban preocupadas" por la devastación que sus políticas habían causado y estaban “negándolo".

Esta es una declaración de caridad, dada su insistencia en que la austeridad es una política deliberada de ingeniería social. El recientemente nombrado secretario de trabajo y pensiones, Amber Rudd, es el ex secretario del Interior y un "Remainer" pro-Unión Europea (UE). Confirmando la hostilidad a la clase trabajadora compartida con los "Brexiteers", Rudd rechazó las conclusiones de Alston. Adoptando una actitud de indignación, expresó que estaba "decepcionada" por "la extraordinaria naturaleza política de su lenguaje", lo que "desacreditó mucho de lo que él estaba diciendo".

Esta es una declaración de la elite gobernante que, dentro o fuera de la UE, la ofensiva contra la clase trabajadora continuará sin tregua.

(Publicado originalmente en inglés el 21 de noviembre de 2018)