La huelga de Matamoros se expande mientras la clase dominante promueve a los sindicatos

por Eric London y Andrea Lobo
24 enero 2019

Se espera que la huelga de decenas de miles de trabajadores de las maquiladoras de Matamoros crezca el viernes cuando expire el periodo legal de “enfriamiento” para una huelga en toda la ciudad, lo que significa que muchas más plantas probablemente se unirán a la huelga.

Mientras los trabajadores están ansiosos por expandir la ola de huelgas, todas las fuerzas que apoyan a la clase capitalista están luchando por detenerla. Los trabajadores ahora se enfrentan a una elección: o bien mantienen su impulso y construyen su poder a través de los comités de fábricas emergentes, o ceden la iniciativa al Gobierno y los sindicatos.

Ayer, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO) atendió las demandas de los sindicatos y corporaciones y se refirió a la huelga en su conferencia de prensa de la mañana, dejando claro que contaba con que los sindicatos intervinieran para terminar la huelga:

"Buscamos conciliación y acuerdo, sobre todo en Matamoros", dijo. "Hay esta inconformidad y no han llegado a un acuerdo. Parece ser que los trabajadores rebasaron a sus líderes sindicales y se descontroló el asunto. Aunque no es un asunto de atención directa nuestra meternos a la vida sindical, debemos ser respetuosos, si estamos buscando el arreglo y la conciliación”.

Los trabajadores en huelga escriben sus carteles en inglés para que los trabajadores en EUA y Canadá los lean

Los comentarios de AMLO muestran que los sindicatos, el Gobierno del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y las corporaciones forman parte de la misma conspiración que antes de la huelga, cuando les robaron a los trabajadores las alzas salariales y los bonos.

Todos los llamados a poner la situación bajo "control" y encontrar "la conciliación" significan deshacerse de las demandas del 20 por ciento de aumento salarial y el pago de la bonificación prometida. Significa obligar a los trabajadores a ceder a las demandas de las empresas. Las amenazas de una intervención federal aumentan la posibilidad de que el Gobierno utilice la violencia para romper la huelga.

Mientras tanto, los trabajadores se reunieron en la plaza principal para una asamblea masiva ayer, con algunos cartelones que decían “AMLO nos dicen que nos engañaste”. Los trabajadores tienen razón al oponerse a los pedidos de conciliación de AMLO y deben convencer a sus compañeros de trabajo de que AMLO no es su aliado. Después de todo, fue AMLO quien simplemente redujo la tasa impositiva para las maquiladoras de la región fronteriza del 30 al 20 por ciento y les permitió recortar los beneficios como resultado de la legislación fraudulenta del salario mínimo.

Mientras AMLO apela a "la conciliación", las corporaciones y los sindicatos se involucran en amenazas y actos de violencia física. Un trabajador en huelga fue brutalmente golpeado por matones no identificados el lunes, y los trabajadores informaron sobre despidos masivos en respuesta a la huelga.

Las personalidades cercanas al sindicato y Morena se hacen pasar por "amigos" de los trabajadores, al tiempo que les piden que soliciten apoyo al Gobierno y a los sindicatos. Esta es una receta para el desastre.

La abogada laboral y activista morenista Susana Prieto, quien hizo campaña por el candidato pro-maquiladoras de Morena Javier González Mocken en las elecciones municipales de Ciudad Juárez en 2018, instó a los trabajadores a confiar en el Gobierno de AMLO. “Súper Mocken” se reunió con los propietarios de las maquiladoras en junio de 2018 y dijo que quería "hacer compromisos con los corporativos de ustedes", y agregó: "Les pido se constituyan en parte del Gobierno municipal, si el voto nos favorece".

Susana Prieto hace campaña a favor del candidato pro-maquiladoras de Morena para presidente municipal de Ciudad Juárez, agosto de 2018

En la asamblea pública de ayer, Prieto les dijo a los trabajadores "No creo que el Gobierno federal esté en desacuerdo con lo que está pasando", refiriéndose a la huelga.

Prieto habla por ambos lados de la boca. Mientras afirmaba verbalmente que se oponía a los líderes sindicales como rompehuelgas, Prieto dijo que ella y el líder sindical Juan Villafuerte tienen “una relación cordial" y que él "solo me llamó para decir que él les está dando a conocer que vamos ganando, es decir el avance de la negociación". Ella agregó: "Nos hemos convertido en los vigilantes de las acciones del señor Villafuerte para que haga lo que quiere la clase trabajadora”. La semana pasada, Prieto dijo: "Compañeros, tienen que presionar, para empezar, al sindicato. No pueden liberarse de Villafuerte por ahora”.

Prieto también denunció artículos de noticias que los trabajadores están leyendo en las redes sociales. Este fue un ataque claro al World Socialist Web Site, la única publicación internacional que ha escrito sobre la huelga.

Al exigir que los trabajadores sigan su página de Facebook e ignoren todas las demás cuentas, Prieto dijo: "No sigas la basura que lees en las redes sociales". Denunció a los trabajadores por sufrir de "opinionitis", es decir, por formar sus propios puntos de vista políticos. Previamente exigió "cero política" en la huelga.

Un trabajador anónimo de Matamoros dijo al WSWS: "Creo que [Prieto] no quiere realmente ayudar. Todo es una mafia aquí en México. Hoy en día es difícil confiar realmente en alguien que tenga que ver con la política”. La trabajadora dijo que sigue la cobertura del WSWS: “¡Es genial! Buen trabajo. Gracias por sacar la verdad".

En una manifestación el martes, Prieto invitó a una figura local, Mario Ramos, a lanzar una diatriba de 15 minutos contra el socialismo y su influencia en la huelga.

No crean lo que dicen en las redes sociales, sugirió. “Este movimiento no es comunista ni socialista porque no me parece que quieran manchar el movimiento de ustedes pacífico laboral diciendo que son comunistas o que son socialistas”. Preguntó:" ¿Quieren ser como Venezuela?".

Ramos dijo: "Soy un capitalista, me gusta el dinero", a lo que Prieto asintió y dijo: "a mí también". Ramos continuó, diciendo: "Les voy a decir cómo organizarse" y sugirió a los trabajadores reemplazaran sus banderas rojinegras por la imagen religiosa de la Virgen de Guadalupe. Exigió que los trabajadores "llamar[an] la atención del presidente López Obrador".

Susana Prieto y Mario Ramos sermonean a trabajadores sobre los males del socialismo mientras los trabajadores se ríen

Los trabajadores en huelga se volvieron hostiles y comenzaron a reírse, irse y gritarle a Ramos. Continuó dando su sermón a los trabajadores sobre los beneficios del capitalismo y los males del socialismo, momento en el que los gritos de enojo de los trabajadores lo ahogaron. Cuando le preguntó a la multitud si podía hablar más tarde, los trabajadores gritaron "¡No!" Y estallaron en aplausos cuando finalmente dejó de hablar.

Este espíritu de lucha revolucionario emergente entre los trabajadores es la fuente de fortaleza que los trabajadores deben aprovechar para ganar su huelga.

Los trabajadores se han separado de los sindicatos propatronales y están eligiendo a sus propios líderes de cada fábrica para formar un comité de huelga en toda la ciudad. Según informes, también están estableciendo comités de autodefensa para proteger a los huelguistas de la violencia.

En lugar de escuchar las verdades a medias y el doble lenguaje de "Prieto la capitalista", los trabajadores deben luchar por garantizar la independencia de sus comités y no deben confiar en quienes les dicen que permitan que AMLO y los sindicatos "controlen" la situación.

Los trabajadores de Matamoros deben controlar la huelga. Actualmente ocupan una posición de fuerza. Su poderosa iniciativa independiente ha frenado la producción maquiladora y ha provocado una crisis dentro de las clases dominantes de Estados Unidos, Canadá y México.

Las más poderosas compañías automotrices norteamericanas se ven afectadas por la huelga. Un trabajador de Ford dijo al World Socialist Web Site: "Trabajo en la Planta de Ensamblaje de Flat Rock y puedo confirmar que hemos sido despedidos esta semana debido a una escasez de piezas, por su aspecto, puede extenderse más".

Decenas de miles de trabajadores en los Estados Unidos y Canadá están leyendo con entusiasmo la cobertura de la huelga en el World Socialist Web Site y están enviando más mensajes de apoyo a sus aliados Matamorenses:

Robert, un trabajador de Fiat Chrysler en la planta de Jeep en Toledo, Ohio, dijo: "Apoyo plenamente a nuestros hermanos del sur que están en huelga para ganar salarios y bonos justos. Es un derecho humano por el que vale la pena luchar para obtener un salario digno y para ser capaz de criar a una familia sin tener que trabajar hasta morir. Para disfrutar de la vida y de su familia vale la pena que los trabajadores de todos los países tomen una posición firme y luchen por salarios dignos para garantizar que cada trabajador que trabaje una semana laboral no tenga que vivir en pobreza".

Robert también hizo un llamado a todos los trabajadores para que apoyen una manifestación que se realizará el 9 de febrero por los trabajadores de Detroit en contra de los planes de GM para cerrar las plantas. La manifestación pedirá a todos los trabajadores que apoyen la huelga mexicana y establezcan vínculos a través de las fronteras nacionales para una lucha común: "Pido a todos los miembros de la industria automotriz que se pongan de pie y le hagan saber a GM que su codicia no se mantendrá en este mundo ni un minuto más".

Tommie, un trabajador de oficios calificados en la planta de estampado en Woodhaven de Ford, en las afueras de Detroit, dijo: "Es genial saber que los trabajadores al sur de la frontera están luchando en la misma lucha de clases que los trabajadores norteamericanos. La única forma en que podemos defender a la clase trabajadora es que todos los trabajadores de todo el mundo no se dobleguen ante la complicidad de los sindicatos y las ganancias corporativas. Debemos luchar en apoyo a los paros en México".

Tommie agregó: "Todos los trabajadores deben asistir a la manifestación del 9 de febrero para luchar contra los cierres de plantas GM".

Angela, una trabajadora de Fiat Chrysler de Kokomo, Indiana y miembro del Comité Directivo de la Coalición de Comités de Base, declaró: "Todos los trabajadores de todo el mundo se necesitan mutuamente. Lo que tenemos en común con ustedes es todo, estamos en solidaridad porque nos necesitamos mutuamente y porque juntos somos imparables".

En una economía global, la unidad internacional de la clase obrera es una necesidad estratégica. Los trabajadores que deseen formar una estrategia internacional común deben comunicarse con nosotros por correo electrónico a autoworkers@wsws.org o a través de nuestra página de Facebook para poder tomar estos pasos cruciales. Para obtener más información sobre la manifestación del 9 de febrero en Detroit, visite wsws.org/auto.