Los trabajadores automotores deben preparar su lucha ya que UAW planea nuevas devoluciones en los contratos de 2019

por Shannon Jones
19 febrero 2019

La ira hierve en las fábricas de automóviles debido a los planes anunciados por GM de cerrar cinco fábricas, incluidas las instalaciones de Detroit-Hamtramck, la planta de Lordstown, Ohio y la fábrica de Oshawa, Ontario, como parte de una campaña para eliminar 14,000 empleos. Mientras tanto, Ford anunció que está eliminando un turno, 1,000 empleos, en su planta de ensamblaje en Flat Rock al sur de Detroit.

La manifestación celebrada el sábado 9 de febrero en Detroit convocada por el WSWS Autoworker Newsletter (Boletín de los Trabajadores Automotores del World Socialist Website) y el Comité Directivo de la Coalición de Comités de Base contra los cierres de plantas de GM fue la primera respuesta de los trabajadores con conciencia de clase para movilizar una amplia resistencia. Se organizó en oposición explícita al sindicato United Auto Workers (UAW) y ganó un amplio apoyo entre los trabajadores en los Estados Unidos e internacionalmente, incluyendo los trabajadores de las maquiladoras en huelga en Matamoros, México.

En reacción contra esto, el presidente de la UAW, Gary Jones, escribió una columna de opinión publicada en la edición del 10 de febrero del Detroit Free Press, en la que trató de hacer que los trabajadores creyeran que el sindicato los apoya. Señalando los contratos pendientes con Ford, GM y Fiat Chrysler para reemplazar los acuerdos de cuatro años que vencen el 14 de septiembre, Jones afirmó que la UAW llevaría a cabo "una gran batalla en la mesa de negociaciones para mantener las plantas abiertas y salvar empleos sindicales".

Al mismo tiempo, Jones recurrió a las acciones en el comercio de la UAW para tratar de desviar la ira de los trabajadores al criticar los trabajadores extranjeros, denunciando a GM por expandir la producción en China y México. Significativamente, Jones no mencionó la amenaza de cierre de la planta de Oshawa de GM fuera de Toronto en Canadá.

La idea de que la UAW lucharía para defender cualquier otra cosa que no sean en los intereses de los ejecutivos corruptos del sindicato sería motivo para reírse, si los problemas no fueran tan serios para los trabajadores automotrices, sus familias y las comunidades que enfrentan la devastación causada por el cierre de plantas. Los trabajadores automotrices han observado durante las últimas cuatro décadas que la UAW ha negociado con acuerdos de "salvando empleos", una concesión tras otra, con el resultado de que se han eliminado cientos de miles de empleos, mientras que los estándares de vida de los trabajadores y los derechos de los talleres han sido diezmados.

En cuanto a la supuesta promesa obtenida por la UAW del recientemente electo gobernador demócrata de Michigan, Gretchen Whitmer, de oponerse a los cierres de plantas de GM, la gobernadora, un cómplice desde hace mucho tiempo para grandes empresas, ni siquiera se molestó en mencionar este tema en su Estado de la Dirección del Estado esta semana.

Las conversaciones sobre el contrato no son una competencia entre antagonistas, sino una conspiración de los jefes de autos y la UAW contra los trabajadores. Lo que la UAW llama negociaciones son maniobras inventadas donde operarios de alto nivel regatean qué parte de las ganancias extraídas de los trabajadores y robados de sus salarios y beneficios serán canalizadas a las cuentas bancarias de la UAW. Este es el propósito de los diversos fondos y programas de capacitación conjunta financiados por las compañías automotrices y los millones de dólares en sobornos pagados a los principales funcionarios de la UAW, como se reveló en el escándalo de corrupción en curso.

Tras la publicación del anuncio de cierre de la planta de GM en noviembre, Automotive News dijo que cortando trabajos obliga a los trabajadores a, en palabras de un analista, "centrarse en el empleo y la supervivencia" en 2019 en lugar de obtener ganancias contractuales. Agregó cínicamente: "Pero si se salva alguna de las plantas, los miembros del sindicato deben leer la letra pequeña del contrato. Espere que GM exija prácticas de empleo no tradicionales, como un aumento de trabajadores temporales, subcontratados o externalizados".

Tanto las compañías automotrices como la UAW están decididas a purgar las fábricas de los trabajadores "heredados" mayores, que tienen salarios más altos, beneficios de salud y pensión, y reemplazarlos por trabajadores con salarios bajos que pagan cuotas pero tienen pocos o ningún derecho. En las negociaciones de 2015, la UAW acordó eliminar los límites en el número de trabajadores temporales de tiempo parcial, que son esencialmente trabajadores ocasionales que podrían ser eliminados sin costo en caso de reducción de personal.

También es probable que se haga un nuevo esfuerzo para liberar a las corporaciones de sus obligaciones de atención médica mediante el establecimiento de un plan controlado por el sindicato para administrar los beneficios médicos para trabajadores activos, similar al programa de atención médica para jubilados de VEBA, que está financiado por miles de millones en valores de la empresa de automóviles. Como sabían que la UAW había reducido los beneficios para los jubilados después de asumir sus planes de salud, hubo una oposición casi universal a extender esto a los trabajadores actuales. Este fue un factor importante detrás de la derrota inicial del contrato UAW-FCA 2015, que obligó a las corporaciones y a la UAW a abandonar la demanda.

No hay tiempo que perder. Los trabajadores deben hacer preparativos desde ahora para hacer valer sus propios intereses en oposición a la administración corporativa y la UAW. Al prepararse para una pelea, los trabajadores deben comenzar con el entendimiento de que en la UAW se enfrentan a un enemigo tan amargo e implacable como la administración. En cada fábrica, los trabajadores deben elegir comités de supervisión de base para participar en todas las conversaciones del contrato e informar regularmente a los trabajadores en las fábricas. Esta es la única manera de evitar acuerdos de trastienda contra la voluntad de los trabajadores.

Al mismo tiempo, se deben crear comités de base, independientes de la UAW y Unifor, para movilizar a la oposición más amplia, incluidas manifestaciones masivas, huelgas y ocupaciones de las plantas, para evitar el cierre de las plantas GM, resistir las demandas de nuevas concesiones y para restaurar todas las concesiones respaldadas por UAW.

Las reuniones en las fábricas y en las redes sociales deben organizarse para formular una lista de demandas que comience con las necesidades de los trabajadores, no los intereses de las corporaciones y la UAW. Esto incluye un aumento salarial del 40 por ciento para compensar el aumento del costo de la vida, la abolición de todos niveles salariales, la conversión de trabajadores de tiempo parcial y contratados a empleados regulares de tiempo completo, y la recontratación de todos los trabajadores despedidos y victimizados. Para romper la dictadura de las corporaciones y su fuerza policial de UAW en las fábricas, los trabajadores deben luchar por la democracia industrial, incluyendo el control por los trabajadores sobre la salud y la seguridad, así como la velocidad de la línea.

Al librar esta lucha, es fundamental que los trabajadores revisen las amargas lecciones de la oferta completa negociada en secreto por la UAW.

La afirmación de Jones de que la UAW se centra en los empleos no puede significar más que la imposición de enormes concesiones nuevas. En 2015, la UAW acordó un nuevo salario de subnivel inferior en tres plantas de Ford, incluidas las plantas de Sterling Axle, Woodhaven Stamping y Rawsonville en los suburbios de Detroit. Los nuevos trabajadores en estas plantas tendrán un máximo de $10 por hora menos que los trabajadores "legados" en 2019. En la planta de Woodhaven, los nuevos trabajadores pueden ganar tan solo $9 por hora bajo una "estructura salarial competitiva" acordada por la UAW.

Estas condiciones brutales jugaron un papel importante en la muerte del trabajador temporal a tiempo parcial Jacoby Hennings, quien, según la policía, se suicidó luego de una disputa inexplicable con funcionarios de la UAW en la planta de Woodhaven Stamping en octubre de 2017. Otro joven trabajador, Davion Rice, murió en la planta Sterling Axle el mes pasado de septiembre en circunstancias que aún no han sido totalmente explicadas.

En 2010, la UAW intentó forzar un acuerdo en la planta de Estampado de General Motors Indianapolis que imponía un recorte salarial del 50 por ciento, alegando que era necesario mantener las instalaciones abiertas bajo nuevos propietarios. Después de que los trabajadores votaron tres veces para rechazar los recortes, la UAW permitió a GM cerrar la planta sin oposición.

La manifestación del 9 de febrero organizada por el Comité Directivo de la Coalición de Comités de Base y el WSWS Autoworker Newsletter establecieron la estrategia para la próxima lucha. Primero, los trabajadores deben organizarse independientemente de los sindicatos controlados por las empresas y luchar por la movilización más amplia no solo de los trabajadores automotores, sino de todas las secciones de la clase trabajadora.

En segundo lugar, esta es una pelea internacional. No es posible luchar contra corporaciones globalmente organizadas a nivel nacional. Los comités de base en los EE UU deben vincularse con los trabajadores de Canadá, México, Europa, Asia, Sudamérica y África para librar una lucha común para defender los empleos y los estándares de vida.

Finalmente, esta es una lucha no solo contra este o aquel empleador, sino contra todo el sistema capitalista, que subordina las necesidades de la clase trabajadora, la gran mayoría de la población del planeta, al implacable impulso de la oligarquía corporativa y financiera por más riqueza privada.

La lucha por defender los empleos y por la democracia industrial plantea la cuestión de quién debe dirigir las fábricas. La insistencia en que los trabajadores tienen el derecho inalienable a un trabajo bien remunerado y seguro es un desafío implícito al "derecho" de Wall Street y de los acaudalados accionistas de poseer y controlar industrias gigantes, cerrarlas y destruir comunidades enteras cuando lo deseen.

La movilización industrial más amplia de la clase trabajadora contra los cierres de plantas debe ir de la mano con la organización de una lucha política basada en un programa socialista dirigido a la transformación de las fábricas de automóviles en servicios públicos bajo la propiedad y el control democrático de la clase trabajadora.

Los trabajadores interesados en aprender más sobre esta lucha deben contactar a WSWS Autoworker Newsletter.

(Publicado originalmente en inglés el 14 de febrero de 2019)

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.