El régimen de Trump ataca a “maestros perdedores” en una diatriba anticomunista

por Nancy Hannover
23 febrero 2019

En su discurso en la manifestación fascista del 11 de febrero en El Paso, organizada para promover un muro fronterizo, Donald Trump, Jr. impulso a una multitud de la derecha elegida a mano por su padre al proclamar que los “maestros perdedores” estaban adoctrinando con el socialismo a “bebés desde su nacimiento”.

Con los cantos de fondo de “USA, USA” el hijo mayor del presidente dijo “me encanta ver a algunos jóvenes conservadores porque sé que no es fácil mantengan esa lucha. Llévenla a sus escuelas. Ustedes no tienen que ser adoctrinados por estos maestros perdedores que están tratando de venderles el socialismo desde el nacimiento. Pueden pensar por ustedes mismos. Ellos no pueden”.

Con las huelgas de maestros que continúan aumentando en los Estados Unidos, incluidos en West Virginia y California, los comentarios provocadores de Trump Jr. expresan el profundo temor de la clase dirigente a la creciente popularidad del socialismo y a la agudización de la lucha de clases. Al añadir a los maestros a su creciente “lista de enemigos”, el régimen de Trump, asolado por la crisis, recurre a un macartista ataque anticomunista, el cual está inseparablemente ligado con los planes de represión, simbolizados por la demanda de un muro militarizado con México. El trasfondo de la violencia fascista salió a la superficie cuando uno de los partidarios de Trump atacó a un camarógrafo de la BBC en el mitin.

Donald Trump Jr. en el mitin donde llamó a los maestros "perdedores"

Los ataques histéricos al socialismo fueron un componente importante del discurso del Estado de la Unión de Trump, al cual siguió una declaración de guerra mundial contra el “comunismo y el socialismo” en un discurso belicoso en la Universidad Internacional de la Florida en Miami. Tales llamamientos fascistas caracterizan cada vez más a la administración, y el presidente repitió una u otra las palabras “socialismo” o “comunismo” unas 36 veces en su breve discurso de Miami.

Como señaló el WSWS en el momento del Estado de la Unión, mientras que “las pesadillas antisocialistas de la élite gobernante se centraban [anteriormente] en la Unión Soviética, China u otro país extranjero. Bajo Trump, estos temores se dirigieron contra un enemigo interno, trabajadores y jóvenes radicalizados de Estados Unidos”.

Por una buena razón, las élites gobernantes se enfrentan a una clase trabajadora cada vez más furiosa y combativa. En 2018, casi medio millón de trabajadores estadounidenses se declararon en huelga —la cifra más alta desde 1986, el mayor cambio en una generación. Este resurgimiento de la lucha de clases es parte de un aumento mundial—desde los chalecos amarillos en Francia y la huelga insurgente de los trabajadores de las maquiladoras en Matamoros, México, hasta luchas masivas en virtualmente todos los continentes.

Los maestros, que constituyeron la mayoría de los huelguistas en los Estados Unidos el año pasado, representan un peligro para la aristocracia dorada no solo por la fuerza de los números, sino especialmente porque han comenzado a tomar medidas independientes en desafío a los sindicatos. Mientras la Federación Americana de Maestros (AFT) y la Asociación Nacional de Educación (NEA) han buscado sistemáticamente debilitar y dividir a los maestros mediante la prevención o el aislamiento de las huelgas, estas luchas no disminuyen.

Por el contrario, los maestros de West Virginia—cuya valiente huelga hace un año impulsó a los maestros en todo el país—han salido de nuevo, exigiendo retirar un plan legislativo para convertir las escuelas públicas en escuelas chárter, el cumplimiento de las promesas rotas durante el año pasado, y reales mejoras en la educación pública. Los maestros de Arizona, que hicieron huelga durante seis días la primavera pasada, han estado pidiendo verbalmente nuevas caminatas en caso de que el gobernador no cumpla con los aumentos de salario prometidos este año. En Oklahoma—sitio de una huelga de 10 días durante la primavera pasada—los maestros están exigiendo al menos un salario adicional de $3,000 dólares este año.

Estas luchas nuevamente están siendo impulsadas por trabajadores desde la base, mientras que los sindicatos operan como policía política, buscando contener la lucha de clases. Cuando se le preguntó acerca de una nueva huelga en Oklahoma, el sindicato dijo a los medios locales que “la OEA [Asociación de Educación de Oklahoma] está trabajando agresivamente con los legisladores para asegurarse de que eso no suceda”.

Nada se ha resuelto en ninguna de las huelgas anteriores, ya que las escuelas continúan tambaleándose bajo el impacto de décadas de recortes presupuestarios. Los maestros de Oakland entrarán en huelga hoy, y nuevas luchas amenazan con estallar en prácticamente todos los distritos escolares del país.

Además, los padres, los jóvenes y la población en general han registrado su abrumadora aprobación de estas luchas largamente atrasadas, con encuestas que muestran más del 80 por ciento a favor de las huelgas. En Denver y Los Ángeles, las huelgas se complementaron con protestas y manifestaciones de miles de estudiantes. De hecho, los jóvenes están cada vez más politizados e identificados como socialistas.

Para Trump y su clan, la educación pública, como todos los derechos sociales, es socialismo. Esta oligarquía ve cualquier incursión en su capacidad de obtener beneficios económicos, como intolerable. Odia a los educadores porque están obstaculizando las recompensas financieras previstas en el saqueo del mercado educativo de 4 billones de dólares. La secretaria de educación Betsy DeVos habla firmemente por esta política cuando exige una “elección”, es decir, la destrucción de lo que ella considera como “educación obligatoria”.

Los maestros lanzaron una furiosa encendida tormenta ante los comentarios de Trump. Uno comentó el informe del Washington Post: “El” socialismo “me suena bastante bien, especialmente si se trata de atención médica y seguridad de jubilación para todos”. Gina Canevi escribió un blog en la Semana de la Educación enfatizando que los maestros no serán intimidados. “Creo en la atención de salud para todos y salarios más altos para vivir. También creo que la educación pública es un bien social, no un ejercicio impulsado por el mercado. Entonces, si eso me convierte en socialista, que así sea.”

En contraste, el presidente de la Federación Americana de Maestros, Randi Weingarten, no ha hecho ningún comentario sobre la perorata de Trump sobre los “maestros perdedores” que predican el socialismo. Lejos de defender a los maestros contra el hostigamiento rojo, Weingarten (salario anual de $543,000 dólares) es un rabioso anticomunista y sin duda estaría de acuerdo en que los maestros “socialistas” no deben estar en el aula de clases.

La adopción del anticomunismo por parte del sindicato y su corolario, la supresión de la lucha de clases, tiene una larga y fea historia. Weingarten fue el protegido del ex presidente de la AFT, Albert Shanker, un adversario particularmente cruel del socialismo que apoyó la guerra de Vietnam, se asoció con la campaña de la CIA para subvertir a los sindicatos latinoamericanos y ayudó en la guerra ilegal de Estados Unidos en Nicaragua. Un partidario ferviente de la reaccionaria campaña contra Rusia, Weingarten también celebró una reunión secreta con el ex estratega de Trump y fascista abierto Stephen Bannon en 2017 para discutir proyectos de inversión mutua.

Además, el “asiento en la mesa” de la AFT y el acceso al pago de cuotas sancionado por el gobierno, se consolidaron mediante la purga de los maestros socialistas. En 1941, retiró los fueros sindicales de tres locales de Nueva York y Filadelfia citando a sus líderes socialistas y comunistas, expulsando a un tercio de sus miembros, aproximadamente 8,000 maestros. Cuando el estado de Nueva York promulgó la Ley Feinberg y convocó a cientos de maestros de escuelas públicas a audiencias—al estilo de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos en los casos de actividades “antiamericanas”—entre 1949 y 1958, la AFT se mantuvo al margen, permitiendo que los educadores fueran expulsados de la profesión. Junto a esta censura política en nombre del gobierno, la AFT impidió las huelgas, incitando al largo legado de salarios de pobreza para los maestros.

En línea con los intereses de clase de un liderazgo sindical que se lleva a casa cinco o incluso diez veces el ingreso de un maestro ordinario, la AFT está minimizando el significado del giro de los Estados Unidos a las políticas autoritarias y dictatoriales. En la ocasión de la declaración de Trump del estado de emergencia nacional, la AFT emitió una declaración que la describió como una falsa emergencia y pidió al Congreso que “responsabilice a Trump”. Sugiere que se trata de simplemente un truco electoral y que Trump está “haciendo pucheros”.

Friedrich Engels, el cofundador con Karl Marx del socialismo científico, dijo una vez: “La sociedad burguesa se encuentra en una encrucijada, ya sea en la transición al socialismo o en la regresión a la barbarie”.

Estas palabras nunca han sido más verdaderas que hoy. Mientras Estados Unidos se tambalea sobre la dictadura, la administración de Trump refleja no una aberración, sino un peligro de guerra mundial y fascismo. Este fenómeno no expresa la fuerza del capitalismo, sino su callejón sin salida y su crisis intratable.

Emergente en la escena de la historia está la poderosa clase obrera internacional. La lógica objetiva de la lucha de clases es llevar a esa clase trabajadora a una confrontación directa con el sistema de ganancias capitalista. Las amenazas fascistas de la administración de Trump son una advertencia urgente. La defensa de todos los derechos básicos, incluida la educación pública, requiere el fin de las guerras imperialistas, la desigualdad social y el sistema de ganancias cada vez más rapaz. Maestros, den el siguiente paso y únanse al Partido Socialista por la Igualdad.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 21 de febrero de 2019)