Aumentan los llamamientos para una lucha a nivel nacional según los sindicatos trabajan por apagar la huelga de los maestros en Oakland

por Joseph Santolan
26 febrero 2019

La huelga de más de 3,300 maestros en Oakland, California comienza hoy su tercer día. La lucha ha ganado un amplio apoyo dentro de la clase trabajadora de Oakland y en todo el área de la Bahía de San Francisco. Es la última expresión del crecimiento de la lucha de clases dentro de los Estados Unidos e internacionalmente.

Existe un fuerte sentimiento en Oakland, en todo California y en todo el país por una lucha unida entre maestros y otras secciones de la clase trabajadora en defensa de la educación pública. En los estados que vieron huelgas el año pasado, incluyendo Oklahoma y Arizona, los maestros están aumentando la demanda de una lucha renovada.

La semana pasada, los maestros en West Virginia llevaron a cabo una huelga de dos días, un año después de que los educadores en el estado iniciaron la ola de huelgas de maestros en los EE UU en 2018. La huelga de West Occidental siguió después de una huelga de tres días en Denver, Colorado, y una huelga de seis días por parte de maestros en Los Ángeles, California.

A nivel internacional, ha habido huelgas de docentes en México, Argentina, Marruecos, Túnez, Dinamarca, Francia y el Reino Unido. En São Paulo, Brasil, los maestros han estado en huelga desde el 4 de febrero en oposición a los ataques a las pensiones.

El principal obstáculo para el desarrollo de una lucha unida son los sindicatos. La Federación Americana de Maestros (AFT, siglas en inglés) y la Asociación Nacional de Educación (NEA) han trabajado para aislar cada lucha por separado, canalizar la oposición detrás del Partido Demócrata y evitar que dos secciones de maestros estén en huelga al mismo tiempo.

Independientemente de los sindicatos, los maestros están buscando una manera de expandir su lucha. Algunos han hecho un llamamiento para llegar a los trabajadores portuarios esta semana y pedirles que cierren el Puerto de Oakland, el quinto puerto de contenedores más ocupado de los EE UU.

El Boletín de Maestros del World Socialist Web Site hace un llamado a los docentes de Oakland para que formen comités de huelga con bases comunes para que la lucha se saque de las manos de los sindicatos. Los maestros deben formular sus propias demandas para la huelga y llegar a los maestros en todo el país y otras secciones de la clase trabajadora para preparar una huelga general en todo el país.

En Oakland, los sindicatos están trabajando estrechamente con el Partido Demócrata, que controla el poder político en California y ha participado plenamente en el ataque a la educación pública, para aislar y cerrar la huelga sobre la base de un acuerdo que no cumple con ninguno de las demandas centrales de los profesores.

Los demócratas en California han supervisado décadas de la austeridad que han causado que caigan a plomo el gasto por alumno del 1o al 43o en el país. Mientras reclaman representar a los maestros de Oakland, la Asociación de Educación de Oakland (OEA) y sus organizaciones matrices, la Asociación de Maestros de California (CTA) y la NEA, han respaldado y canalizado continuamente fondos a los políticos demócratas.

Los recortes impuestos por los demócratas respaldados por los sindicatos han hecho de Oakland uno de los distritos grandes más pobres de California. La junta escolar ahora está tratando de imponer más recortes, amenazando con cerrar hasta un tercio de todas las escuelas públicas de Oakland. Mientras los maestros están en los piquetes con la intención de asegurar la financiación total para la educación pública, la OEA solo solicita un aumento de sueldo de tres años y 12 por ciento, que apenas se mantiene al nivel de la inflación, y una reducción insignificante en el tamaño de las clases.

El derecho a una educación pública de calidad no se puede defender a través del sindicato, que está operando completamente dentro de los términos de la junta escolar y se ha negado a incluir los recortes presupuestarios propuestos de $60 millones en sus negociaciones.

El Distrito Escolar Unificado de Oakland (OUSD) no tiene intención de ceder ni un poco en su agenda de austeridad, que busca utilizar los cierres de escuelas propuestas como base para canalizar más fondos públicos a escuelas privadas. Las conversaciones entre la junta escolar y el equipo de negociaciones del sindicato se interrumpieron durante el fin de semana, sin conversaciones el sábado, y el intento de continuar el domingo llegando rápidamente a su fin.

Buscando cerrar la huelga, la OEA anunció el domingo por la noche que está buscando la ayuda de los políticos del Partido Demócrata para resolver la disputa, apelando a las mismas fuerzas responsables de reducir el presupuesto de la educación del estado.

Hablando en nombre del equipo de negociación de la OEA en su conferencia de prensa vespertina, el vicepresidente segundo, Chaz García, declaró: "Vamos a necesitar a alguien que nos pueda ayudar, o de alguna manera en que podamos hacer las cosas, porque el distrito aún no lo ha hecho. Así que, moviendo adelante, el superintendente Estatal de Instrucción Pública Tony Thurmond va a venir a ver si puede ayudar al distrito a entender cómo deben hacer las cosas de manera diferente. Y eso va a suceder mañana".

Thurmond fue elegido superintendente el año pasado, con el apoyo total de la OEA y la CTA, que financiaron su campaña. Los sindicatos dieron su respaldo a su candidatura solo meses después de que Thurmond, entonces miembro de la Asamblea Estatal, votara a favor del Proyecto de Ley de la Asamblea 1840, que está siendo utilizado por OUSD para imponer $60 millones en recortes durante los próximos dos años y el cierre o consolidación de un tercio de las escuelas públicas de Oakland para pagar el déficit presupuestario.

La última actualización de la negociación publicada por la OEA muestra que ya están cediendo demandas esenciales, incluyendo el tamaño de las clases, el número de casos para la Educación Especial y la proporción de personal para enfermeras y consejeros. La función de Thurmond y el Partido Demócrata es acelerar el proceso de cierre de las huelgas.

Mientras que la OEA recurre a Thurmond para sellar su acuerdo de trastienda, también están promoviendo otras figuras del Partido Demócrata. La OEA había anunciado que Robert Reich, un profesor de UC Berkeley, será el orador principal en un mitin de maestros en huelga que se realizará hoy al mediodía. Reich se desempeñó como secretario de Trabajo en la administración Clinton, el principal promotor de la "elección de escuela" en la década de 1990.

Cualquier acuerdo alcanzado por estas fuerzas se realizará sobre la base de la expansión de las escuelas semiautónomas (chárter), imponiendo presupuestos de austeridad y manteniendo a los maestros de Oakland entre los más pobres del estado.

La única manera de que los maestros en huelga pueden llevar a cabo su lucha para defender la educación pública es por formar comités de base independientes del sindicato y construyendo una huelga nacional. Esta lucha debe basarse en rechazar los parámetros de la austeridad dentro de los cuales se están llevando a cabo actualmente las negociaciones. Los maestros deben insistir en lo que sea necesario para sus estudiantes, no en lo que es aceptable para la clase capitalista, que siempre puede encontrar miles de millones de dólares para la guerra y el ataque a los inmigrantes y no un centavo para la educación pública.

El ataque a la educación pública es parte de un ataque más amplio contra los derechos y los niveles de vida de la clase trabajadora en los Estados Unidos y en todo el mundo. Es este ataque global el que produjo la serie de huelgas de maestros en los Estados Unidos.

Una lucha genuina para defender la educación pública inevitablemente encontrará la resistencia de todos aquellos que defienden la riqueza y el poder de la élite corporativa y financiera, los demócratas, no menos que los republicanos. La clase dominante tiene la intención de transformar la educación pública en una empresa con fines de lucro y otro instrumento para obtener ganancias.

El creciente movimiento de maestros y otras secciones de la clase obrera debe convertirse en la punta de lanza para la construcción de un movimiento político de la clase obrera en oposición tanto a los grandes partidos empresariales como al sistema capitalista que defienden.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 26 de febrero de 2019)